Parque Industrial, un desafío

 

Octavio Mujica
Por Enrique Octavio Mujica ||

A diferencia de otros municipios, en Hurlingham no hay ningún Parque Industrial.

El desarrollo de un Parque Industrial en Hurlingham es hoy una necesidad imperiosa y, a la vez, resalta la escasa respuesta de la actual administración municipal en la materia, pues en los últimos diez años a nivel país la cantidad de parques industriales se multiplicó por tres (de 87 a 316) y acá el único predio disponible quedó parcialmente en manos de una empresa de transporte de carga, a pesar de que se llegó a colocar una piedra fundamental como puntapié de su futura construcción. Sin embargo, todo el proyecto quedó en la nada.

Todo hace suponer que la idea del parque industrial pareciera que hoy cayó en el olvido por parte del municipio. Pero debemos pensar que una política de promoción industrial no consiste sólo en modelar un parque industrial, sino de un municipio activo que promueva y conjugue las políticas públicas a nivel nacional y provincial (créditos Bicentenario, programa de exportaciones, capacitaciones en venta, interactuar con el INTI, marketing, etcétera) con las industrias locales.

Pero volvamos a la idea del parque industrial. Los modelos posibles tienen algunas variantes. Están los mega, como es el de Ezeiza, de 450 hectáreas; luego vienen los medianos de entre 35 o 60 hectáreas promedio. Y también surgieron los denominados mini parques, cuya superficie no superan las 15 hectáreas o se realizan en las grandes naves industriales que están sin actividad (ejemplo: Parque Industrial La Cantábrica, en Morón).

Un ejemplo a tomar en cuenta en esta materia es Berazategui que ya desarrolló cinco Parques Industriales. Dos lo hicieron utilizando las grandes naves industriales de una textil y empresa dedicada al vidrio. Luego materializó dos mini parques (de 10 y 15 hectáreas), donde se radicaron pequeñas industrias. Por último, concretó sobre 40 hectáreas, a la vera de la Autopista Buenos Aires La Plata, un parque industrial que se orientó al sector del mueble.

¿Qué se podría hacer en Hurlingham? Por un lado desarrollar las tierras que tiene pensado ceder para este fin el INTA, a través del Gobierno Nacional, como en su momento lo adelantó Juan Zabaleta, el concejal del FpV, en diálogo con la prensa. Habría que estudiar la cantidad de terreno disponible. ¿Alcanza para construir uno mediano o sólo para uno mini? Habrá que estudiarlo.

A su vez, habría que retomar la idea original de las 24 hectáreas disponibles del fallido Parque Industrial que se pensó a la vera del Camino del Buen Aire, y que llega con el límite del municipio de Ituzaingó.

Y por último, habría que observar cuáles serían las posibles naves industriales existentes en desuso y con deudas fiscales que, compensación mediante, se puedan destinar como parque industrial. La idea de un sector planificado obligará definir si queremos atraer la radicación de nuevas industrias, además de las que ya están instaladas en el distrito y quisieran re ubicarse.

La implementación de un Parque Industrial requiere el esfuerzo conjunto de sector público y privado. Mientras que los fondos para construcción de la infraestructura no es difícil de obtener, pues hay varias partidas específicas para estos desarrollos tanto a nivel provincial como nacional. Por otro lado, delinear la metodología de acceso a los terrenos; poner pautas de inversión, fijar tasas, ntre muchos otros puntos que requiere instalar un sector planificado.

política de prmoción industrial a través de creación de Parques Industriales

Parque Industrial de Pilar. En los últimos 10 años los parques industriales se multiplicaron por tres, pasando de 87 a 316, en todo el país.

 

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *