Las tramas secretas del femidicio en Villa Tesei

Un hombre de nacionalidad boliviana (64) fue detenido por matar a su hija (30) tras una violenta discusión y luego enterrarla en el patio de su casa de Villa Tesei, partido de Hurlingham.

La víctima, que fue identificada como Ariana Jésica Palacios, era intensamente buscada desde el 28 agosto. La denuncia sobre su desaparición había sido hecha por su amiga Noelia Acevedo (27), que al advertir que le resultaba imposible contactarse con ella decidió dar aviso a la policía.

En el caso interviene la UFIJ N° 2 del fiscal Walter Leguisamo, quien inició un protocolo de averiguación de paradero y en el marco de esa investigación llamó a declarar a varios de sus familiares.

Uno de los que prestó declaración fue el novio de Ariana, Adrián con quien estaba en pareja hace dos años.

«El padre me dijo que siga con mi vida», dijo Adrián contó en una entrevista televisiva que su suegro, Willy Palacios, al momento de la desaparición de Ariana, le dijo que no se preocupara y siguiera con su vida porque la chica “no quería seguir la relación”.

 “Me vino a plantear que ella (Ariana) ya no quería seguir la relación, que está estresada, que está mal, que decidió cambiar de aire, de trabajo. Que ella va a estar bien, que yo no me preocupe y siga mi vida, que ella y Luli, su hija, van a estar bien”, aseguró la pareja de Ariana.

La joven estaba desaparecida desde el 28 de agosto y Adrián, empezó a llamar a las amigas de su novia “el día uno que ella desaparece”. Nadie sabía nada, tampoco en el call center donde ella trabajaba. Entonces como último recurso llamo a la hermana, Alenka, y le pido el teléfono de la casa familiar porque estaba desesperado», agregó.

Adrián afirmó que le llamó la atención que Palacios le pidiera que se alejara de Ariana porque la joven en ningún momento le había dicho que quería terminar la relación. “No me cerraba que ella no me viniera a plantear la situación, pensé que quizás fue lo mejor”, recordó.

Sin embargo, el joven empezó a dudar de su suegro después de hablar con una amiga de Ariana que le comentó que le resultaba extraña la forma en que la joven respondía los mensajes de texto. “»Jésica me dice ‘Adri, ¿no sabés si le pasó algo? Porque es raro que mande mensajes que digan que no puedo responder» y ahí me despertó sospechas, me volvió la duda», contó.

Adrián aseguró que nunca vio “nada raro” en la casa de la familia de su novia, pero que Ariana “le tenía miedo a su madre”, con quien tenía fuertes discusiones. «La última vez que yo presencié una pelea fue en el cumpleaños de Luisana, la hija de Ariana. Ella discutió con su mamá, se empujaron y tuve que intervenir yo y el papá para que no pase a mayores. Mi suegra saltó y me dijo que no me meta, que era su casa. Desde ahí se rompió la relación con la madre pero con el padre me llevaba bien», detalló.

Al momento de ser indagado, “Willy” Palacios, el padre de la joven se mostró nervioso, lo que alertó a los investigadores y empezaron a prestarle más la atención al entorno íntimo de Ariana.

Según algunas fuentes policiales  fue su propio hermano el que acusó a su progenitor. Mauricio Palacios manifestó que su padre le había dicho que el 28 de agosto, a las 11, estaba en su domicilio a solas con Ariana cuando se produjo una discusión entre ellos.

“Discuten, forcejean y éste con un arma blanca le produce un corte a la altura del cuello ocasionándole la muerte”, declaró el joven. “Luego entierra el cuerpo en el patio de la casa, no dando aviso a nadie”, relató.

Con esa información recabada, el fiscal Leguisamo dispuso la aprehensión de “Willy”Palacios y dio la orden de realizar pericias en su vivienda. En estos momentos, la Policía Científica trabaja en la calle Félix Frías 3577 y el acusado de femicidio fue llevado a prestar declaración en la fiscalía.

El día del hallazgo, con la presencia del fiscal, los bomberos y el personal de Casos Especiales de la Policía de la provincia de Buenos Aires se inició la búsqueda y un perro de rastreo dio con un sitio en el patio de la finca donde la tierra se encuentra removida. Así, se realizó una excavación que arrojó resultado positivo con respecto al hallazgo de un cuerpo de una mujer enterrado que luego fue identificado positivamente como el de la joven buscada.

Lo que resta establecer es si su mamá como sus hermanos tienen alguna responsabilidad en el hecho o si son sólo cómplices por ocultar información sobre su paradero. Los peritos están haciendo trabajos con  los teléfonos celulares de los integrantes de la familia y no se descartan más detenciones en el proceso de la investigación.

Una de las amigas de la víctima Jésica había declarado a la prensa que  “El padre era muy violento. Por eso enseguida pensamos que podía haberle hecho algo” Ella sospechaba que podía producirse este desenlace porque en el barrio era una secreto a voces que el hombre era muy agresivo.

La mujer contó que cuando Ariana desapareció, sus padres le dijeron a su novio que ella se había ido de la casa voluntariamente porque estaba en pareja con otro joven. “¿Cómo se va a ir y dejar a su hija de 5 años?”, se preguntó Jésica entre lágrimas, visiblemente afectada por el fatal desenlace.

“Cuando la foto de Ariana empezó a viralizarse en las redes llegaron muchos comentarios de gente desconocida y algunos sugirieron que el padre podía haberla matado”, contó. Fue ahí donde los amigos empezaron a sospechar de su familia.

“Encima su papá es muy cerrado. En vez de ayudarnos, nunca colaboraba. Nos decía que dejáramos de hacer lío porque el papá de su nieta podía llegar a sacarle a la nena. Ese hdp dejó a Luisana sin su mamá”, se lamentó la mujer.

Otra de las amigas de Ariana coincidió en que sus padres le respondían de mala manera a toda la gente que les preguntaba por el paradero de ella. “Unas mamás del jardín vinieron a preguntar y no les daban explicaciones. Les decían que estaba todo controlado y no era así. La última vez que hablé con ella me dijo que había discutido muy fuerte con la madre y nunca apareció. Nunca llegó a contarme los motivos. Me cansé de llamarla”, dijo una mujer al ser entrevistada en Crónica TV.

“Ella era una mina muy simpática y muy buena. Era muy activa en las redes sociales y de un día para el otro se borró, cosa que era muy rara. Su hija para ella era todo. Hacía 6 meses que estaba organizando su cumple, además de su fiestita de egresados”, contó.

Y continuó: “La familia demostraba una imagen que no es. Son una basura. Que el padre se muera en la cárcel. El padre montó una escena. Y mandó un mensaje de un celular desconocido donde decía que se iba a ir de viaje. Pero nos dimos cuenta de que no era de ella porque Ariana no escribía así. Era todo una mentira de ellos. Son una mierda”.

Por su parte su novio contó que en la casa de la familia Palacios vivían los padres con Ariana y la hija de 6 años que su novia había tenido con otra pareja. Adrián afirmó que sus suegros “se creían los padres de la nena”. La madre de Ariana, agregó el joven, trabajaba en el taller de una marca de lencería y el padre, en una funeraria.

«No quiero creer que hay encubrimiento familiar, no creo que hayan sido cómplices, al menos la hermana con la que hablé en su momento. La madre sí puede ser, aunque a esa hora, las 11 de la mañana donde supuestamente fue asesinada, estaba trabajando y sólo estaban ella y el padre», agregó el novio de la joven.

 

 

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *