Nuevo juicio oral por el secuestro y la desaparición de vecinos de Hurlingham ocurridos en 1976

Por primera vez van a ser juzgados los delitos cometidos en los centros clandestinos de detención “Cuatrerismo-Brigada Güemes” -o “Puente 12” o “Protobanco”- y la Comisaría de Monte Grande. El juicio comenzó el 2 de noviembre y está a cargo del Tribunal Oral Federal N° 6. Edgardo Lombardi, Margarita Weisse y Alicia Inés Rabinovich, todos de Hurlingham fueron algunas de las víctimas que aún permanecen desaparecidas. Alejandra Rabinovich, hermana de Alicia, declaró en el juicio.

Comenzó el juicio oral y público por los delitos de lesa humanidad cometidos contra 150 personas en el centro clandestino de detención de Puente 12, “Cuatrerismo-Brigada Güemes”, entre noviembre de 1974 y febrero de 1977, y en la comisaría de Monte Grande entre julio de 1976 y octubre de 1978. Es la primera vez que los crímenes cometidos en esos centros clandestinos van a ser juzgados.

En la causa, que comenzó su instrucción hace once años, estaban imputados quince miembros del Ejército y de la Policía Bonaerense a quienes se les atribuyen los delitos de privación ilegal de la libertad, imposición de tormentos y homicidios. Cinco de los imputados fallecieron y uno fue apartado del proceso por incapacidad. Solo van a rendir cuentas a la justicia nueve, entre ellos Miguel Osvaldo Etchecolatz, comisario a cargo de la Dirección General de Investigaciones, de donde dependía la División de Cuatrerismo.

La cantante Alejandra Rabinovich es hermana de Alicia Inés Rabinovich secuestrada el 10 de setiembre de 1976 en el Barrio Cartero. Alicia permanece desaparecida y Alejandra, 41 años después, concurrió a Comodoro Py a declarar en el postergado juicio.

“Por fin llegó el día del juicio oral” exclamó Alejandra y explicó que “este es un juicio de lesa humanidad por el centro clandestino que se conoce como Puente 12, un lugar que pertenecía a la policía, y que era un centro clandestino que funcionaba desde el año 1974, con la Triple A, y que se extendió hasta el año 77.  Nosotros pudimos reconstruir la historia porque a mi hermana Alicia, que era militante del MR 17, que vivió en Hurlingham, ella vivía en la calle Santa Ana, madre de dos hijos, uno de dos años y otro de seis y cuando se iba a trabajar los dejaba en la casa de mi padre. Una noche escuchamos bombas y estruendos y como no vino a traer a los chicos mi papá salió a la calle y fue a su casa y estaba todo revuelto y los chicos son estaban, más tarde pudimos recuperarlos porque los habían dejado en la casa del vecino. En ese mismo operativo la secuestran también a Lucia Fariña, amiga de Alicia y se la llevan a las dos en camisón, de ahí se van para la calle Dante a la casa de Edgardo Lombardi y Margarita Waisse, donde estaba otra amiga Armandina Gladys Peralta, y desde ahí se los llevan a los cinco, permanecen desaparecidos, salvo Lucia que la liberaron a los diez días y que es la que después nos cuenta que estuvieron en la Brigada Güemes, y gracias a ella pudimos reconstruir todo lo que vivieron y el espanto que fue ese lugar. Después nosotros ya no supimos más sobre el destino de Alicia hasta hoy, como tampoco supimos el destino de los otros compañeros”.

Alejandra Rabinovich supone que “todo indica que va a ser un juicio que durar hasta el año que viene. Vamos a ver lo que sucede, ya el hecho de poder contar y reconstruir la memoria ya es un montón y esperamos que se pueda hacer el máximo de justicia” y aclara “esperamos que las condenas sean con cárcel efectiva y común y que se les dé el máximo para estos genocidas”.

EL JUICIO

El ex director de Investigaciones de la Policía bonaerense, Miguel Osvaldo Etchecolatz, es juzgado junto a otros siete ex miembros de esa fuerza y a un ex jefe militar a partir de este jueves, en el marco de un proceso por crímenes de lesa humanidad cometidos contra 125 víctimas en la División Cuatrerismo de la Brigada Güemes, en La Matanza, y en la Comisaría 1era de Monte Grande, partido de Esteban Echeverría.

El represor Miguel Etchecolatz Foto:Carlos Cermele/Telam/ef

El debate oral y público está a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº6 de la Capital Federal. Los jueces a cargo del proceso son Julio Panelo, José Martínez Sobrino y Herminio Fernando Canero. El Ministerio Público Fiscal es representado por la fiscal federal Ángeles Ramos y las fiscales ad hoc Viviana Sánchez y Clarisa Miranda.

Etchecolatz llega a juicio oral y público junto a los entonces oficiales subinspector José Félix Madrid y Guillermo Horacio Ornstein, quienes se desempeñaban bajo la órbita de la Dirección General de Investigaciones de la Policía bonaerense; los ex cabo de la División Cuatrerismo de La Matanza, Ángel Salerno y Carlos Alberto Tarantino; el ex cabo de la comisaría 1era de Monte Grande, Nildo Jesús Delgado; y los ex guardias dedicados a la custodia de detenidos de esa seccional, Alberto Faustino Bulacio y Daniel Francisco Mancuso.

A ellos se suma el entonces jefe del Regimiento de Infantería Mecanizada de La Tablada “General Belgrano” y, como tal, jefe del Área Militar 112, Federico Antonio Minicucci, en cuya jurisdicción se encontraba el partido de Esteban Echeverría.

Los ocho ex policías y el ex militar están acusados de haber tenido responsabilidad en diferentes hechos -que padecieron, en total, 125 víctimas- de privación ilegítima de la libertad agravada y de aplicación de tormentos agravados. Etchecolatz y Minicucci, además, están acusados en tres y en un homicidio calificado, respectivamente.

Esta causa también contaba con otros cuatro acusados que fallecieron o fueron apartados del proceso por razones de salud: los entonces comisario, subcomisario y agente de la División Cuatrerismo, Mauricio Colicigno, Fernando Svedas y José Vicente Sánchez, respectivamente, y el ex jefe del Grupo de Artillería I y, por ende, jefe del Área 114 -con dominio territorial sobre el distrito de La Matanza-, Hugo Ildebrando Pascarelli. Con ellos en juicio, la cantidad de víctimas del debate hubiera sumado 150.

El juicio que llega con nueve acusados a debate oral y público es consecuencia de la investigación sobre los crímenes en el ámbito del Cuerpo I del Ejército, que ocupaba territorialmente la Capital Federal, gran parte de la provincia de Buenos Aires y la provincia de La Pampa. Si bien la mayoría de los acusados son policías bonaerenses, la conexión de esos centros clandestinos de detención con las jefaturas de área 112 y 114 y su relación con las investigaciones desarrolladas por la justicia federal porteña en la denominada causa del “Cuerpo I” -que tienen como responsables en la fase de la instrucción al juez Daniel Rafecas y al fiscal Federico Delgado- derivaron en que este juicio se desarrolle en el fuero federal de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

LOS CENTROS CLANDESTINOS

El centro clandestino de detención (CCD) que funcionó en la División Cuatrerismo de Policía de la provincia de Buenos Aires fue conocido como “Cuatrerismo Brigada Güemes” y posteriormente individualizado en algunas investigaciones como “Protobanco”. Estuvo asentado en la zona geográfica denominada “Puente 12”, en Camino de Cintura y Autopista Richieri, de la localidad de La Matanza. En esas instalaciones se desplegó la actividad ilegal y clandestina entre noviembre de 1974 y febrero de 1977.

La denominación “Brigada Güemes” tiene su correlato en que la División Cuatrerismo era una de las dependencias de esa brigada. En efecto, la Brigada Güemes pertenecía a la “Agrupación General Güemes”, la cual a su vez dependía de la Dirección General de de Investigaciones con sede en La Plata y estaba compuesta por la ya indicada División Cuatrerismo, el Destacamento de Infantería, la Sección Canes, el Destacamento de Caballería y la Agrupación de Bomberos, todas situadas en “Puente 12”.

Por su parte, la Comisaría 1era de Monte Grande, ubicada en la calle Santamarina 474 de esa localidad, funcionó como centro clandestino de detención y tortura entre julio de 1976 y octubre de 1978, además de llevar a cabo sus funciones regulares. En las acusaciones que se leerán este jueves en el inicio del debate, el fiscal Delgado señaló que se ha acreditado que allí fueron alojadas personas trasladadas desde otros CCD, como El Vesubio y Cuatrerismo.

Share Button

Artículos relacionados...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *