El triunfo fue de Cambiemos pero la noticia fue el derrumbe de Luis Acuña

Lucas Delfino de Cambiemos fue el ganador de las elecciones de octubre. Su lista se impuso a Unidad Ciudadana por 3000 votos de ventaja y sumó 6 concejales. Acuña quedó afuera por 17 votos. Para Senadores Nacionales en Hurlingham ganó Cristina Kirchner.

Esta semana recién se conocieron los resultados definitivos de las elecciones del 22 de octubre. No pasaron 20 días de los comicios, pero parece que hubiera sido hace meses que se votó.  En Hurlingham ganó Cambiemos. Con 3000 votos de diferencia la lista que lidera Lucas Delfino superó a la encabezada por el dirigente camporista Martín Rodríguez.  El macrismo triplicó su representación en el Concejo. No obstante la ola amarilla que avanzó en gran parte del país y en casi toda la provincia de Buenos Aires no pudo evitar el triunfo de la lista de Cristina Kirchner como senadora a nivel local.

Sin embargo la mayor repercusión mediática una vez conocido es escrutinio definitivo fue que el ex intendente Luis Emilio Acuña no lograra quedarse con una banca de concejal.

El acuñismo ya había dado señales de su derrumbe en las PASO, pero todavía conservaba la esperanza de ganar una banca, la que ocuparía el propio Luis Acuña. Pero el recuento definitivo dejó a Acuña en la puerta. El número fatídico fue el 17, (la desgracia) esa fue la cantidad de votos que le faltaron. Con ironía algunos de sus adversarios se preguntaban si tal vez esos 17 votos fueron los que le hubiera sumado la candidata a concejal Liliana Martucci, que abandonó 1País y renunció a su candidatura para apoyar a Cambiemos. Martucci es la esposa de Sandro Silva, ex jefe de campaña de Acuña, que en medio de escandalosas denuncias arregló su pase al macrismo.

Luis Acuña fue el hombre fuerte de la política de Hurlingham por casi dos décadas. Intendente durante 14 años, obtuvo respaldos electorales notables como en el 2011 con casi el 50% de los votos. Incluso en el 2013, pese a la irrupción de Juan Zabaleta en la política local Acuña se quedó con 44 mil votos. El declive comenzó en el 2015, cuando buscó ser reelecto como intendente y quedó tercero detrás de Zabaleta y de Lucas Delfino. Pero aun siendo tercero sumó 31 mil votos.

Las PASO marcaron el principio del fin. En solo dos años se les esfumaron más de 15.000 votos. En las primarias de agosto sumó algo más de 14 mil votos, pese al pobre desempeño, esos números le permitían ilusionarse con una banca o con dos, pero Acuña quedó atado al destino del massismo, que también hizo implotar su construcción política en los últimos años. Ahora Luis Acuña quizá busque renovar su contrato en el Senado de la provincia de Buenos Aires. Mientras en Hurlingham queda un bloque de tres concejales con destino incierto.

Share Button

Artículos relacionados...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *