Cristina: “No me interesa tocar timbres sino iluminar y tocar cabezas”

La candidata a senadora nacional Cristina Kirchner hizo pie ayer en Hurlingham, donde se mostró en un acto con el intendente “Juanchi” Zabaleta, y sostuvo que no tiene interés en “tocar timbres” sino en “tocar e iluminar cabezas”.
La ex presidenta comenzó su discurso en el Centro Cultural Leopoldo Marechal agradeciendo la decisión de Zabaleta, que tildó de “ejemplar”.
“En nombre de Unidad Ciudadana (UC), quiero agradecerte la actitud de un compañero que hoy está junto a nosotros. No significa ni arrepentirse de donde estuvo ni nada. Significa en política que los que han obtenido la voluntad popular son reconocidos y, sobre todo, porque es necesario canalizar en un espacio político como es UC el lugar para poner un límite a este ajuste”, reflexionó.
Si bien faltan menos de diez días para los comicios y por ende hay escaso margen para nuevos realineamientos, Cristina Kirchner insistió en exhibir a Hurlingham como un “lugar emblemático y ejemplar de cómo tenemos que hacer las cosas los que creemos en la unidad del campo nacional y popular”. En cambio, apuntó contra “algunos dirigentes opositores que ponen más énfasis en criticar” al kirchnerismo que “en denunciar” las dificultades que está atravesando “el pueblo argentino” bajo el Gobierno de Mauricio Macri.
En este marco, pidió un último esfuerzo a la militancia para “convencer a cada uno de los que no están convencidos”, pero aclaró -en una chicana al oficialismo- que a ella no alienta el método de “timbreo” y que es proclive a la persuasión con argumentos.
“Necesitamos convencer a cada uno de los que no están convencidos. No para tocar el timbre sino tocarle despacio la cabeza, ponerle una mano. No me interesa tocar timbres sino iluminar y tocar cabezas”, recalcó. Hacia el final de su mensaje, identificó los dos sectores ideológicos a los cuales va a apuntar para engrosar su caudal electoral: el peronismo y los sectores de izquierda.

“A vos, aquel que me esté mirando y escuchando, que es un compañero de nuestro espacio político, del peronismo, que tal vez tenga desacuerdos o diferencias. ¿Cuán grandes pueden ser las diferencias entre nosotros frente a una política neoliberal, frente a la persecución, frente a la judicialización de la política? ¿Cuán grandes pueden ser las diferencias frente al drama que está viviendo la sociedad y frente a lo que sabemos que se viene?”, exhortó. Y extendió la pregunta a aquellos que “recelan” del peronismo y que desde “posturas más fuertes” de izquierda votan propuestas que “no le mueven el amperímetro al poder”.
“Lo que moviliza y preocupa al poder es cuando un pueblo se organiza en una fuerza política con dirigentes que no traicionan y que los llevan a la victoria. De eso se trata este 22 de octubre, de llevar al pueblo a la victoria”, proclamó.
Tarifazos y energía
En el acto Cristina denunció “el decálogo de las mentiras del macrismo” y preguntó a los militantes presentes si recordaban cuál había sido uno de los argumentos que utilizó la actual administración para aplicar el primer tarifazo. Ella misma respondió que fue que “se estaba acabando la energía, que estábamos al borde del colapso (…) y resulta que hace pocos días el Ministerio de Energía, que está comandado por Shell (por su actual titular, Juan José Aranguren, ex Ceo de la compañía anglo holandesa), informó que en 18 meses de gestión el país había importado más petróleo que en mis ocho años de gestión”.
“Era mentira que no había energía, el problema es que vinieron para vaciar los bolsillos de los argentinos –agregó la ex mandataria-. Si se importa es porque no se está produciendo y eso significa menos puestos de trabajo, menos regalías para las provincias… Todo hace juego con todo: ahora le compran petróleo a Chile, a la British, que es Shell.”
“Sinceramiento de precios”
Luego de advertir que el oficialismo maquilla el lenguaje mucho más de lo que ella misma se pinta (“yo tengo la cara lavada a su lado”), tradujo que cuando el Gobierno habla de “sinceramiento de precios, el resultado es la inflación más alta de la que se tenga memoria en alimentos; tipo de cambio atrasado, megadevaluación; shock de confianza, un ajuste implacable sobre toda la población; seguridad jurídica, regulación a favor de las empresas; pacto social, eliminación de paritarias y de cláusulas gatillo por inflación y, por último, percepción subjetiva, tarifazo”.
Más adelante denunció el nivel de endeudamiento del Estado nacional, recordó que el próximo año la Argentina deberá pagar 406.600 millones de pesos de deuda, equivalente a seis años de asignaciones universales por hijo, y advirtió que este gobierno “está hipotecando el futuro de nuestro país”.
Por su parte, el intendente local, Juan Zabaleta, manifestó públicamente el apoyo a la lista de Unidad Ciudadana tanto a nivel provincial como local y aseveró que “estamos los que no dudamos en estar todos juntos para ganarle a Macri el 22 de octubre”.
Con un discurso arengador, el jefe comunal emitió un mensaje de motivación para la militancia y les dijo que “cada uno de ustedes vale por diez, puerta a puerta, casa a casa” y destacó que “de nosotros depende el triunfo del 22”.

Share Button

Artículos relacionados...