El acuñismo en crisis busca votos y culpables

Consecuencias de la derrota.

La derrota de Luis Acuña en Hurlingham

Por Rody Rodríguez ||

El intendente Luis Acuña quiere encontrar las razones de la derrota en las PASO que lo dejó a más de 15 puntos del ganador Juan Zabaleta y peleándole el segundo lugar a Lucas Delfino del PRO.

En una práctica casi desconocida en su gestión, Luis Acuña reunió a todo su gabinete para “hacer juntos” una autocrítica ante el pobre desempeño electoral.

El encuentro se realizó la semana pasada en la sede municipal y asistieron todos los funcionarios municipales y los concejales del Frente Renovador.

Según informaron algunos de los presentes, (que pidieron no revelar su identidad), Acuña hizo referencia a los traidores que hay en la Municipalidad, mientras que Nito Bertinat y el secretario de Hacienda, Juan Carlos Mairano, habrían sido las voces más críticas, apuntando a fallas de gestión y a la falta de contención de los funcionarios y trabajadores municipales.

También hubo quejas sobre la confección de la lista de concejales, de la que se dijo está integrada por personas con poco arraigo en la comunidad y escasa militancia.

Uno de los directores -de los más fieles que le queda al intendente- trató de desdramatizar la reunión asegurando: “Ya nos pasamos las facturas que teníamos que pasarnos, ahora hay que pensar en las elecciones de octubre, revertir la elección que hicimos, y si no ganamos, por lo menos, dejar una mejor imagen”.

Pero no todos coinciden con ese resumen del encuentro, hubo otros que dijeron después, lo que no se animaron a decir delante del “jefe”.

 

La Loca y el pendejo
Más por temor que por respeto, pocos cuestionan a Luis Acuña, principal y verdadero responsable de la derrota, y aparecen otros destinatarios de las críticas. Los que están en el podio son Verónica Pérez, secretaria privada del intendente y Bernardo Magistochi, jefe de prensa y candidato a concejal.

“Le regaló un municipio a una loca y dejó la estrategia electoral en manos de un pendejo”, fue la sintética conclusión a la que llegó uno de los concejales de mayor experiencia en el distrito.

Las quejas por la influencia negativa de Verónica Pérez fueron en aumento en los dos últimos años. Mala relación con los funcionarios y un trato cuanto menos descortés con los empleados, son algunas de las cosas que se le cuestionan.

A Magistochi le apuntan su desconocimiento político y las fallas en la comunicación tanto de gestión como partidaria.

La palabra “traidor” resonó varias veces en la reunión. Gran parte de la conversación fue dedicada a los que recientemente abandonaron las huestes acuñistas.

Fabrizio Acuña se acordó de Rosa Di Stasi, -la funcionaria de asuntos legales que decidió renunciar el mismo día de la elección-. “Le cebé mate todo el sábado y el lunes renunció la hija de puta”, dijo el hijo del intendente, en tono que mezcló melancolía y agresividad.

El tema de los “traidores que se fueron”, incomodó a más de uno de los presentes. Es que por lo menos hay tres funcionarios que aceleraron conversaciones con el Frente para la Victoria para efectivizar sus renuncias y promocionar su apoyo a Juan Zabaleta. Hay otros que decidieron quedarse porque consideran que “son más útiles adentro”, ayudando a Zabaleta desde las entrañas mismas del acuñismo.

 

¿Cómo conseguir votos?

Habiendo comprobado que los efectos de la campaña sucia no rindieron lo esperado, el acuñismo considera inútil repetir estrategias en ese sentido, como por ejemplo distribuir periódicos truchos, que usando el nombre de El Diario de Hurlingham, publicó todo tipo de mentiras desde el anonimato.

La pregunta que se hacen en el hasta ahora Frente Renovador local es ¿cómo conseguir los votos que nos faltan? Luis Acuña dice lo que dicen todos los candidatos: “vamos a buscar a todos los que no nos votaron. Vamos a ir a convencerlos casa por casa”.

La diputada y esposa del intendente, Azucena Ehcosor, avisó que va a recorrer todas las escuelas públicas y va a denunciar todas las fallas de infraestructura que hay por la falta de gestión de Daniel Scioli. Una idea que no debe ser muy atractiva para el presidente del Consejo Escolar, Damián Mansilla, uno de los referentes acuñistas más despreciados por la comunidad educativa local.

Hay otras ideas para la captación de votos, un tanto cuestionables. Por ejemplo atribuyen a Pérez la idea de advertirles a los pacientes del hospital oftalmológico, que si no hay votos no hay anteojos.

Luego de las PASO, aparecieron afiches de Acuña utilizando como fondo la pileta climatizada que se hizo en el Polideportivo. “Es lo único que podemos mostrar” se quejó uno de los funcionarios. “Falta que pongan en el afiche que nos tapó el agua” ironizó.

Pero la mayor preocupación de los pocos leales y entusiastas que quedan alrededor de Acuña, es la falta de recursos para poder encarar estos dos meses que faltan para las elecciones generales.

Nito Bertinat se consuela con el aumento que se le va a otorgar a los empleados municipales. Es entre el 12 y el 15 %. “Es un aumento que por lo menos le levanta el ánimo a los compañeros, pero para la campaña, Massa no pone un mango, Acuña tampoco, así es muy difícil” resumió un integrante de la conducción del Sindicato de Trabajadores Municipales. En tanto Acuña trata de contener prometiendo “pase a planta para a todos”. Y todas.

 

Contragolpe judicial
Pero en medio de una derrota que duele más que un cólico renal, Acuña y su familia están agobiados por la causa judicial que los investiga por posible lavado de dinero y evasión de impuestos. El ya famoso caso FASIEM avanza y en pocas semanas habría novedades que van a preocupar más a los Acuña que la mismísima derrota electoral.

Frente a esto, la administración Acuña se prepara para amortiguar ese golpe judicial y especula con una especie de contragolpe en Tribunales contra el candidato kirchnerista. La estrategia está en manos de Gustavo Triemstra, el director de Asuntos Legales de la Municipalidad, quien días atrás organizó una reunión con el intendente a la que asistió la fiscal de Morón y esposa de Triemstra, Valeria Courtade y un juez de los tribunales de Morón. El contenido de la charla no trascendió pero no es muy difícil especular con que la Causa FASIEM y el caso que involucra a la empresa Don Pedro y al propio Triemstra como directivo de esa empresa, fueron parte de esas conversaciones, además de diseñar el llamado contragolpe judicial.

Lo concreto es que en dos años Luis Acuña perdió casi 15 mil votos. Casi quedó tercero en las PASO; la mayoría de los funcionarios municipales, preocupados por su futuro, quieren irse con Zabaleta y la Causa FASIEM avanza y compromete a toda la familia Acuña en un grave caso de lavado de dinero. En ese contexto pensar en diseñar una campaña electoral a menos de 70 días de las elecciones generales parece una tarea muy difícil. Será por eso que a modo de grito de guerra dicen que Acuña hizo una advertencia desesperada y preocupante: “En los últimos 15 días vale todo”

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *