Ganar la calle y las redes para ganar los votos

Por RODY RODRÍGUEZ.

Cómo fue la campaña de los principales espacios políticos en Hurlingham y cuál fue la estrategia elegida. Cómo quedan parados a tan solo una semana de las PASO Martín Rodríguez, Lucas Delfino, Ramón Fernández, Luis Acuña, Damián del Castaño, entre otros.

Falta poco más de una semana para que se realicen las PASO. La campaña, breve, tal lo establece la ley electoral, fue intensa. Casi todos los espacios políticos desarrollaron estrategias basadas en una fuerte presencia en las redes sociales (sobre todo Facebook) y espacios de promoción en los lugares más concurridos de la ciudad.

En esa materia -la de ganar la calle-, los candidatos de Cambiemos llevan la delantera. El despliegue de mesas, sombrillas, volantes, globos, gorros y remeras es notable. Ni en el Vaticano se ve tanta parafernalia blanca y amarilla. A esto, Cambiemos suma la presencia de sus principales dirigentes en el territorio: ministros, legisladores, candidatos, la vicepresidenta Gabriela Michetti y hasta la primera dama Juliana Awada, llegaron a Hurlingham para dar su apoyo a los candidatos macristas, y cuando no pudieron venir, manifestaron su respaldo a través de videos. Así lo hizo la gobernadora María Eugenia Vidal pidiendo que apoyen a Lucas Delfino en un video y en otro video aclaró que «Ramón (Fernández) también es el cambio». O como lo hizo Elisa Carrió que aparece en una filmación pidiendo a los vecinos que «No voten a La Cámpora. Tratemos de limpiar Hurlingham. Voten a Lucas». 

Justamente Lucas Delfino es el que tiene mayores chances de exhibición en esta campaña, no solo más que la de su contrincante interno, Ramón Isidro Fernández, sino más que cualquier otro candidato. Por su condición de funcionario nacional es convocado por medios masivos de prensa a opinar sobre la actualidad política. Esto supone una buena oportunidad de difusión para su campaña, no obstante las apariciones televisivas del ahora precandidato a concejal fue resta más que suma. No salió airoso de algunas confrontaciones. Hasta el propio Luis Acuña del Frente Renovador, calificó de «paliza» la que mediáticamente le propinó Hugo Yasky de Unidad Ciudadana en un cruce en C5N. Estas situaciones que se repitieron en otras presentaciones en TV, obligará a Delfino a revisar a su estrategia comunicacional y será aconsejado que no es redituable aparecer en cámara sin la preparación adecuada.

El que no tiene conflictos con los medios de comunicación es el precandidato de Unidad Ciudadana, Martín Rodríguez, por que como ocurre en general con todos los integrantes de La Cámpora, suele tener un rechazo visceral hacia el periodismo y evita tener trato con los medios de prensa. Elige en cambio, Facebook o twitter, que suponen un contacto directo, sin interpelaciones ni interpretaciones de periodistas que oficien de intermediarios. Esta militancia digital la complementa con un trabajo territorial donde no faltan algunas tradiciones, desde pintadas en paredones, algunos afiches, un jingle que presume de pegadizo y mesas y sombrillas en las esquinas para repartir volantes. Los resultados parecen ser auspiciosos al menos en el nivel de conocimiento del candidato. Pasó de ser un desconocido (más allá de haber sido presidente del Concejo Deliberante dos años) a una figura relevante de la política local. Seguramente Martín Rodríguez es el que más recurrió a la difusión vía redes sociales. Cada acto, cada recorrida por los barrios, cada encuentro con vecinos, fue luego reproducido en videos cortos en las redes. Ejemplo de esa estrategia son los actos de campaña organizados por La Cámpora. No hay difusión previa, nada trasciende en los medios, solo la convocatoria personal que garantice una asistencia que no deje espacios vacíos en el lugar del acto; acto al que la prensa no debe ir. Y una vez que se realiza el mitin se viralizan fotos y videos. Así se hizo en la UNAHUR con Axel Kicillof y así se hará con Máximo Kirchner, cuando en estos días llegue a un club de Morris para encabezar un plenario.

En Hurlingham, según diversas encuestas, para senador nacional las preferencias están monopolizadas por las listas de Cristina Kirchner, Esteban Bullrich y Sergio Massa (en ese orden), sin embargo 1País, el frente conformado por Massa y Margarita Stolbizer, y que lleva como primer candidato al ex intendente Luis Acuña, no tiene la presencia esperada en esta campaña. Algunas mesas en las calles, algunas visitas a vecinos, poca presencia en las redes y media docena de entrevistas en medios locales y regionales al candidato Acuña, resulta poco al lado de lo que están haciendo sus adversarios. Incluso la presencia de Sergio Massa, anunciando el sistema «Alerta Hurlingham» que es la aplicación de un botón antipánico, fue bastante pobre. Hubo poca gente en el Club Tesei.

Pero Acuña está confiado. Dice que el rival a vencer es Cristina porque «el gobierno está tercero en la provincia de Buenos Aires» y denunció una utilización «obscena» de recursos en esta campaña por parte Cambiemos y que en Hurlingham «Delfino está gastando mucha más plata que la que gastó Juan Zabaleta en la campaña del 2015».

Otro espacio que ha tenido una campaña escuálida es Cumplir. El frente de Florencio Randazzo nació con problemas, se desarrolló mal y deambula la campaña a los tumbos. El intendente Juan Zabaleta era uno puntales de la candidatura de Randazzo, pero ya no se lo ve así. Un cierre de lista que no conformó a muchos dirigentes que acompañaban al ex ministro del interior, dejó a ese espacio en crisis. En Hurlingham, Cumplir quedó casi huérfano. Renunció Natacha Ghergo, la que había sido elegida primera candidata a concejal y cuesta «ligar» esa lista -que quedó encabezada por Damián del Castaño- con Zabaleta. No hay candidatos fuertemente identificados con él y no hubo hasta ahora una sola demostración de apoyo de parte del intendente. Del Castaño explicó en el programa Primer Plano de Adrián Noriega que Zabaleta no se mostró en ninguna actividad de la lista randazzista porque «está abocado a la gestión para resolver los problemas de los vecinos». Con un argumento bastante rebuscado, Del Castaño expresó: «Yo lo reconozco como líder político y como el jefe institucional de mi distrito. Que nos haya delegado la responsabilidad de la campaña también es un enfoque de liderazgo. Abrazamos ese enfoque y salimos con la responsabilidad que nos toca golpeando las puertas de los vecinos y viendo cómo resolvemos sus problemas».

Que Juanchi Zabaleta esté dedicado exclusivamente a la gestión de gobierno, no es solo «el enfoque de liderazgo» al que quedó abrazado Del Castaño. Es una necesidad de mantener el principal capital que el intendente tiene y es el reconocimiento de los vecinos y un nivel de imagen positiva que sigue siendo muy elevado. El cierre de listas fue traumático para el intendente y generó una crisis política en su estructura, lo que trata es que esa crisis no contamine en demasía la gestión de gobierno. Y para eso, más allá de no enarbolar la bandera de alguna lista, Zabaleta actúa en la misma sintonía que los candidatos. Trata de ganar la calle y tener presencia en las redes y en los medios difundiendo actividades de gestión. Es una forma de estar en campaña y en «estado» para no perder terreno cuando pasen los comicios.

 

Share Button

Artículos relacionados...