¡Qué Tren… qué tren!

 

 

DSC_0042El Ferrocarril San Martín fue renovado íntegramente. Desde hace un mes el recorrido entre Retiro y Pilar es cubierto en forma exclusiva por coches y locomotoras nuevos. Un cambio que no se producía hace más de medio siglo.

Miles de vecinos modificaron favorablemente la forma de viajar en tren. Son los que diariamente utilizan el San Martín para trasladarse en su mayoría hacia la Capital y lo menos para otras localidades del conurbano. La satisfacción de los pasajeros es enorme con los coches a nuevo que funcionan desde hace poco más de un mes.

Todos los días entre 12 mil y 13 mil vecinos toman el tren en la estación William Morris o en Hurlingham. Obviamente los horarios de la mañana temprano son los más complicados a la hora de viajar hacia la Capital Federal. Es la llamada hora pico, que se hacía más complicada con trenes que llegaban tarde, y que cuando llegaban daba terror subirse.

Hoy la cantidad de pasajeros tal vez vaya en ascenso, pero la calidad del servicio tuvo un cambio abrupto ya que el Gobierno Nacional renovó todo el material rodante de la Linea del Ferrocarril San Martín. La inversión estatal fue de 113,9 millones de dólares. Las obras en el ferrocarril operado por Corredores Ferroviarios del Grupo Roggio contemplan también la elevación de los andenes, por eso, las estaciones tienen ese paisaje con andenes provisorios que ahora permite subir al tren sin “treparse”.

En el acto de puesta funcionamiento de las nuevas formaciones del Ferrocarril San Martín, que se realizó en Caseros el pasado 23 de abril, la Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner expresó: “El estudio de esta línea San Martín comenzó en el año 2006; no conseguíamos financiamiento. Finalmente decidimos, ante la falta de financiamiento, hacerlo directamente del Tesoro Nacional, esto es 150 millones de dólares, más los 300  millones de pesos de las líneas, más los 370 millones de los 49 pasos a nivel que van a hacerse aquí para seguridad. Todo es recurso de los argentinos, por eso les pedimos muy encarecidamente, muy fervorosamente que los cuiden por favor”.

La presidente insistió en su discurso sobre el cuidado de las nuevos coches: “Es importante que reflexionemos acerca de todas estas cosas, que cuidemos los trenes, que son nuestros y que volvamos a hacer esa Argentina que alguna vez fuimos y que estamos construyendo, con muchas dificultades, pero estamos mucho mejor que en el año 2003. Por lo pronto estos trenes desde hace 50 años no los teníamos en la República Argentina”.

El Ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, aseguró al respecto que “el transporte público es una deuda pendiente de este gobierno y será este gobierno quien la salde”.

En total son 24 locomotoras diesel y 160 coches adquiridos a la empresa estatal china CSR Sifang. La compra del material rodante había sido anunciada por primera vez en 2006, como parte del proceso de recuperación del ramal luego del desplazamiento del Grupo Metropolitano, que tuvo un funcionamiento calamitoso durante más de una década.

Los nuevos coches “tienen frenos ABS, suspensión neumática, cierre inteligente de puertas, sistema LED de información al pasajero, asientos cómodos y espacios diseñados especialmente para personas con movilidad reducida”, precisó Randazzo.

Los usuarios están más que conformes con los nuevos trenes. Margarita Cisneros que hace el recorrido Hurlingham-Palermo todas las mañanas desde hace 15 años, dijo: “ahora espero que duren sanos. Depende de los pasajeros y también de la empresa que controla, que haya más guardas”. Jonathan Miranda, que viaja de Morris a Paternal, tuvo un arranque de sinceridad brutal cuando reconoció: “ahora hasta te dan ganas de pagar el boleto”.

“Los vagones son del primer mundo, se viaja completamente distinto, cómodos, sin ruidos, es un lujo” dijo entusiasmado Miguel Angel Cancelari, que es un antiguo usuario de la línea: “Tomo el San Martín hace 30 años, así que se lo que te digo”, reafirma a El Diario.

Los elogios son mayoría, pero siempre hay voces críticas, que coinciden en reclamar mayor seguridad y más puntualidad.

“Los otros días golpearon a un guarda que salió a defender a una piba a la que tres chorros le quisieron robar el celular. Eso pasó arriba del tren y el guarda terminó en el hospital”, graficó Walter Encina, que hace su viaje diario desde Hurlingham a San Miguel. “Hay horarios que son bravos, sobre todo después de las 9 de la noche, por que más trenes nuevos que haya hace falta más policías o gendarmes para viajar más seguro”, reclamó Encina.

Con respecto a la frecuencia también se escucharon algunas quejas. “Los trenes están divinos. Si además logran puntualidad sería completo”, fue la opinión de Carolina Peña, una estudiante que viaja todos los mediodías a Capital. Ella misma hace una reflexión interesante respecto a la tarifa. “Lo que no se si se sostiene es este nivel de transporte pagando menos de 2 pesos un boleto a Capital. No creo”. Se respondió

El servicio del San Martín es utilizado, según los datos del Ministerio del Interior y Transporte, por aproximadamente 3 millones de usuarios cada mes. La estación central de Retiro recibe un flujo mensual de 410 mil personas y en la estación José C. Paz, la de mayor circulación, asciende a 520 mil pasajeros.

Según las mismas fuentes, la estación Hurlingham expende unos 170 mil boletos mensuales, y la de William Morris algo más de 150 mil.

Según las autoridades las demoras son provocadas por la falta de inversión y mantenimiento, muchas de las demoras (y también de los accidentes) estaban vinculados al ascenso y descenso de los usuarios, ya que éstos debían subir y bajar las escaleras y abrir las puertas, algo que dejó de hacerse desde que corren las nuevas formaciones.

Share Button

Artículos relacionados...