Juan Pablo Gallego: Grassi es un “perverso sin límites” que tiene que pagar por los “delitos sexuales escandalosos que cometió”

Grassi-preso

BUENOS AIRES- (Infobae, Por Luis Novaresio) El abogado denunciante del cura señaló que algunos ministros de la Corte fueron llamados por el caso y no descartó la intervención de Francisco

“El padre Grassi no tiene límites. Muchos le tienen miedo. Monseñor Justo Laguna me dijo que temía por su vida”. Con esta contundencia se expresa Juan Pablo Gallego, el abogado que desde el primer momento impulsó la causa por abuso sexual en representación de los menores afectados que involucra a Julio César Grassi.  “Alguien me contó que el ex montonero Rodolfo Galimberti también le tenía miedo”, agrega el letrado.

A pocos días de que la Corte Suprema de Justicia de la Nación se expida definitivamente sobre la causa, Gallego no descartó que haya presiones sobre el máximo tribunal para favorecer la situación del denunciado. De hecho, avaló implícitamente la nota que hoy publicara Infobae con la firma de Federico Fahsbender en la que se asegura que los ministros de la Corte recibieron llamados y comentarios al respecto.

En una charla con InfobaeTV, el penalista reveló estos entretelones y recordó que hay más de 500 hechos probatorios indudables que condenan al sacerdote al que definió como “un perverso sin límites, capaz de cualquier cosa que debe pagar por los delitos sexuales escandalosos que cometió”.

— ¿En qué estado está procesalmente la causa de Grassi en este momento tan definitivo?

— Por estas horas está en estudio de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Acabamos de obtener por parte de la procuradora general de la Nación una ratificación de nuestra acusación originaria. Hoy Grassi está condenado a 15 años de prisión, lleva 3 años purgando en el penal de Campana, anteriormente permanecía en libertad, y nosotros auspiciamos que la condena sea elevada a 37 años de prisión. ¿Por qué? Porque no fueron incluidos los hechos de otras 2 víctimas que creemos que probamos rotundamente. Así que estamos muy atentos a lo que decida la Corte, ya ha circulado entre 3 de los ministros, actualmente está a estudio del doctor Rosatti y bueno, confiamos en que este delincuente tan peligroso y que ha destrozado la vida de estos chicos realmente cumpla la condena que debe cumplir.

— Hoy Federico Fahsbender publica en Infobae que hay preocupación en cierto sector de la Iglesia, e incluso alude al Papa, bajo la idea original de que esto es un complot en contra del sacerdote.

juan-pablo-gallego

— Sí, yo creo que en algún momento se vendió esta versión y alguien hasta de buena fe pudo comprarla. Yo recuerdo hasta el absurdo de Grassi declarando esto en el juicio, que él era víctima de un complot, que él responsabilizaba a la conductora Susana Giménez. Recuerdo también que luego salíamos en el cuarto intermedio, él siempre era acompañado en ese momento por un humorista que estaba en televisión y esta persona le recomendó que no siga hablando de la mentira del complot. Es tan absurdo eso del complot porque refiere a un grupo de personas que no se conocen entre sí. Por otro lado digo, Luis, y además usted es abogado, 25 abogados defensores, casi todos los nombres más rutilantes, no hay presidente de la nación que haya desfilado por Comodoro Py que tenga un elenco de defensores de la envergadura de los que tuvo Grassi; 9 meses de juicio oral, centenares de testigos, decenas de peritos que nos dijeron este hombre es un delincuente sexual, es una persona peligrosa para sí y para terceros, peritos no puestos por mí, peritos forenses oficiales, y realmente Grassi es una persona tan peligrosa y tan delincuente que en este momento también está siendo juzgado por otros delitos. Así que estamos con la expectativa de que las víctimas tengan finalmente un cierre de su calvario con un fallo ejemplar de la Corte que eleve la condena y la lleve a 37 años.

— Se conoce en los pasillos de los tribunales que siempre hay presiones, o alegatos de oreja o lo que uno sabe que esto sucede. ¿Pudo haber habido de parte de la Iglesia un intento de presionar a la Justicia?

— Yo creo que ha ocurrido con algún sector de la Iglesia como hoy se publica que ha llegado a invocar al Papa. Me parece muy contradictorio porque tanto el papa Francisco, incluso su antecesor Benedicto, vienen siendo muy duros y muy concretos en lo que hace a castigar los abusos sexuales en la Iglesia.

— ¿Pero le consta que puede haber habido algún mensaje del Papa a la Justicia?

— Bueno, a mí me preocupó, por ejemplo, que a la hora de que la Corte provincial un año y medio atrás tenía que pronunciarse se produce un viaje del entonces presidente de la Corte provincial, el doctor Negri, a Roma, y ahí aparecen fotografías con el Papa. Esto se difundió públicamente. Y algo que no se difundió es que ahora que tiene que fallar la Corte nacional el doctor Lorenzetti estuvo reunido en Roma específicamente por este tema.

— Intentó eludir a la Justicia.

— Se fugó en dos oportunidades. Es decir, su conducta procesal ha sido un escándalo. A posteriori se lo descubre con maniobras extrañas en la cárcel desviando fondos de la fundación. Es decir, qué más haría falta probar en el caso. Yo además le contesto a este señor Sancinetti que escribe esto de que no existen los abusos sexuales en la Iglesia; le contesto con Spotlight, la película americana basada en un informe del Boston Globe que descubre los abusos sexuales escandalosos, y esto ha tenido una legitimidad porque además estamos hablando de 2 papas ya pidiendo perdón a las víctimas.

– Usted, lo decía, sabe que el papa Francisco ha luchado contra los hechos de pedofilia dentro de la Iglesia. De enterarse formalmente de que el Papa intervino en favor de Grassi, ¿se sorprendería?

— Sería una desilusión. Sería una desilusión porque uno también tiene esta cosa de que al viajar por el mundo existe un reconocimiento para la Argentina porque hoy tenemos un papa, así como en otro plano, por supuesto no de esa envergadura, pero algunos deportistas que nos representan y demás, y sería una desilusión y una gran pena. Yo creo, y hoy rememoro mi entrevista con Bergoglio, mi entrevista con Laguna, mi entrevista con el ex presidente de la nación, yo siempre sentí algo y esto creo que es algo que ha quedado flotando: cómo desde esos ámbitos a mí se me hacía percibir que se le tenía miedo a este sujeto. Y yo creo que el miedo a este sujeto, que me lo han transmitido otras personas, me ha tocado viajar con el ex canciller Rafael Bielsa contándome el terror que le tenía a Grassi quien fuera su amigo Rodolfo Galimberti, que tuvo la denuncia cruzada. Entonces fíjese en el tenor de delincuente que estamos hablando. En algún momento yo veía que conversaciones privadas mías aparecían en la portada de los periódicos, luego me entero que Grassi había contratado a Telleldín, el acusado de volar la AMIA, para hacerme seguimientos y pinchar mis teléfonos. Entonces, digo, esta es una persona que no tiene límites, y sinceramente, bueno, en el caso de monseñor Laguna me lo dijo explícitamente: ‘Yo tengo terror a este hombre y lo responsabilizo por mi propia vida’, y parecía al final un sacerdote raso, llamado en términos vulgares porque no tenía jerarquía, un hombre que aparecía en la residencia de Olivos ante cada reunión, ante cada nuevo presidente que asumía, es decir, una persona que construyó un poder por fuera de la Iglesia pero que utilizó su uniforme para delinquir. Y yo creo que este hombre evidentemente, y este hombre que contrató abogados desde Jorge Sandro, el equipo de abogados que en su momento defendió a Yabrán, también Marcelo Sancinetti está vinculado a eso, Luis Moreno Ocampo, Miguel Ángel Pierri, que estuvo preso por este caso, es decir, una persona que ha tenido este nivel de recursos habla de un poder. Y yo creo que hay un cierto temor a este sujeto, pero creo que el temor tiene que terminarse. Y creo que si las víctimas, estos niños, estas personas sin ningún tipo de recursos, y si nosotros en su momento con Estela de Carlotto dijimos ‘vamos a trabajar pese a las presiones, pese a las amenazas porque creemos en esta verdad’, entonces, digo, estas presiones no pueden llegar al Papa y no pueden llegar a ministros de la Corte de la envergadura de los que tenemos. Por eso esperamos con mucha expectativa que haya un fallo definitivo, porque esta sería la instancia definitiva, que la condena se aumente y que Grassi pague realmente por estos delitos sexuales escandalosos.

 

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *