Imagina… un mundo sin fronteras

 

 

Por Gustavo M. Russo*

«Las fronteras han servido para consolidar en cada momento la unificación política ya lograda. No han sido, pues, principio de la Nación, sino al revés: al principio fueron estorbos, y luego, una vez allanadas, fueron medio material para asegurar la unidad.» ((José Ortega y Gasset “La rebelión de las masas”- Edición Altaya. Pág. 182).

Cuántas veces nos hemos preguntado si el país, tal cual se lo ve, tiene solución. Si su gente, tiene algún tipo de arreglo. Si el problema es: la falta de nacionalismo, el colonialismo mental de tantos años, la carencia cultural, la elite cultural dominante, los golpes de Estado, el Peronismo del 46, los alfonsinistas, el menemismo y su ola privatizadora, la Alianza y el uno a uno no se toca, los duhaldistas y sus manzaneras o los K de la década ganada. Además de poner en tela de juicio, todo lo referente a la existente grieta o el ensanchamiento de la misma por parte de Cambiemos. En una palabra, dónde está la culpa o el error a enmendar. Ante estas incógnitas, intento conducirlos hacia la conclusión de una humilde pero no, tan malo-grada respuesta.

Se comienza estas líneas, describiendo la perspectiva sobre la frontera, que tiene el filósofo español de reconocimiento académico. Pareciera que el autor señala, que el estar divididos, no es tan malo como se piensa por lo general. Es decir, que existan fronteras internas dentro de un mismo país, o en una misma sociedad, no es nada raro. Es más, lo cree algo lógico. Enunciamos, como ejemplo gráfico, para eliminar pre conceptos, a la sociedad conyugal. Una pareja puede estar junta por muchos años, pero quien puede asegurar, que jamás discutirán sobre intereses personales. Qué nunca se pelearán. Aquí se comienza el desarrollo de lo que se expone.

Las redes sociales, cada vez más, exteriorizan las diferentes subjetividades de sus navegantes y usuarios. El posteo de imágenes, o de frases hechas por usinas turbias, de grupos de trol que trabajan para los gran-des medios de comunicación o de partidos políticos, que se viralizan continuamente por la web, para imponer intereses de clase, en defensa de un gobierno de rancio conservadurismo, son muy corrientes y descifrables, en estos tiempos. Por ende, también existen las contestaciones de tinte progresistas. Estas, si bien son mejor fundamentadas, contienen, en la mayoría de los casos, una enorme sobre carga emotiva, lo que genera que se agudicen las diferencias respecto, a quienes se intenta convencer. Pareciera que, dentro de la sociedad moderna, discutir con vehemencia, con énfasis, o con pasión, es muy mal visto por el común de la población. Más para quien cree, que practica una actividad no política, que le permite llevar adelante un conformismo cotidiano, producto de creer en las bondades, de la no confrontación inútil entre personas.

Usuarios de facebook, buscan lograr, que gusten sus opiniones, principalmente, de quienes pudiera considerar que pertenecen a su misma mirada. No siempre es así. El mayor porcentaje de sus usuarios casi no leen más de 5 renglones. Por lo que resulta tedioso, dentro de las redes, no pasar rápida-mente las publicaciones. En general, se detienen más por las imágenes menos compro-metidas con el accionar político (perritos extraviados), salvo algún hecho que se establezca por parte del eje del poder mediático.

La política, es muy frecuente dentro de las intervenciones porque la misma implica expresar gustos, exponer opiniones sobre temas diversos o seguir el comentario de una persona. La política se refiere a poder decidir cuestiones, es por eso que muchos, no se dan cuenta que la practican. Incluso hasta niegan que hablan de política. Y en cambio, otros que se preservan por temor a quedar expuestos socialmente, también la están practicando, aunque crean todo lo contrario. Cuando una persona entra a un supermercado y decide comprar un producto determinado, hace funcionar la política. Elige. Escoge comprar una cosa y desechar otra. Adhiere a una consigna o no. La neutralidad, es política.  En realidad, las personas, desconocen que la política, siempre está presente, aunque se la intente desconocer en las apreciaciones personales.

Todo lo que pasa en los medios de comunicación, se traslada a la red. Esto ocurre porque la comunidad de la comunicación y el consumo se convierten en un mero re interpretador del mensaje poderoso. La instalación de un discurso de carácter hegemónico con-tiene un poder sin igual. El cual es muy difícil de contrarrestar por un solo individuo o por un puñado de ellos. El poder económico mundial, a través del poder mediático monopolizado por regiones, pudo horizontalizar su accionar dejando de lado su verticalismo de origen militante. Flexibilizó su figura y fortaleció su tiempo y efectividad de control. Los medios hicieron más poderosos a las corporaciones porque en su mayoría, ellas componen sus directorios y así se alejan de la realidad de las mayorías. ¿Seremos en verdad los argentinos, el estorbo, para un principio de unidad, como dicta la tesis de Ortega y Gasset?

 *Abogado 

Doctorando en Ciencias Jurídicas investigando sobre incorporación de los Derechos de Accesibilidad a las Políticas Públicas.

Profesor en Ciencias Jurídicas: ejerzo en el Instituto Superior de Formación Docente N° 34 deTres de Febrero. 

Capacitador del Ministerio de Trabajo a través de la ongIcess.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *