Grassi irá a juicio por malversación de fondos

revés para Grassi

Por José Luis Soria ||

La Justicia rechazó la probation que había solicitado el cura Julio César Grassi para evitar así ir a juicio por usar indebidamente fondos de la Fundación para alquilar la casa quinta en la que vivía.

Una acusación por estafa al lado de haber sido condenado por abusar de menores, resulta un hecho menor. Supone también que así como pudo escamotear varios años de libertad pese a la comprobación y posterior condena por ser abusador, a Julio Grassi le resultaría sencillo zafar de la acusación de haber desviado fondos de la Fundación Felices Los Niños para rentar la casa quinta en la que vivió hasta su mudanza en el penal de Campana. Sin embargo la Justicia rechazó un pedido de probation del sacerdote Julio César Grassi y ratificó que debe ser juzgado como acusado por malversación de fondos de la Fundación que lideraba económica y espiritualmente.
Lo decidió el Tribunal Oral Criminal 3 de Morón al no hacer lugar a una probation pedido por los abogados de Grassi a raíz de una causa por hechos que tuvieron lugar en 2002.

La probation es la realización de tareas comunitarias a cambio de no ir a juicio.

La causa se inició a partir que Grassi a principios de 2000 y ante denuncias de abuso sexual (por las que luego fue condenado y hoy está preso) se mudó de la Fundación a una quinta ubicada en frente, sobre la calle Gorriti, de 7.200 metros cuadrados conocida con el nombre «La Blanquita».
Según la investigación, los fondos con los cuales se habrían pagado los alquileres salieron de la Fundación.
Cuando Grassi estaba a punto de ir a juicio oral y público en mayo de este año pidió una probation, y el Tribunal lo rechazó pero la Cámara en lo Penal ordenó que se expida nuevamente al considerar que la decisión no estuvo bien fundamentada.
Según el ofrecimiento del sacerdote, la probation que planteó fue la de realizar tareas episcopales en el penal de Campana, donde está detenido tras ser condenado por abuso sexual.
Pero ahora el Tribunal, integrado por Diego Bonnano, Raquel Lafourcade y Mariela Susana Moralejo Rivera, rechazó el pedido de probation y confirmó que Grassi debe ir a juicio oral y público.
En paralelo, Grassi afronta otra causa también por malversación en la que se sospecha que recursos de la Fundación eran desviados hacia el penal de Campana donde el sacerdote está detenido.

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *