Recordando al Gordo Gutiérrez

Oscar "el gordo" Gutiérrez fue profesor de historia de Hurlingham

Homenaje.

Oscar Gutiérrez fue profesor de historia de escuelas secundarias de Hurlingham, de Morón e Ituzaingó y dirigente de la Democracia Cristiana. Falleció recientemente y esta nota es una manera de homenajear a un docente con mayúsculas.

Por Rody Rodríguez ||

Mañana van a hacer tres meses que murió el Gordo Gutiérrez. Para los que transitaron las aulas del Echeverría y del Dorrego, como alumnos, como docentes o en cualquier función, su recuerdo es gratamente inevitable. También lo recuerdan aquellos que compartieron espacios políticos no solo en Hurlingham, si no también en Ituzaingó y en Morón, donde además tuvo un puesto de diarios y revistas, que el mismo atendió, ejerciendo otro tipo de “horas cátedra”.

Oscar “El Gordo” Gutiérrez, era profesor de historia, militante progresista, con activa participación política en el Partido de Ituzaingó.

En Hurlingham dejó su huella en la docencia. Algunos recuerdan que “tuvo mucho que ver en la imposición del nombre Manuel Dorrego, para la Escuela Secundaria N° 4”, la del turno tarde en el edificio que compartían con el Esteban Echeverría, la escuela de la mañana, en la que también era profesor.

Calidad de docente y calidez como ser humano son dos de las características con las que el Gordo Gutiérrez lograba cautivar desde la primer clase a sus alumnos.

Ser docente en épocas de la dictadura militar, y encima profesor de historia, fue una tarea muy difícil. Antes del Golpe, Oscar Gutiérrez disfrutaba dando clases de ERSA (Estudio de la Realidad Social Argentina), era una materia incluida en el programa de la secundaria en 1974, que “tendía a promover entre los estudiantes la aptitud y la metodología para el análisis crítico de la sociedad, para la investigación, el diálogo y la creatividad…”.

Obviamente, con la Dictadura a cargo del gobierno, la materia se levantó de la currícula por que según las autoridades educativas del Proceso de Reorganización Nacional que conducía Jorge Rafael Videla, “ERSA promovía el espíritu subversivo de la juventud”.

Muchos de los alumnos de segundo año, chicos de 14 años, festejaron en el 76, tener una materia menos, pocos entendieron por que Gutiérrez les dijo a sus alumnos, con lágrimas en los ojos, que ERSA no se daba más. Había todo un símbolo en la “desaparición” de esa materia.

Defensor de Juan Manuel de Rosas, admirador de Manuel Dorrego y de Mariano Moreno, Oscar Gutiérrez siempre encontraba el momento para hablar de esa historia de la que no se podía hablar en clase. Lo hacía fuera de hora, con grupitos muy chicos de alumnos, con la cautela que la época obligaba.

Siempre tenía un consejo para los pibes, a los que trataba de una manera en la que muy pocos profesores lo hacían. Para él la autoridad no se imponía a los gritos ni amenazando con amonestaciones. Su autoridad surgía de su carisma, de un liderazgo natural que hacía sentir cómodo a los pibes, incluso a los más “vagos”.

Apasionado por la historia y por la educación, encontró en la militancia política la actividad que le permitió reunir sus pasiones. Militó en la Democracia Cristiana, integró el Frepaso y Proyecto Sur.

“Educar es un acto político, en cuanto supone un modelo previamente establecido de una sociedad históricamente realizable”, escribió Gutiérrez alguna vez, inspirado en Paulo Freire y su pedagogía de la liberación que tanto influyó en ERSA, la materia desaparecida con la dictadura. En ese sentido el Gordo insistía en que “en un proyecto político de liberación, la educación debe ser uno de los derechos humanos irrenunciables a la hora de construir un proyecto de país”.

Oscar Gutiérrez, hacía un tiempo que había elegido La Choza para vivir, un paraje que parece haber quedado detenido en el tiempo, una postal de principios del siglo pasado, ubicado en las afueras del Partido de Las Heras.

El Gordo falleció el martes 28 de octubre, a los 72 años. Mantuvo hasta el final su cara de gordo bonachón, su sonrisa pícara y su inseparable boina.

 

Share Button

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Walter dice:

    Excelente docente. Dejó la importancia de la mirada crítica en los medios de comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *