Hay que pasar el otoño

Sergio Massa, Acuña, Gustavo Posse y Jesús Cariglino
Por Rody Rodríguez ||

El 20 de junio vence el plazo para presentar las listas para las elecciones primarias. Falta poco más de tres meses. Todo el otoño. Con el vértigo que la política nos tiene acostumbrada pueden pasar muchas cosas, y si no, repasemos todo lo que pasó en una semana:

La presidenta de la Nación, Cristina Kirchner, dio un fuerte respaldo al candidato del Frente para la Victoria, Juan Zabaleta, resaltando la inauguración de la escuela secundaria N° 12, y “atendiendo” sin nombrarlo al intendente Acuña en la teleconferencia que se vio en ese acto. “Aunque parezca mentira, puede haber autoridades que clausuren la construcción de colegios. Todavía pasan estas cosas en la Argentina cuando no se dejan de lado las banderías políticas”, dijo la presidenta.

Pero es casi una obviedad que la jefa del Frente para la Victoria, castigue a un intendente opositor. Lo curioso es que Luis Acuña recibe golpes de todos lados.

Ya parece costumbre que de vez en cuando un funcionario renuncie a la Municipalidad y se vaya criticando la gestión acuñista, retornando al kirchnerismo. Públicamente esos funcionarios plantean diferencias políticas, y en privado a esas diferencias le agregan cuestiones personales, maltratos y ninguneos del propio intendente, o de su colaboradora más cercana.

Las críticas llegan también del que hasta ahora, es el espacio político de Luis Acuña, el Frente Renovador. Días atrás cuando se realizó la cumbre de candidatos massistas en Junín, con la ausencia de Acuña y Cariglino, era muy difícil encontrar que algunos de los asistentes tuvieran palabras de afecto para con el jefe comunal de Hurlingham. Cuando se le consultó a un intendente del conurbano que estuvo en Junín si había escuchado alguna crítica hacia Acuña, respondió: “Hacían fila para insultarlo” (en rigor usó otro término).

Hasta el propio Sergio Massa se cuida cada vez menos a la hora de opinar de Luis Emilio Acuña. Lo hace delante de varios testigos y no de manera muy favorable.

Tal vez por ese cúmulo de adversidades y por sentirse malquerido es que Acuña insiste hace rato en acercarse al PRO. Supone que puede ser un espacio más amable, y además cree que cuenta con mejores chances de triunfo que el Frente Renovador del que se jacta de haber fundado.

Dos fuentes diferentes sostienen que Luis Acuña junto a Jesús Cariglino lograron reunirse con Mauricio Macri el miércoles pasado. Dicen que fue una reunión breve y en la que no obtuvieron el resultado esperado.

Las mismas fuentes aseguran que al otro día hubo una reunión con Jorge Macri, el intendente de Vicente López que todavía no se sabe si competirá con María Eugenia Vidal por la gobernación de Buenos Aires. No se supo el contenido de la charla, pero se puede presumir que Acuña pudo haber elegido la opción de entrar al PRO por la puerta de atrás.

Si algo faltaba para que la inutilidad de esos encuentros sea completa, es la decisión de la Unión Cívica Radical de acordar con el PRO. Es lo que le faltaba a Macri para fortalecer el perfil antiperonista de su propuesta. (El acuerdo con Reutemann no influye en ese sentido).

¿Qué hará entonces el intendente Acuña?, ¿se resignará a permanecer en el Frente Renovador y disputará allí la interna con Rodrigo Álvarez? ¿Insistirá en infiltrarse en el PRO? ¿O hay otro plan? Si es que otro plan es posible.

Mientras tanto, Lucas Delfino del PRO acordó con el sector que lidera el radical Víctor Stefanoni antes que los convencionales radicales definieran su acuerdo con el macrismo, y tratará de alambrar su espacio para evitar que Acuña se hospede donde no es bienvenido, aunque deberá prepararse para enfrentar en las PASO a un candidato radical.

A propósito de la UCR, se suponía que el triunfo de la postura de Ernesto Sanz podría traer un dolor de cabeza a la conducción local, si se tiene en cuenta las declaraciones del presidente del Comité de Distrito de la UCR de Hurlingham, Ariel Chayán, en octubre pasado cuando dijo: “No existe ni se proyecta en el futuro agenda alguna de actividades compartidas con la fuerza que encarna Lucas Delfino” y había asegurado en cambio, que la UCR “seguirá la agenda compartida con las fuerzas integrantes del FAUNEN como se viene realizando hasta la actualidad”.

Pero ahora, Chayán no reniega de abrazar la causa amarilla y califica a Macri como un liberal republicano ideal para enfrentar al populismo kirchnerista.

Al otoño siempre se lo relaciona con el inicio de la vejez, o se lo usa para caracterizar el declive de una actividad. Nada de eso tendrá este otoño que comienza este fin de semana. Comienzan tres meses intensos, seguramente los más intensos de los últimos años en la política argentina. Y hasta podríamos decir que serán meses muy calurosos.

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *