Homenaje a José Adolfo Gaillardou, el 20 de noviembre a las 18 hs en el Centro Cultural

A 10 años de su fallecimiento, José Adolfo Gaillardou, -El Indio Apachaca- será homenajeado por El Ciudadano de Hurlingham en el marco de la Feria del Libro, que la Municipalidad organiza en el Centro Cultural Municipal Leopoldo Marechal.

José Adolfo Gaillardou («El Indio Apachaca») nació en La Pampa el 29 de marzo de 1920 y falleció en Hurlingham, el 3 de julio de 2007. Presidió el Centro Periodistas de nuestra ciudad y el Instituto Cultural Sanmartiniano. Poeta, escritor, dramaturgo, historiador, actor, compositor y periodista, en el año 2000, fue declarado Ciudadano ilustre de Hurlingham.

A 10 años de su fallecimiento, en la Feria del Libro de Hurlingham, en la ciudad que lo cobijó como vecino los últimos 30 años de su vida, en el Día de la Soberanía, el periódico El Ciudadano, -que tuvo el honor de contarlo como columnista-, organiza un homenaje del que participarán familiares, amigos, colegas y vecinos del Indio Apachaca.

La cita es el lunes 20 de noviembre a las 18.30 hs, el feriado que conmemora el Día de la Soberanía, en la Feria del Libro Hurlingham 2017, que la Municipalidad organiza en el Centro Cultural Municipal Leopoldo Marechal, en Av. Vergara 2693, en Villa Tesei.

De su obra, de su compromiso con nuestra ciudad, de su personalidad, hablarán entre otros los periodistas Rody Rodríguez, Gustavo Mayares, Alfredo Sayús, Enrique Octavio Mujica y su hijo, el actor y ex subdirector del teatro Nacional Cervantes Claudio Gallardou.

Entre las múltiples actividades que realizó, Gaillardou formó parte de la redacción de El Ciudadano, donde publicó su columna “Grandes Olvidados”, luego esos artículos sobre la nomenclatura de la ciudad fueron reunidos en uno de sus últimos libros, “Grandes Olvidados en las calles de Hurlingham”. En este periódico publicó además numerosas notas sobre José de San Martín, y como Presidente del Instituto Cultural Sanmartiniano de Hurlingham, fue impulsor de denominar a la calle que se dirige al polideportivo y que es paralela a la Av. Vergara, con el nombre de Coronel San Martín, porque por ese camino transitó San Martín siendo Coronel, rumbo a San Lorenzo, donde se libró la recordada batalla. También por iniciativa de Gaillardou, un monumento en el Polideportivo Municipal recuerda que los granaderos descansaron en el lugar.

Gaillardou llegó a Hurlingham en 1978, “muy cansado de vivir en la Capital, con todo ese ruido, ese humo, ese griterío… Entonces decidimos comprar una casa y vinimos acá” dijo en una entrevista con Gustavo Mayares, en la que también señaló: “Hurlingham me dio la tranquilidad, la felicidad de encontrarme con buena vecindad. A mí me gusta Hurlingham, porque me ofreció una vida tranquila, una vida linda para mi familia”. No le costó mucho adaptarse y ser adoptado por la comunidad, en parte debido a la popularidad luego de muchísimos años en la pantalla de Canal 9 haciendo “Grandes Olvidados” pero también por su innata facilidad para relacionarse.

Poeta (“Y serás la Patria”, “Pampa y Pan”, Médanos y Estrellas”, entre otros libros) novelista (“Pampa de furias”, “El Camionero”), cuentista (“De postas y fortines”), Faja de Honor de la SADE, investigador de la historia argentina y estudioso de la americana, compositor de más de un centenar de canciones y más de una docena de espectáculos teatrales folclóricos, Gaillardou estampó su firma en infinidad de artículos periodísticos publicados en medios de todo el país. Tampoco le esquivó al cine, donde actuó junto a su hijo Claudio Gallardou, en “La suerte está echada”, de Sebastián Borensztein y prestó su voz para la película animada “Martín Fierro”.

Siendo muy joven recorrió el país recitando poemas gauchescos –propios y ajenos- lo hacía caracterizado como un indio coya, un personaje al que bautizó Indio Apachaca (indio sin tierra) y aunque siempre diferenciaba el poeta Gaillardou del intérprete Apachaca, fue el poeta pampeano Ricardo Nervi quien le preguntó por qué no firmaba sus libros como Apachaca: “Porque no es el creador, Apachaca es el repetidor de poemas”, le replicó él, a lo que el Nervi refutó: “Si no fuera por Apachaca vos no publicás esos libros; Apachaca te paga la comida, el alquiler de la casa, te viste…”, desde ese día, Gaillardou y Apachaca no se separaron más.

“La cultura argentina le debe un lugar destacado al Indio Apachaca”, dijo Horacio Guarany, cuando se cumplió un año de su fallecimiento; Hurlingham, el lugar que él eligió para vivir junto a su compañera Estela gran parte de su vida, contribuirá sin dudas, en la construcción de ese espacio que la cultura nacional le debe al querido José Adolfo Gaillardou.

 

Share Button

Artículos relacionados...

1 Response

  1. José María González dice:

    He tenido la oportunidad de conocerlo,de compartir algún que otro momento y conocer a su familia; desde mi domicilio en Barcelona,un abrazo a la distancia a este gran hombre “de los de antes” y un afectuoso saludo a su familia; que su hijo lleve muy alto su apellido,es un honor
    José María González
    Lash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *