Hablarse encima

 

Por Rody Rodríguez.

 

Los políticos, más si son funcionarios, tienen un nivel de exposición extremo. Cada cosa que dicen o hacen debe ser profundamente meditada por la repercusión, las consecuencias que esos dichos o hechos puedan tener. Algunos cuidan minuciosamente los detalles, miden cada expresión oral y hasta gestual.

Es el caso de la gobernadora María Vidal.  Son tan controladas sus apariciones que suele pecar de sobreactuación. Pero siempre los que necesitan ser guionados corren el riesgo de perderse y es el momento en el que se hablan encima. Y ese instante -que pueden ser un par minutos- alcanza para mostrarlos tal cual son, y es cuando se desnudan las miserabilidades.

«Todos sabemos que ningún chico que nace en la pobreza llega a la Universidad» soltó ante un auditorio dispuesto a aplaudir todo sin escuchar demasiado.

Más allá de la falacia, desmentida por infinidad de hechos que prueban lo contrario (hasta Chequeado.com, casi siempre amable con el gobierno tildó de falsa la aseveración de la gobernadora), la frase descubre la intencionalidad del gobierno macrista de castigar a la universidad pública en general y a las del conurbano en particular, porque, entre otras cosas, así lo exigen los prestamistas externos.

Pero también la frase resalta la matriz ideológica del equipo «cambiario». Los dirigentes del PRO más consustanciados con el sentir macrista detestan a la universidad pública.

Un simple ejemplo. El año pasado, antes de las elecciones, cuando se discutía la posibilidad de hacer un debate entre los candidatos a concejales, fue el concejal Alfredo Carrasco de Cambiemos, el que descartó hacerlo en la UNAHUR por no considerarlo un «sitio sano». Así piensan.

Y para que no queden dudas de esa línea de pensamiento, la gobernadora Vidal dijo en ese mismo discurso ante el Rotary: «disculpen la indumentaria. Que no estoy vestida adecuadamente. Vine en zapatillas y jean porque tenía que visitar el conurbano».

Con dos frasecitas queda más claro aún que no hay diferencia entre Vidal y Macri. Para los que gobiernan la Nación y la Provincia la universidad no es para los pobres y el conurbano es de crotos. Una sencilla síntesis del pensamiento amarillo.

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *