«Las transformaciones profundas requieren de fuerzas populares masivas»

Por GUSTAVO ZAPATA

Secretario General CTA Morón, Hurlingham e Ituzaingó

 

Resistencia y salida de la crisis. El debate de los trabajadores

En un contexto preelectoral, cuando el conjunto de la sociedad debe decidir sobre continuidades o transformaciones en la política oficial, los delegados de fábricas, trabajadores estatales, docentes, universitarios, de comercio, cooperativas, debatimos el pasado miércoles 2 de agosto.

Y lo hicimos de cara a los candidatos que pueden llegar a representarnos en el Congreso, Walter Correa de la Corriente Federal Sindical/CGT, María Reigada y Pedro Wasejko de la CTA de los Trabajadores, ambos en el Frente de Unidad Ciudadana.

Hoy se reproduce en otro contexto, la batalla por la 125 (retenciones extraordinarias por rentas extraordinarias) que dividió aguas entre los que entendíamos que era una herramienta formidable de defensa del consumo popular y de distribución de la riqueza, y aquellos que interesadamente compraron que «se metían con el campo». Los trabajadores no podemos ser neutrales en esta decisión soberana: o frenamos unidos el ajuste brutal de salarios, condiciones de trabajo y desocupación, o dividimos nuestras fuerzas apoyando aventureros del infantilismo izquierdista y/o colectoras macristas revestidos de guardianes de la seguridad (del privilegio y los negociados). Los que nuevamente coman vidrio y voten a sus verdugos difícilmente entiendan estas líneas.

Los compañeros de la CTA y la CFS/CGT, fueron los que construimos la resistencia a los despidos durante el 2016, por ejemplo recuperando 2800 puestos de trabajo de los 3000 despedidos en el Ministerio de Educación, o derrotando cuatro veces a la gobernadora María Eugenia Vidal y su política de achicamiento de la Escuela Pública. Esas derrotas fueron impedir el acceso a la conducción del SUTEBA a la candidata de Clarín/Vidal, manteniendo la unidad de la comunidad y los sindicatos del frente docente que sostenían el conflicto, perforando el techo salarial del 20% que se imponía como orden presidencial y resistiendo el doble castigo del descuento de los paros dando clases en el receso escolar. Los que entregaron el conflicto de AGR por unos minutos de televisión en TN no son una opción, aunque posen de combativos: están en todos los conflictos, pero no triunfan en ninguno.

Las dos CTA y la CFS/CGT en unidad, sostuvimos el glorioso marzo de este año, cuando fuimos parte nuclear de la movilización de millones de argentinos y argentinas contra los ajustes, en defensa de la Escuela Pública, contra el 2×1 y llegamos el parazo del 6 de abril.

La unidad en la acción tiene hoy un brote de unidad orgánica. Y quien lo vio claramente fue la compañera Cristina Kirchner, planteando que las banderas sectoriales deben subordinarse a la bandera de los que sufren y trabajan.

Desde esa perspectiva es que los delegados de base del espacio sindical tenemos la obligación de militar la unidad con hechos concretos. Siguiendo el ejemplo docente, en el Posadas el STS/CTA Yasky y la Ciccop/CTA Micheli, junto a los compañeros de la Verde Blanca de ATE damos la pelea contra la militarización del hospital, la privatización de servicios y el empeoramiento de las condiciones de trabajo de los enfermeros. Desde ese camino construimos ya en 2005 el MOPOSI en Morón y las mesas en defensa del Trabajo en Ituzaingó o el Foro Social de Morón, conjuntamente con cámaras empresarias PYME, la Pastoral Social y sindicatos regionales de la CGT.

La unidad «por abajo» de los que nos quedamos fuera de las políticas neoliberales macristas y sufrimos sus consecuencias es el prerrequisito para la unidad «por arriba». En esos ámbitos construimos la agenda popular que luego trasladamos al campo de la política partidaria.

Así se construyeron algunas de las mejores y más duraderas políticas del gobierno kirchnerista. La agenda de los trabajadores que resistimos los 90 con el FRENAPO: Asignación Universal por Hijo, estatización de las jubilaciones y empresas nacionales, planes sociales inclusivos para sostener el mercado y recalificar la mano de obra.

Las transformaciones profundas requieren de fuerzas populares masivas, organizadas y conscientes de sus intereses, como lo dice hasta el cansancio nuestro Secretario General Hugo Yasky, uno que no transa, resiste carpetazos y articula la resistencia. Pero que hoy, con nuestro apoyo militante, nos da la oportunidad de llevar la voz de los trabajadores al Congreso. Del mismo modo que la docente Viviana Lodos o el metalúrgico Agustin Colovos lo harán en el Concejo Deliberante de Hurlingham.

Por eso los trabajadores y sus representantes estamos generando este debate en unidad.

Share Button

Artículos relacionados...