La justicia rechazó la apelación de la fábrica Rousselot y sigue clausurada

 

La Justicia de Faltas de Hurlingham rechazó la apelación presentada por los empresarios de la fábrica de gelatinas y ratificó lo actuado por la administración comunal. Luego presentaron el mismo pedido a la justicia ordinaria y la jueza interviniente se declaró incompetente por ser un tema que trata la justicia de faltas municipal. El caso fue derivado al Juzgado de Paz, que en Hurlingham está vacante, por lo que el juez de paz interviniente es el de Ituzaingó. La fábrica seguirá clausurada. Hay alegría en los vecinos

Luego de que el Juez de Faltas Rafael De Franchesco mantuviera firme la decisión de la administración de Juan Zabaleta de clausurar la fábrica de gelatinas Rousselot Argentina SA, la empresa requirió a la justicia ordinaria que levante esa medida y le permita seguir produciendo.

La titular del Juzgado Contencioso Administrativo, Mónica López, se declaró incompetente por ser una causa que se encuentra en la órbita de la Justicia municipal de Faltas. El tema recayó entonces en el Juzgado de Paz, pero como aún no fue designado el juez que reemplace a Alejandro Cattaneo en Hurlingham, (recientemente jubilado) será Juan Ignacio Zamora, el Juez de Paz de Ituzaingó, el que deberá decidir sobre el futuro de la empresa en el distrito.

Más allá del peregrinaje que el representante legal de la empresa Rousselot, Julio Fonrouge, hace por Tribunales, hubo un intento de diálogo entre las autoridades de la fábrica y el gobierno municipal, donde uno de los temas a tratar es el destino de los casi 80 trabajadores de la fábrica. El intendente Juan Zabaleta, dijo que estaba dispuesto a mantener esa reunión siempre que participaran representantes de los trabajadores y que el encuentro pudiese ser filmado para que quede un registro audiovisual del contenido de la charla. Los empresarios rechazaron las condiciones del encuentro, con lo que todo seguirá por la vía judicial.

El Municipio se mantiene firme en «la clausura de todas las instalaciones de procesamiento de materias primas orgánicas y cualquier otra etapa del proceso de producción que genere efluentes líquidos que deban ser volcados».

La Justicia de Faltas además multó a la multinacional por un monto de $ 466.467 por no contar con el Certificado de Aptitud Ambiental que exige la Suprema Corte de Justicia de la Nación a todas las empresas en el marco del Plan Integral de Saneamiento Ambiental.

Mientras tanto los vecinos se expresan satisfechos de poder vivir -después de décadas- sin los olores nauseabundos que ya habían caracterizado a la zona. Las redes sociales fueron el centro de estas expresiones vecinales: LisiCanevari por ejemplo expresó “¡es increíble que ya no haya más olor!  Poder tener las venta abiertas de casa… no tener que prender sahumerios a cada rato”.  Otras vecina, Laura Padilla exclamó: ¡Qué placer bajar del colectivo y no sentir ese olor inmundo al que estamos acostumbrados!”. Para Valeria Mendizabal “es un sueño hecho realidad”. Testimonios de este tipo se van multiplicando y el Concejo Deliberante se hace eco de estas expresiones y mañana jueves a la tarde, en el orden del día de la sesión está previsto tratar el apoyo de los concejales a la medida adoptada por el gobierno comunal.

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *