Nota de La Tecla: Inmobiliaria Acuña en Hurlingham

tapa de la tecla

 

La revista política La Tecla, que se edita en La Plata para toda la provincia de Buenos Aires, dedicó su última edición a Luis Acuña. Fue nota de tapa y en el interior de la revista desarrollaron una nota de seis páginas. Esta es la reproducción parcial de ese artículo.  

 

Hurlingham: Inmobiliaria Acuña

 Uno de los barones históricos decidió alquilarle, con opción a compra, tierras municipales a una empresa privada. En el predio que cedió estaba previsto crear un parque industrial. El accionar del  intendente provocó que la oposición lo denunciara. La polémica por otras tierras

Uno de los grandes problemas que se dan a lo largo y a lo ancho de la provincia de Buenos Aires, principalmente en el Conurbano, es la falta de tierras, más aún para los que buscan construir una vivienda.
Hurlingham no es la excepción, ya que miles de vecinos del distrito sufren esta problemática. Sin embargo, el intendente, Luis Acuña, parece tener las cosas claras con respecto a los terrenos. Con sólo una carta pidiendo un pedazo de suelo, el jefe comunal lo cede, sin que el Concejo Deliberante lo debata. Al menos si se trata del dueño de una empresa privada.
Es que el alcalde de Hurlingham firmó un contrato de comodato inmobiliario con opción a compra con la empresa de Egidio Ricco, “Transportes Ricco”. En dicho acuerdo, el dirigente del Frente Renovador le cedió al empresario un predio de más de cinco hectáreas.
A pesar de que todo salió a la luz en 2014, la historia comenzó hace más de un año. Según consta en el contrato al que tuvo acceso La Tecla, el 10 de junio de 2013 Egidio Ricco le solicitó al intendente Acuña, mediante una misiva que llegó a su despacho, “la cesión en alquiler con opción a compra de una fracción de terreno de aproximadamente 5 hectáreas”.
Dichas tierras están ubicadas en la localidad de Wiliam Morris, en la intersección de la calle Gorriti y el camino del Buen Ayre, y el predio son más de 5,5 hectáreas.
El hombre del Frente Renovador que comanda los destinos del distrito de la Primera Sección desde el año 2001, lejos de analizar y estudiar la solicitud con el Concejo Deliberante, y de hacerles conocer la propuesta a los vecinos, prefirió tomar él solo la decisión, que finalmente fue positiva para Ricco, pero no para los que esperaban que esas tierras tuvieran una finalidad productiva, como, por ejemplo, la construcción del parque industrial que Acuña prometió en ese lugar, aunque parece que el mandatario le encontró una salida más redituable.
El vínculo acordado entre Acuña y Ricco es por un plazo de diez años, venciéndose en julio de 2023. Una vez cumplido ese tiempo, se estima que el lugar en cuestión estará listo para ser vendido y, claro, la prioridad la tendrá el propio empresario transportista, que ya tiene todo preparado para llevar adelante construcciones para conseguir la infraestructura necesaria para dicha empresa.
Según consta en el contrato, además, el precio de venta del predio será “a un valor base equivalente a la tasación oficial vigente a tal fecha, en relación al valor venal de la tierra, por una parte, y por la otra, la tasación oficial de las mejoras e inversiones que en el predio haya realizado la empresa”.
Entre las obligaciones que Ricco tiene que cumplir, según consta en el contrato, el todogeneroso Acuña insta a la firma transportista a un nuevo negocio para la propia empresa. En el último punto, el intedente distrital le ordena “ceder a la firma Telecom – Personal un espacio para la instalación de una estructura soporte de antena de telefonía móvil, en la forma y modalidad que resulte conveniente para el comodatario y la empresa mencionada”. De esta ma-nera, Ricco cobrará un canon importante por el suelo que actualmente él alquila.
De este convenio entre ambas firmas, Luis Acuña sólo exige que se cumpla el pago de las tasas vigentes. Según consta en el mismo contrato, el valor del alquiler, que se comenzó a cobrar en febrero de 2014 -a pesar de que se firmó a mediados de 2013-, es de 42 mil pesos; “dicha suma será reajustable en forma semestral conforme al incremento que sufran las tasas que por concepto de Servicios Generales percibe la municipalidad”.
El concejal del Frente para la Victoria Adrián Eslaiman aseguró a este medio que “el precio es irrisorio, es una barbaridad”, y detalló: “Alquilar un galpón o una nave industrial en Hurlingham cuesta, al menos, 15 mil pesos, y en este lugar entrarían más de veinte galpones. Aunque deben construirse, el municipio alquila semejante predio a un precio de tres galpones”.
Acuña, en ese mismo trato con Ricco, le pidió que le ceda “una porción de tierra suficiente para la instalación de una dependencia de la Superintendencia de Seguridad Siniestral, dependiente de la Policía de la provincia de Buenos Aires”, aunque luego esto se modificó.
El 16 de junio de este año el alcalde cambió la anterior obligación y firmó una adenda al comodato, por la que la empresa se compromete -a su costo- a “la construcción de las instalaciones necesarias para el funcionamiento del Comando de Patrullas Comunitario en el predio ubicado sobre la avenida Gorriti”. Esta última movida de Acuña se dio tiempo después de que el tema comenzara a tomar estado público. Por ejemplo, al Concejo, la información oficial del contrato recién entró cuando finalizaba el primer trimestre de este año.

La denuncia
Raúl Alberto Zurita, en representación del Consejo del Partido Justicialista de Hurlingham, llevó adelante una denuncia penal contra el jefe comunal. En dicha presentación se apunta a “la presunta comisión del delito de negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública”, debido al contrato firmado entre el municipio y Egidio Ricco.
En su denuncia, Zurita afirma que en el convenio entre las partes se “otorga la opción de compra al Sr. Ricco favoreciéndolo inusual y desmedidamente”, y resalta que el precio de alquiler “es irrisorio”, entre otras cuestiones. El denunciante asegura que “Acuña intervino funcionalmente en el proceso administrativo que conformó el contrato buscando un provecho, utilidad o ganancia personal o de un tercero”.

Otras tierras en conflicto
El convenio entre Acuña y Ricco le salió bien al intendente, pero, al parecer, no es la primera vez que cede terrenos para este tipo de emprendimientos. Según contó el edil de FAUnen Lautaro Aragón, “a la empresa Don Pedro -también de logística-, que está ubicada frente al polideportivo, también le ha ido vendiendo tierras municipales”. Agregó: “Don Pedro fue comprando de a poco tierras, algunas al ejército y otras al Ejecutivo municipal. En un momento el ejército le empezó a vender al municipio y Acuña le vendió esas tierras a la empresa”.
Este año Acuña también intentó hacer una jugada con tierras del polideportivo municipal, aunque no le salió como esperaba. Es que quiso vender, a través de una licitación pública, una de las 21 hectáreas del predio, a cuatro millones de pesos. Dicho llamado nunca se aprobó en el Concejo Deliberante. Desde la oposición indican que esto se debe a una ordenanza que el propio Acuña envió al Concejo en 2012, y que sus ediles votaron.
En ella consta que el Ejecutivo municipal podrá proceder a la venta de tierras a privados, dar en alquiler, en comodato con opción a compra y/o cualquier otro medio que considere conveniente; siempre y cuando deje diez hectáreas para el polideportivo. El primer intento de vender no le salió bien, ya que la movilización de vecinos hizo que no se presentara ningún oferente.
En la oposición nadie quiere descuidarse, porque temen que los convenios “sospechosos” del jefe comunal continúen, y que el municipio siga perdiendo tierras a manos de privados gracias a la lapicera de Luis Acuña.

Opositor contra Acuña por privatizar tierras

El concejal del Frente para la Victoria, Adrián Eslaiman, habló con La Tecla a raíz de la polémica por las tierras que se da en Hurlingham debido a cómo el jefe comunal, Luis Acuña, utiliza las tierras municipales. El edil contó que los predios que «andan dando vueltas las utiliza para privatizarlas”

El martes, La Tecla publicó, bajo el título: «Hurlingham: Inmobiliaria Acuña», el sospechoso alquiler con opción a compra de un predio de casi 6 hectáreas a una empresa privada, y otros manejos llamativos que los opositores ven en el distrito de la Primera Sección electoral.
El concejal del FpV, (Nuevo Encuentro), Adrián Eslaiman habló con La Tecla y aseguró que “hace un par de meses estuvimos repudiando y evitando que el intendente venda tierras del polideportivo; ahora estamos ante un nuevo intento de cederle tierras que son del municipio a una empresa privada”.
El dirigente kirchnerista se quejó del accionar de Luis Acuña al señalar que “aquí no ha habido licitación, lo que se hizo fue cambiar la rezonificación como zona industrial para después poder hacer este negocio”.
Molesto por la decisión unilateral de Acuña, Eslaiman además recordó las dificultades para conseguir terrenos en el Gran Buenos Aires: “En el Conurbano, uno de los problemas que tenemos es la falta de tierras, y este señor (por Acuña), lo que hace con todas las tierras municipales que andan dando vuelta es utilizarlas para privatizarlas y dárselas a empresas”.
Con respecto al predio en cuestión, el edil sabbatellista recordó: “En ese lugar, hace dos años, el intendente, junto con los industriales de Hurlingham y los vecinos, puso la piedra fundamental de un parque industrial, y ahora lo que hace es alquilar el lugar a una logística y con opción a compra. Esas tierras todavía son propiedad del Ceamse; cuando el municipio reciba la escritura final con la documentación que se está realizando, inmediatamente venderá las tierras a esta empresa”.

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *