Bomberos en llamas por negocios millonarios ilegales

 

bomberos

Tres bomberos voluntarios fueron separados del cuartel que integraban en Hurlingham luego de cuestionar a la Comisión Directiva por administración fraudulenta. Denunciaron el manejo ilegal de la empresa FIRE, contratos millonarios no declarados con Movistar y venta de tosca extraída de un predio cedido por el INTA a la Fundación Felices los Niños lindero al cuartel.

 Por Raúl Coria.

El escándalo tiene su origen en una denuncia de Juan Manuel Casolati, director del Hogar Felices (de la fundación que presidía Julio Grassi) cuando acusó a integrantes del cuartel de los bomberos de Hurlingham de comercializar tosca que sacaban con camiones de un terreno que pertenecía a la fundación. Pero luego vinieron los cuestionamientos de tres bomberos voluntarios que fueron separados del cuartel, justamente por descubrir maniobras fraudulentas por parte de la Comisión Directiva.

Se trata de Fernando Martínez (16 años en el cuartel, que se desempeñaba como ayudante de primera); Alejandro Malbos (28 años de servicio, subcomandante) y Gustavo Espíndola (33 años como oficial auxiliar). Sus cuestionamientos le valieron un sumario y la expulsión del cuartel. Los tres denunciaron, entre otras cosas, el accionar de la empresa de emergencias médicas FIRE.

Para ellos, esta empresa -con más de 50 empleados-, desarrolla una actividad «ilegal». Este servicio de emergencias privado «no tiene CUIT, habilitación municipal, ni habilitación de las unidades de emergencia;  tiene empleados no registrados y tampoco están habilitados los consultorios médicos donde se realizan prácticas profesionales, todo en el mismo edificio donde funciona el cuartel de bomberos de Hurlingham». Aseguran que por FIRE «cobran cuotas mensuales por prestación de servicios en escuelas, comercios y domicilios particulares», que ofrece «cobertura médica en toda la autopista del Buen Ayre, posee un contrato por 360 mil pesos mensuales y en la autopista Buenos Aires – La Plata tiene dos unidades disponibles las 24 horas con un contrato mensual de 750 mil pesos».

De acuerdo a la misma denuncia, el jefe de Bomberos, Gustavo Calveiro; el segundo jefe Néstor Gómez; el subcomandante Diego Donazzon; el oficial auxiliar de dotación Hernán Riquelme; el presidente de la Comisión Directiva Pedro Cabrera y el tesorero Nicolás Mustafidis, «cobran sueldos que van de los 15 mil pesos a los 50 mil pesos mensuales».

También dejaron constancia que Bomberos de Hurlingham posee un contrato de «habilitación de una antena de comunicaciones de telefonía celular instalada en el cuartel». Por el alquiler de la terraza, Movistar pagaría «8 millones 500 mil pesos por año». No hay mayores precisiones en cuanto a montos ya que «todos los ingresos monetarios expuestos jamás fueron publicados ante los socios y contribuyentes, se desconoce la existencia de balances anuales y las solicitudes de transparencia a la superioridad por todas las anormalidades antes mencionadas dieron como resultado la baja disciplinaria» explicaron.

En cuanto a la venta de tierra del INTA, Gustavo Espíndola explicó que «el INTA nos cedió tres hectáreas» y allí «se armó un destacamento» que, casualmente, está lindero a la fundación Felices los Niños. En el medio de los dos predios hay un canal aliviador y con la excusa de que hacían trabajos para encausarlo sacaban los camiones de tierra para comercializarlos.

«Me sentí un perejil; hasta corrieron el alambrado perimetral» prosiguió el ex integrante de la fuerza y agregó: «Había un movimiento terrible de máquinas pero desconocíamos lo que sucedía». Ese fue el momento en que Espindola junto con cerca de 30 integrantes del cuerpo activo comenzaron a exigir una «administración transparente».

A Fernando Martínez, Alejandro Malbos y Gustavo Espíndola le dieron la baja disciplinaria a Bomberos por declararlos culpables de infracción al código de ética bomberil. «El tribunal que nos juzgó es juez y parte porque Calveiro a quien nosotros desenmascaramos es el presidente del tribunal y es el jefe del cuerpo de bomberos. Cabrera es el presidente de los bomberos y también está en el tribunal. Y Alberto Molina es jefe de reserva y es el tío del actual jefe. Hasta el tercer parentesco no puede ingresar al tribunal. Por último Alves tiene la misma jerarquía que Alejandro Malbos pero es subalterno por la antigüedad» indicaron al precisar las anomalías con las cuales fueron juzgados.

AZUCENA Y LOS BOMBEROS

En pleno escándalo por la denuncia hecha por tres bomberos, la diputada del Frente Renovador Azucena Ehcosor (esposa del ex intendente Luis Acuña), entregó un subsidio a los Bomberos de Hurlingham. La legisladora dijo: «Es un honor colaborar siempre con tan noble institución». La acompañaban el Presidente de la Entidad Pedro Cabrera y el Comandante Mayor Jefe del Cuerpo de Bomberos Gustavo Calveiro, (los dos denunciados por negociados).

 

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *