17 años de Contrabajones: En Villa Tesei, el Carnaval llegó en junio

CONTRABAJONES

El murgón de Parque Quirno festejó su cumpleaños en el Centro Cultural Municipal, y se hizo cierto que «todo el año es carnaval».

Por REGINA GARRIGA LACAZE.

«…17 años que vengo siguiéndote, porque yo crecí con el murgón», fue la frase que más se profesó en los festejos del cumpleaños los Contrabajones de Parque Quirno. Si alguien sabe de festejos, son estos murgueros y murgueras que pintaron las paredes del Leopoldo Marechal de naranja, turquesa y violeta, en una jornada llena de emoción, alegría y carnaval.

En las paredes del Centro Cultural se podían ver fotos que fueron tomadas a lo largo de estos 17 años de vida de la murga. Algunas caras estaban siempre, algunas desaparecían, y otras iban y venían, pero todas tenían «algarabías en sus sonrisas».

Al entrar al teatro donde se iban a presentar las murgas, las personas se ubicaban en sillas que se encontraban frente a un escenario; algo poco usual para este tipo de faustos.  En las galerías semicubieras se escuchaba corridas de chicos y chicas jugando, risas, saludos, besos y apretones de manos. Lo mejor estaba por llegar.

Los primeros que le cantaron el «feliz cumpleaños» a Contrabajones, fueron «Los que quedamos», de Ituzaingó. Al ritmo de los bombos de «los queque», a los espectadores se les comenzó a llenar el cuerpo de carnaval. Algunos menos tímidos, tomaron coraje y se levantaron de sus sillas para que la fiesta llegue más rápido a la cabeza.

Manija de murga. Así habíamos quedados todos después de aquél murgón. Por lo que, «Piantaos por la alegría», no tardó en llegar. Con una percusión de sólo dos personas que la rompió, esta murga de Villa Bosh le dio al público la pizca de carnaval que les faltaba soltar.

Para cuando «Piedra Libre» de Neuquén comenzó son su presentación, en Villa Tesei ya era febrero. Estos murgueros y murgueras que se vinieron desde la Patagonia, trajeron magia carnavalera para todos y todas. Piedra Libre terminó de armar el fiestón.

De golpe, en el fondo de la sala, justo debajo del palco, los colores de Contrabajones empezaron a brotar. Y los bombos y el redoblante empezaron a sonar. La gente sacó sus celulares de las mochilas, las carteras y los bolsillos; todos querían memorar en una foto o en un video ese instante. Es que valía la pena.

CONTRABAJONES 2

La presentación de Contrabajones fue emocionante y pasional. Recordando viejos repertorios y retomando los de los últimos años, la murga de Parque Quirno les regaló a todos los presentes un show excelente.

El público todo, ya se había olvidado de que había sillas, de que estaba en un lugar cerrado y que el piso era de madera. El clima se percibía como las noches de febrero, cuando «las calles de tierra, la gente en los barrios, reflejan un paisaje inolvidable». Lo que se vivió en el Centro Cultural fue un corso colosal. Con una torta gigante y riquísima que le puso el moño a la noche.

 

Share Button

Artículos relacionados...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *