Grassi seguirá preso hasta el 2026

Ultimas-Grassi-septiembre-ordenaran-detenerlo_CLAIMA20140601_0040_27

Los detalles procesales del cura acusado de pedófilo, tras el beneficio del 2 x 1.

El Tribunal Oral N° 1 de Morón, resolvió aplicar la norma del 2 x 1 para el caso del cura Julio Grassi. Es un artículo de la ley 24.390 vigente a la fecha de los hechos, derogada en junio del 2001. Esta ley establece que la prisión preventiva no puede superar los dos años, y el artículo mencionado estipulaba que transcurrido ese plazo cada día de prisión preventiva debía computarse como dos de prisión.

De este modo Grassi -al momento de quedar firme la condena- cumplió 3 años, 9 meses y 20 días detenido, debiendo computarse doble 1 año, 9 meses y 20 días, es decir, el excedente de los dos años. Esto da un total de 5 años, 7 meses y 10 días, por lo que le resta cumplir 9 años, 4 meses y 20 días. Así la pena impuesta a Grassi terminará el 10 de agosto de 2026. Cuando esté cerca de cumplir sus 70 años.

El abogado de las víctimas, Juan Pablo Gallego, anticipó que interpondrá «un recurso de apelación» y dijo: «le refresco a este tribunal que en el penal de Campana fue detectado que este hombre tenía montado allí un gran loft con todo tipo de dispositivos. Lo que menos estaba haciendo es cumplir una prisión real» y exclamó: «Estamos ante un escándalo, una verdadera crisis jurisdiccional, un desacato al alto tribunal de la Nación».

Por su parte, uno de los defensores del pedófilo, Rodrigo González, informó que pedirá la libertad condicional ya que, a partir de esta resolución de la Justicia, habría cumplido dos tercios de su condena.

Vale recordar que el 27 de marzo pasado la Corte Suprema de Justicia desestimó, por unanimidad, los recursos que presentó la defensa de Julio César Grassi, convalidando lo que ya había decidido la Suprema Corte Bonaerense, de dejar firme la sentencia dictada por el Tribunal Oral Criminal Nro. 1 de Morón de condenar a 15 años de prisión al cura Julio César Grassi por el delito de abuso sexual agravado. Al quedar firme el fallo -tratándose de una pena privativa de la libertad de cumplimiento efectivo- corresponde hacer cómputo del tiempo que el condenado ya estuvo detenido para descontarlo del total de la condena y así establecer cuánto le resta por cumplir.

Grassi fue detenido el 23 de septiembre de 2013, transformándose esa detención en prisión preventiva en octubre de ese año. Grassi estuvo en esa situación, de manera ininterrumpida hasta ahora.

 

HAY QUE CORTARSELA

 

El diputado nacional por la provincia de Salta, Alfredo Olmedo dijo en un programa de televisión que «Al padre Grassi hay que cortársela».

Coherente, Olmedo se mostró a favor de la castración de los violadores y pena de muerte para el delito de femicidios.

 

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *