Graciela Poliszuk: Pasión y garra docente

Graciela PoliszukPor Regina Garriga Lacaze ||

La década del ’90 en la Argentina se caracterizó por un régimen económico donde primó el dominio de los mercados por sobre el Estado, fue el conocido modelo neoliberal del que la educación fue víctima. Se introdujeron reformas que redujeron a mínimas expresiones las posibilidades del Estado para sostener la educación pública.

En este contexto, Graciela Poliszuk daba sus primeros pasos en la docencia. Con 36 años, y lejos de ser una secretaría bilingüe como anhelaban sus padres, comenzó a estudiar para ser maestra de grado en la primaria.

Apasionada por la docencia, Graciela inició su camino en La Matanza donde, durante 8 años, brindó su entusiasmo por enseñar a familias del lugar. Más tarde cambió de rumbo y decidió embarcarse con su profesión en Hurlingham, lugar en el cual la docente afirma que “ahí me fogonee”.

Las ganas por superarse y crecer no tardaron en llegar. Es así que Poliszuk decidió estudiar profesorado de matemáticas para secundaria. Además, se animó a concursar para ser directora y, más allá de haber rendido mal, tomó revancha y al año siguiente se volvió a presentar, consiguiendo el primer puesto. “Me bocharon olímpicamente con un 2 y me mandaron a estudiar de nuevo”, expresa entre risas Graciela. Así, durante 8 años y con las ganas de siempre, fue directora y profesora en el mismo establecimiento.

En Hurlingham, formó parte del cuerpo docente de la Escuela Técnica Nº 1, la Escuela Secundaria Nº 9, y en la Primaria Nº 15. Y actualmente es directora en la ya emblemática escuela secundaria Nº 21, colegio que a partir del próximo mes, comenzará a funcionar con edificio propio, gracias a la iniciativa de Graciela, que presentó un proyecto para la construcción de una escuela secundaria de 6 años, con orientación en arte.

Hay docentes que derriban los mitos y les apasiona su profesión. Docentes que ven a la educación como una herramienta transformadora, como un proceso de enseñanza y aprendizaje permanente y más allá de lo institucionalizado, capaz de ser equitativa para todos. Graciela Poliszuk es una de ellas. Emprendedora, luchadora, con ganas de superarse día a día. Una docente que no se achica y lleva su profesión con orgullo.

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *