Comienza el juicio por el asesinato de Iago Avalos

El ex subcomisario de la Policía Federal Argentina José Pérez Buscarolo, que hace dos años mató de un balazo al adolescente Iago Avalos de 17 años luego de perseguirlo diez cuadras porque le había robado las tazas de su auto, en Villa Tesei, comenzará a ser juzgado mañana en Morón.

Buscarolo de 46 años prestaba servicios en la División Investigaciones Patrimoniales de la fuerza y llega al debate oral con el beneficio de la prisión domiciliaria.

El Tribunal Oral Criminal (TOC) 6, a cargo de la Jueza Andrea Bearzi es el que lleva adelante el juicio, mientras que como fiscal intervendrá Mario Ferrario, quien imputa a Pérez Buscarolo el delito de «homicidio agravado por su condición de miembro de una fuerza de seguridad», que tiene una pena de prisión perpetua. El policía será juzgado con la modalidad de juicio por jurados.

La audiencia comenzará a las 9.30 en los tribunales de la calle Almirante Brown y Colón, de Morón, y continuará los días 3, 6, 7 y 8 de este mes.

El crimen de Iago Avalos fue cometido el mediodía del 12 de mayo de 2017, cuando el policía se encontraba en su casa y por una ventana advirtió que un joven le estaba robando las tazas de su Renault Logan.

Tras cometer el hecho, el ladrón subió a un Renault Sandero en el que lo esperaba un cómplice y escapó a toda velocidad.

Según los voceros, el policía comenzó a perseguir al auto y a las 10 cuadras, al llegar a la esquina de Cura Navarro y República de Siria, sacó su pistola reglamentaria calibre 9 milímetros y efectuó al menos un disparo.

De acuerdo a lo que pudieron establecer los primeros efectivos que llegaron al lugar, el balazo entró por el portón trasero del Sandero y el ladrón, que viajaba en el asiento del acompañante, recibió el impactó en la zona izquierda de la espalda y el proyectil le salió por el pecho.

El conductor y presunto cómplice del herido detuvo el auto y si bien al lugar llegó asistencia médica, el profesional constató que el joven había fallecido allí mismo, desangrado.

Las fuentes indicaron que Avalos no estaba armado ni tampoco el otro joven que lo acompañaba, que ese día quedó demorado en la comisaría segunda de Villa Tesei.

Según las actuaciones preliminares efectuadas por efectivos de esa seccional, Pérez Buscarolo permaneció en el lugar del hecho hasta que ellos llegaron y luego fue aprehendido.

Tras los primeros peritajes de rigor y el resultado de la autopsia, los fiscales María Silvana Bonini y Sergio Di Leo ordenaron la aprehensión del subcomisario.

La hermana del joven asesinado, Irina Avalos, dijo al diario PáginaI12 que “como familia esperamos que le den perpetua, porque él lo condenó y le aplicó la pena de muerte, cuando lo que tendría que haber hecho es llevarlo a la comisaría donde le hubieron hecho un acta por hurto. Ni mi hermano ni su amigo estaban armados”.

Por su parte, la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi) dio a conocer un comunicado en el que aseguró que «Iago (…) había robado dos tazas de un auto junto a un amigo durante la mañana de ese fatídico día. La casualidad determinó que justo el mismo fuera del represor en cuestión, que dispuesto a manifestar físicamente el mandato de perro guardián de la propiedad privada, los persiguió a ambos por casi veinte cuadras disparando dos balas de su reglamentaria», afirmó la entidad.

El organismo cuestionó que al policía haya llegado a juicio con prisión domiciliaria, por decisión del Tribunal de Casación Penal bonaerense, pese a que «es un asesino con posibilidad concreta de ser condenado a perpetua por cometer un crimen en el ejercicio pleno de sus deberes de funcionario público».

Iago Avalos estudiaba en el turno mañana de la escuela Esteban Echeverría y trabajaba como mecánico de motos y autos.

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *