Marcha atrás de la jueza Forns y pista libre para Flybondy en El Palomar

Por Gabriela Chamoro.
Luego de la Feria Judicial la jueza Martina Forns dio marcha atrás en su medida cautelar que frenó el comienzo de actividades de aeronavegación en el Aeropuerto de El Palomar a la empresa Flybondi, que ahora podrá operar hasta 77 vuelos mensuales.
El 9 de febrero, los vecinos de Hurlingham y El Palomar la zona estarán mirando hacia el cielo para ver quién gana la pulseada, si el Gobierno o los vecinos y organizaciones que se niegan a la apertura comercial del aeropuerto. En el caso de que una nave cruce el horizonte, lo cual es lo más probable a estas horas… la balanza obviamente se inclinará para el lado de los más poderosos por más protestas, estudios y cautelares de por medio.
En los últimos días se dio la primer carta positiva para el Gobierno, que a pesar de los muchos tropiezos y obstáculos desde que comenzó este «negocio», siempre estuvo muy seguro de que llegaría a buen término, de hecho jamás dejó de vender tickets para los viajes. Lo concreto es que la jueza Federal de San Martín, Martina Forns, falló a favor de habilitar la base aérea como aeropuerto.
Todavía no queda claro cómo ni por qué cambio de idea, ya que ella misma había sido la que antes había presentado el recurso de amparo y demorado la apertura de la pista exigiendo un informe ambiental.  
Ahora, luego de haber recibido dicho informe, y aunque se haya realizado con aeronaves distintas a las que utilizará la compañía de low cost, Forns cambió de idea y sólo puso un tope: que se hagan tres aterrizajes y tres despegues diarios (no incluye el tráfico aéreo de los aviones militares).
La jueza asegura que también exigió que se saque todo el material explosivo remanente de los depósitos militares y que se continúe con el monitoreo del impacto ambiental de las operaciones en marcha además de que en los próximos 60 días el Ministerio de Transporte de la Nación convoque a una Audiencia Pública, pero poco se habla de si se tocarán o no los hangares vinculados a los vuelos de la muerte durante la última dicta-dura militar y que están protegidos por la ley de Sitios de Memo-ria o qué pasa con el riesgo que supone que a metros de la pista hay un alambrado que linda con la Escuela Técnica 4 y que el Colegio Emaús se encuentra a apenas 500 metros del aeropuerto en línea recta. Bueno, evidentemente, son «detalles» para la jueza y para todos los que están trabajando vertiginosamente poniendo carteles amarillos en la autopista para que los pasajeros sepan dónde bajar para subirse al avión que por «pocos pesos» le permitirá llegar a distintos destinos.
Aeropuertos Argentina 2000 invertirá $110 millones de un total de $1600 millones destinados al reacondicionamiento de El Palomar. En el interior de la terminal ya se observa el avance contra reloj con puestos de atención al cliente, asientos, plantas e incluso un escáner de equipaje.
Por su parte los vecinos de Hurlingham, Tres de Febrero y Morón aseguraron que el levantamiento de la medida cautelar por parte de la jueza es «ilegal» y por ende «nulo».
Para ellos tanto el Ministerio de Transporte, como la ANAC, el Orsna y Aeropuertos Argentina 2000 están «involucrados en un escándalo de corrupción»
Lucas Marisi, abogado y vecino, quien encabezó el amparo aseguró que la decisión de la jueza «falla deliberadamente en contra de la ley al no permitirnos ejercer el derecho a la defensa en juicio» y adelantó que apelará la medida a la Cámara de segunda instancia de acuerdo con el principio precautorio de la ley de Ambiente. 
Como si fuera poco, varios vecinos de El Palomar recibieron cartas de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), en ellas en forma muy protocolar se les explica que su edificio, su terraza, su antena o su árbol son un «obstáculo» para el desarrollo del aeropuerto. ¿Qué tendrán que hacer?, no se sabe, si embalizarse, implotarse, o mudarse a otro barrio, el tiempo lo dirá.
Hasta ahora no parece haber obstáculos para que pasado mañana salga el primer avión con destino a Córdoba.
Así es que la otrora jueza que era vinculada a Justicia Legítima y defendida por el común de los mortales ya que fue la que en 2016 falló en contra de los tarifazos, se volvió con esta acción, funcional al ministro de Transporte Guillermo Dietrich, a las autoridades de FlyBondi- empresa encabezada por Richard Guy Glusman, ex socio del vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, en el fondo Pegasus—  y también al Grupo Eurnekian que ya lanzó su Corporación América Airports a cotizar en la Bolsa de Wall Street.

Share Button

Artículos relacionados...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *