Un sistema de reparto poco representativo: Concejales por cociente pero sin votos

Por Rody Rodríguez.

En la provincia de Buenos Aires el reparto «proporcional» de las bancas de concejales se rige por el sistema ideado por el matemático estadounidense Thomas Hare, por el cual divide el total de votos válidos emitidos por la cantidad de bancas a cubrir y el resultado obtenido (denominado cociente) se utiliza para dividir, a su vez, la cantidad de votos que cada partido obtuvo individualmente. A cada partido le corresponde, por lo tanto, un resultado expresado en números enteros y decimales. El reparto de bancas a los partidos se realiza a razón de tantas bancas como números enteros hayan obtenido. El tema es cuando quedan bancas por cubrir.

Por ejemplo en la última elección, el cociente fue de 11.547, teniendo en cuenta los números enteros a Cambiemos le correspondían 4 bancas y 3 a Unidad Ciudadana. Ahora bien, de las tres bancas restantes, dos se las llevó Cambiemos (por haber salido primeros) y una se sumó a Unidad Ciudadana. 

El artículo 109 de la ley Electoral 5.109, establece que las bancas que falten se completan «con los candidatos de la lista que obtuvo mayor número de sufragios en la elección».

Este reparto permite el ingreso al Concejo de concejales sin votos. Este año el beneficiado fue Cambiemos, en otros ha sido casi siempre el Justicialismo. Con este sistema (que el gobierno actual como los anteriores no está dispuesto a modificar) el partido mayoritario tiene una representación desproporcionada. En realidad, a Cambiemos le regalaron más de 22 mil votos y a Unidad Ciudadana poco más de 2 mil votos. Mientras que Luis Acuña que obtuvo 11.508 no pudo ser concejal por 40 votos.

De este modo los macristas, Juan Manuel Lorenzo y Andrea Giorgini, asumieron como representantes del pueblo sin votos propios, lo hicieron con los 22.232 que les «regaló» el sistema de reparto. Mientras que el mencionado Acuña de 1País, Estela Ramazoti del Frente de Izquierda y Damián del Castaño del PJ tuvieron votos propios, reales, pero insuficientes como para ser concejales. Porque en el reparto de bancas por el sistema vigente, vale más el cociente que los votos.

Share Button

Artículos relacionados...