Carola Labrador se mostró conforme con las condenas pero pidió que también caigan los policías cómplices


El tribunal condenó a los tres imputados por el secuestro y crimen de la menor, en agosto de 2011.
Los jueces Diego Bonanno, Raquel Lafourcade y Mariela Moralejo Rivera dieron a conocer la sentencia por el secuestro y asesinato de Candela Sol Rodríguez, la niña 11 años que fue secuestrada y asesinada en agosto de 2011.
Hugo Bermúdez fue condenado a cadena perpetua por considerarlo coautor del delito de privación ilegal y el homicidio de la menor.
Se lo acusó de haber secuestrado, violado y matado a Candela.
Leonardo Jara fue encontrado culpable del la privación ilegal de la libertad seguida de muerte de la Candela Rodríguez, coautor penalmente responsable. También fue condenado a prisión perpetua.
Jara fue quien hizo un llamado amenazante a la familia de la víctima, participó en el secuestro y posterior asesinato de la niña.

Gabriel Fabián Gómez fue condenado a la pena de 4 años de prisión por ser considerado participe secundario y necesario del secuestro y el crimen de Candela. Se determinó que continúe en libertad hasta que quede firme el fallo pero no tiene prohibió ausentarse de su domicilio por más de 24 horas.
El hombre realizó tareas de inteligencia en la casa donde se mantuvo cautiva a la niña y la fiscalía pedía a 8 años de prisión por considerarlo partícipe secundario del secuestro.
Carola Labrador, la mamá de Candela Rodríguez aseguró que con el fin del juicio por la muerte de su hija “se cerró una etapa”. “Mi hija va a descansar en paz”, sostuvo.

Se mostró conforme con la condena que recibieron los culpables por el crimen de su hija Candela Sol Rodríguez, ocurrido en 2011 en la localidad bonaerense de Villa Tesei, aunque advirtió que “aún falta que caigan los policías que fueron cómplices”. “Hubo complicidad de policías y políticos de ese momento. Yo no tendría que estar acá porque mi hija estuvo siete días viva y no la buscaron”, aseguró la mujer entre lágrimas tras escuchar el fallo del tribunal de Morón. Y agregó: “Fueron seis años que estuve esperando la verdad. Yo le prometí a Candela que este día iba a llegar y ahora voy a estar en paz. Hace seis años que no vivo, que abandoné a mis otros hijos buscando justicia para Candela”. En ese contexto, Carola dijo que ahora podrá “llorar tranquila” la ausencia de su hija, aunque anticipó que juntará fuerzas para encontrar a “los policías cómplices” de este caso.

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *