Para el fiscal Antonio Ferreras a Scioli le plantaron el cadáver de Candela

El fiscal Antonio Ferreras fue uno de los tres fiscales de juicio de la causa Candela. Oriundo de Olavarría fue entrevistado por la periodista Claudia Rafael para el diario EL POPULAR de esa ciudad y afirmó entre otras cosas que “Candela fue la víctima de un sistema y un entramado nefasto”. Esta es la nota completa:

A menos de 20 días del fallo condenatorio por la violación y el crimen de Candela Sol Rodríguez, uno de los tres fiscales de juicio planteó que la nena fue “víctima de un sistema y un entramado nefasto”. Que hicieron aparecer su cuerpo aquel 31 de agosto de 2011, porque ese día estaba programada la visita del gobernador, Daniel Scioli, a Villa Tesei. Y que, si bien prefiere pararse mirando el medio vaso lleno y no el vacío, reconoce que “se puede avanzar pero no sé hasta dónde”. Se trata del olavarriense, trasladado desde hace años a la zona Oeste del conurbano, Antonio Ferreras. Junto a Pablo Galarza y Mario Alberto Ferrario, lograron condenar a perpetua a Hugo Bermúdez y a Leonardo Jara y a 4 años de prisión a Fabián Gómez.

-Más allá de la complejidad judicial del caso, estamos hablando de una nena que tenía 11 años. ¿Qué cosas lo atravesaron en todo este tiempo como fiscal del juicio?

-Por más que uno sea un funcionario con muchos años de trabajo y siempre rondando cuestiones que tienen que ver con dramas humanos, las circunstancias de la muerte de Candela, de su aparición en unas bolsas de consorcio, abusada sexualmente y asfixiada son desgarradoras. Yo soy padre y tengo una niña que ahora tiene 12 años. Uno no lo pierde de vista. Y antes de alegar y antes de la lectura de la sentencia fuimos, por necesidad personal, al lugar donde apareció el cuerpo en el que ahora la gente deposita flores y la recuerda.

-Hablamos de un juicio largo, con numerosas audiencias. En el que se llegó a condenar sólo una parte. La que hace al crimen y al abuso en sí mismo…

-Nosotros creemos que llegamos a desentrañar y a reconstruir bastantes tramos de lo que transcurrió en el período del 22 de agosto, en que la secuestraron de esa esquina donde ella estaba esperando a unas amigas y compañeras del colegio, hasta el 31, en que apareció el cuerpo. En el último tramo intervino Bermúdez, que es el que la abusó y la mató; Jara, que es el que hizo el llamado a la casa y que, cuando reconoció que la que atendía no era Carola, dijo “decile a esa conchuda que hasta que no entregue la plata, no la va a ver más”. El llamado de Jara está dentro de la ventana de tiempo en el que probablemente ya se hubiese provocado el homicidio. A partir de la autopsia se determinó que la nena tenía entre 36 y 48 horas de muerta. Con lo cual se está demostrando que tenía un conocimiento del hecho y que estaba transmitiendo un desenlace. Que ahí estaba la génesis delictiva.

-Estamos hablando de una zona como San Martín en la que ustedes están convencidos de que la nena, en algún momento, estuvo.

-Sí. Primero porque hay testigos que declararon durante el juicio haber tenido datos de vecinos de asentamientos de San Martín que sostenían que a la nena la tenían retenida ahí y que había peleas entre integrantes de distintas bandas. Y hay otro dato que se aporta a través de la empresa de telefonía que indicó que ese celular se apagó en inmediaciones de una antena ubicada ahí. Ese dato se puede obtener técnicamente en 24 ó 48 horas pero extrañamente se obtuvo el 28, seis días después de la desaparición. Y recién ahí se deciden a irrumpir en San Martín. Hasta ese momento, no habían ido, siendo que el papá y la mamá son de San Martín. Que todos los vínculos delictivos que tenía el papá de la nena, Alfredo Rodríguez, eran en San Martín a pesar de que ellos estaban en Villa Tesei pero después de toda una vida en San Martín.

-No casualmente, es un distrito con un largo entramado de connivencias entre grupos narcos y policía.

-Absolutamente. Y te quiero decir algo que dejó sentado el tribunal desde un primer momento: que no habría impedimentos ni limitaciones. Por eso pudimos interrogar a los testigos hasta el cansancio. Al punto tal de que hubo testigos que se fueron aprehendidos en flagrancia por falso testimonio.

-¿Cuántas causas se abrieron a partir de este juicio?

-28. Algunas son intrascendentes y otras son muy importantes. Hay una por la actuación que le cupo al comité de crisis que nosotros pensamos que ciertamente tiene que ver con la dilación de la que te hablaba antes. Algo hecho exprofeso y que por el entramado mafioso vinculado con el narcotráfico, que había y presumo sigue existiendo en San Martín, sacamos la conclusión de que existieron negociaciones clandestinas para liberar a la niña que, por razones que desconocemos, no llegaron a buen puerto.

-Cuando hablamos de irregularidades del comité de crisis estamos hablando de las más altas cúpulas del poder político y policial de la época.

-Sin dudas.

-Y ¿qué deja al desnudo eso?

-Deja al desnudo en concreto que hubo una demora injustificada en irrumpir en San Martín. Pensamos que este final trágico pudo haberse evitado. Y es ésta una hipótesis de máxima. Esta demora no fue inocua. Y máxime cuando a las 48 horas el papá de Candela traído de la unidad carcelaria en la que estaba ya había declarado. Y el primer nombre que dio es el del Topo Moreira, un informante de la policía de San Martín, con vínculos en distintas ramas del delito. Y hay una situación muy paradójica. Que vincula el caso Candela con el Topo Moreira y con Mameluco Villalba. Porque hacia fines de julio o principios de agosto, hubo entre dos o tres reuniones entre Moreira, un prefecto mayor del área de inteligencia del Servicio Penitenciario y el superintendente de investigaciones de la Bonaerense, Roberto Castronuovo. Moreira debía aportar datos para la captura de Villalba. Que estaba con pedido pero no se podía efectivizar. A la última reunión, a la que fue otra persona en representación de Castronuovo y donde se iba a generar el operativo para la captura, Moreira directamente no fue. Y finalmente, a Villalba lo termina capturando la policía federal. En el juicio Castronuovo dijo que “Moreira cambió de escudería”.

-¿La Federal ofreció entonces mejor trato…?

-No hay que perder de vista que en estas reuniones, a principios de agosto, participa la máxima autoridad de investigaciones, jefe de todas las DDI de la provincia y número 3 de la policía, que deja en claro el vínculo con Moreira. Supuestamente, con el loable fin de la captura de Mameluco Villalba. El 22, se produce el secuestro de la nena. 48 horas después traen al papá de Candela a declarar y él da el nombre del Topo Moreira, sindicando que tenía un viejo entuerto con él y lo quería perjudicar. Entonces, que el secuestro de la nena podía venir por ahí. Pero Castronuovo recién blanquea el vínculo con Moreira, cuando Candela aparece muerta.

-¿Es decir?

-Si vos tenés un informante en San Martín, que conoce desde Villalba para abajo a todo el entramado, al primero al que debés recurrir es a él. Más si tenés el vínculo aceitado. Por eso pensamos que hubo negociaciones clandestinas que fracasaron y no sabemos por qué. Porque otra cosa que se advirtió, que nosotros como fiscales lo dijimos y que el tribunal plasma en el fallo, es que el pacto de silencio se mantiene.

-¿Cómo es posible avanzar hoy en la causa Candela II con un pacto de silencio?

-Es muy difícil pero hay que intentarlo. Esto es como el vaso medio lleno o el vaso medio vacío. Cuando uno ve todo lo que surgió durante seis meses de juicio, con más de 200 testigos y que todo ese entramado mafioso no se pueda desarticular, a uno le da una cierta dosis de impotencia y sabor a poco. Pero cuando uno dice: a pesar de todos los componentes extrajurídicos que tenía esta causa logramos rearmar gran parte de lo que ocurrió: cómo la levantaron, dónde, qué tipo de vehículo, quién la mató y quién participó activamente de esto, creemos que al menos logramos algo.

-¿Creen que el abuso sexual y el crimen posterior de Candela eran parte de la decisión inicial?

-No hay pruebas que nos permitan afirmar eso. Creemos que abusar sexualmente de la nena es una decisión personal de Bermúdez. Que era una persona con determinados rasgos vinculados con una cierta incapacidad de frenar sus impulsos, con antecedentes de episodios sexuales similares a los que impuso a Candela.

-¿Por qué toda la investigación y el trabajo de campo queda en manos de la policía?

-La selectividad del sistema en la calle la tienen las fuerzas de seguridad. El fiscal puede estar más o menos presente, se puede nutrir de algunas herramientas que existen, pero los gabinetes de la policía científica siguen perteneciendo a la policía. Hoy hay algunos mecanismos más pero la selectividad del sistema, en cuanto a operatividad en la calle, la sigue teniendo la policía. Lo que hizo el doctor Ferrario, que es quien toma la investigación después de que separan a Tavolaro, es prescindir de la policía bonaerense y empezar a utilizar otras fuerzas. No fue decretado pero se hizo de hecho. Se convocó a expertos de la federal para el análisis de la comunicaciones y en la causa Candela II se está trabajando con la policía de la ciudad, se trabajó con Gendarmería que es quien hace la primera pericia de voz de Jara.

-¿Hasta dónde cree que se puede llegar?

-Tengo una visión ambigua. Hay una serie de componentes que tornan todo muy dificultoso pero hay que intentarlo. También creo y esto es una opinión personal, que -como decía Edmond Locard, un criminalista francés- el tiempo que pasa es la verdad que huye. Es cada vez más difícil. Porque además, hay tantos componentes… pensá que de los testigos de la causa hay dos, que eran clave, que murieron en circunstancias extrañas. Uno de ellos que tenía nexos claros con la policía y a la vez, con estos piratas del asfalto. Había testigos que llegaban al juicio cuidándose y con creencias previas. Hubo muchos elementos que condicionaron todo.

“NO FUE UN HECHO AL VOLEO”

-¿Por qué fue Candela la secuestrada?

-Por una cuestión vinculada con la actividad ilícita del papá. A Carola le pasó lo peor que le puede pasar a cualquier papá. Perder un hijo y más, de la forma en que lo perdió. Pero estamos convencidos de que fueron a buscar a Candela. No fue un hecho al voleo.

-¿Qué representa Candela?

-Es una historia desgarradora. Y es la víctima de un sistema nefasto. No eligió dónde nacer, ni crecer ni nada. Era una niña alegre, que se iba a encontrar con sus amigas, que andaba con un esmalte porque era muy coqueta cuyo frasquito, sin terminar de combustionar, se encontró entre las ropas que quemó Bermúdez en el domicilio de su suegra y fue reconocido por la abuela de la nena. Y como consecuencia de las derivaciones y entramados que existen en el conurbano bonaerense termina pagando con su vida culpas que no sé quién tendrá pero que ella no tenía, seguro que no.

-¿Qué le quedó de esta historia?

-Una experiencia humana y laboral muy fuerte. Por más que uno sea un funcionario de años, viendo cosas vinculadas a crímenes horrendos, no dejás de conmoverte. Es muy fuerte ver la foto del cuerpo de la nena cuando lo sacan de la bolsa. Hicieron la atrocidad de plantear el reconocimiento del cadáver en el mismo lugar del hallazgo por satisfacer quién sabe qué cosa. Ahí mismo se lo mostraron a la mamá. Y es algo desgarrador. Pero hay algo más. La nena tenía al momento del hallazgo entre 36 y 48 horas de muerta. El día 31, que es el día del hallazgo, estaba programado que Scioli viajase a Villa Tesei. Y esto surge de la declaración del comisario de Villa Tesei y también, de una grabación telefónica de Carola en donde rechaza ir al programa de Susana Giménez porque dice que se tiene que encontrar con Scioli ese día. Es decir, que no es que Scioli llegó porque había aparecido el cuerpo de la nena, como yo creí hasta el momento del juicio. Hicieron aparecer el cadáver cuando venía Scioli.

“MAMELUCO”

Un capítulo aparte merece Mameluco Villalba. Personaje multifacético, que combina sus manejos y desmanejos en el mundo narco con una candidatura a intendente de San Martín. Que supo ser nombrado por uno de los condenados por el crimen mafioso de Marcos Alonso como uno de los presuntos autores intelectuales. En una causa que duerme tranquilamente en los cajones.

-¿Cuál es el rol en la causa Candela de un personaje como Mameluco Villalba?

-Vino al juicio como autosuficiente, como alguien que se las sabe todas. Vino detenido en el ámbito del servicio penitenciario federal. Surgió como un personaje oscuro pero sus aportes al juicio fueron insignificantes.

-¿Típico personaje que suele salir indemne…?

-Sí. Y de lo que surgió del juicio parecería ser que este señor maneja toda la droga en San Martín. Y testigos que plantearon que en tales sitios no se puede entrar porque ahí son todos soldaditos del Chaza, que es Chazarreta, un policía en actividad que en su momento estuvo investigado en el caso Candela. Entonces, bueno… es complicado.

-Porque además, hablamos de un sistema de regulación policial en donde hoy puede ser la droga, las autopartes, el juego clandestino o lo que sea…

-Van variando los rubros y la modalidad sigue siendo la misma. Pero no sé si podemos hablar de todo eso si no hablamos también de una connivencia política. Además, puede haber dos posturas: dejar hacer y beneficiarse por algún lado y otra es meter mano a fondo y llegar donde hay que llegar. Pero para eso, el dinero que se recauda tiene que dejar de ser fuente de financiamiento de un montón de cosas.

Share Button

Artículos relacionados...