Cómo sigue esto: Exageraciones, errores y una nueva campaña electoral

Por RODY RODRÍGUEZ.

Lucas Delfino es un político de pocas palabras, y no porque hable poco, sino por que utiliza muy pocas palabras en su discurso. «Cambio», « transformación», «pasado», «futuro», «desarrollo», «histórico»… son algunas de sus preferidas. Y en ese uso y abuso de ese puñado de palabras suele darle carácter «histórico» a hechos que no justifican ese calificativo, salvo para su historia personal. Por ejemplo, el triunfo de Cambiemos en estas elecciones para concejales, no tiene nada de histórico.

Si fue histórica la reelección de Juanjo Alvarez en 1999, por el 52% en medio del apogeo y de la ola de la Alianza; fue histórico el triunfo de Luis Acuña en las elecciones de 2011 cuando se quedó con las 10 bancas en juego, y fue histórica la victoria de Juan Zabaleta en el 2015 con triunfos de Cambiemos en la Provincia y en la Nación, dejando tercero a Acuña después de 14 años de intendente.

El abuso en el uso de algunas palabras no es solo una costumbre de Delfino. El titular del PAMI local, Sebastián Palacio Rius, calificó al jefe de campaña de Cambiemos, Alfredo Carrasco, como un «ejemplo de sabiduría y humildad». El tributo fue en oportunidad en la que Carrasco debió presidir Concejo Deliberante, días después de las elecciones, ante el faltazo de Martín Rodríguez. Eso fue para Palacio Rius la señal de que «el cambio se empieza a ver en Hurlingham». No existen datos certeros como para darle la razón a Palacio en caracterizar a Carrasco como “sabio y humilde”, pero si tiene razón en que hay un cambio evidente en la realidad política de Hurlingham. No son cambios históricos, como le gusta exagerar a Delfino, pero si son cambios significativos.

No solo el triunfo de Cambiemos es señal de cambio, la aparición de nuevos actores políticos -varios de ellos muy jóvenes- también lo es. La caída estrepitosa de Luis Acuña es otro claro síntoma de cambio.

Pero estas elecciones tienen otros datos llamativos: Otra vez se apunta a Juan Zabaleta como uno de los derrotados en las elecciones. Pero claramente Zabaleta no perdió contra Lucas Delfino, ocurrió algo peor, ni siquiera presentó lista para competir en estas elecciones. No fue suya la lista de Cumplir, ni tampoco fue suya la lista de Unidad Ciudadana, a la que sí apoyó después de las PASO. Esa adhesión le permitió a Unidad Ciudadana mejorar su desempeño con relación a las PASO, aunque el primer candidato del kirchnerismo, Martín Rodríguez, no quiso «aprovechar» el plus que significaba la presencia de Zabaleta en la campaña. Rodríguez buscó restarle protagonismo al intendente y decidió correrlo de la campaña y ponerse él como eje. Error de Rodríguez de creer ser hoy una figura de importancia y de peso en la política local y error de Zabaleta de haber quedado a mitad de camino, que es el peor lugar para la política. Delfino fue el beneficiario de esos errores, a lo que hay que sumar que perdurara la lista randazzista de Cumplir, que entre las PASO y las generales solo perdió poco más de 200 votos. La boleta que encabezó Damián Del Castaño obtuvo casi 5800 votos, que fueron determinantes, no para Cumplir que quedó último, pero sí para contribuir a la derrota de Unidad Ciudadana. Aunque cuando le preguntamos a un dirigente importante del PJ que apoyó a Cumplir, dónde hubieran ido esos votos de no haber estado esa lista, nos respondió «a otra lista peronista, siempre que no la encabezara la Cámpora». Una muestra del estado de fragmentación en la que se encuentra el espacio que le dio el triunfo a Zabaleta en el 2015.

LO QUE VIENE: En pocos días deben renovarse autoridades en el PJ, a nivel local la lógica indica que la presidencia quedará en manos de Zabaleta, aunque puede haber internas. En tanto este fin de semana, La Cámpora hará un nuevo acto, será en la ex CIDEC con presencia de algunos diputados kirchneristas. El «plenario» sirve para seguir marcando diferencias con el juanchismo.

Mientras Delfino sigue de recorrida por medios nacionales y sus adláteres repiten la consigna «vamos por todo». En diciembre se elige presidente del Concejo y se rumorea que vienen importantes cambios en el gabinete municipal antes de fin de año.

Parece que la campaña continúa. En realidad recién está empezando y terminará en 2019.

Share Button

Artículos relacionados...

1 Response

  1. Juan A. Margo dice:

    Para enfrentar a los patrones, unidad. Pero qué unidad?

    Los trabajadores y el campo popular en su conjunto ha sufrido una derrota electoral a nivel nacional, provincial y municipal, la disfracemos como sea. La derecha ajustadora, evasora y explotadora convence a sus víctimas, mientras nosotros seguimos cantando que vamos a volver. A qué? A la federacion de bandas que sostienen un liderázgo indiscutible en lo estratégico, pero que no logra asumir 3 derrotas consecutivas en lo táctico? A un proceso indudable de crecimiento industrial con inclusión real que no defienden sus propios beneficiarios? Al no reconocimiento de que si generás cabezas que se consideran clase media (categoría engañosa si las hay) luego votan a sus espejos de arriba? Al cero protagonismo de los trabajadores en un modelo que los tenía como principales favorecidos?
    La principal derrota que sufrimos es nuestra propia división. Mientras peronistas históricos desconocen la emergencia de una fuerza juvenil capaz de hacerse cargo de una elección con entusiasmo y arrogancia, los jóvenes desdeñan a todos los que no asumen sus análisis y conclusiones exitistas. El Plenario de UC fue una muestra de ello. El intendente y jefe pólítico mal que le pese, del conjunto de fuerzas que lo llevaron al gobierno, paseó sin avisar ni debatir con nadie. Los anfitriones lo ignoraron olímpicamente. Otras agrupaciones enviaron emisarios sin aportar a la discusión crítica necesaria para uno y otro lado. Otros se prueban el traje cuando ven liderazgos derrotados. Y la division avanza.
    Los trabajadores necesitamos un liderazgo centralizado, pero con una orgánica capaz de movilizar al conjunto poderoso de la militancia que no depende de contratos ni cobra a destajo. Gracias a esa fuerza somos la oposición real al gobierno de los CErOs.
    La derecha compra todo y vende una marca. Nosotros necesitamos un proyecto que nos lleve más alla de 2019, hacia un municipio mas justo y vivible, una provincia que desarrolle su potencialidades y no sólo el monocultivo y la especulación financiera. Para un pais que se una a latinoamérica para discutir desarrollo con China y Rusia, que busque otros mercados mientras despliega industria de cara ese gigantesco mercado que es sud y centromérica.
    Para eso tenemos que abandonar toda mezquindad y búsqueda de hegemonismos
    . Tenemos fotos de unidad, pero no tenemos una política que nos una. Un proyecto, ideas y ámbitos donde nos encontremos como compañeros y no como competidores de un premio inexistente. Como constructores de un futuro incierto, pero posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *