«Veo otra vez florecer el odio hacia los pobres» expresó el obispo Vázquez

El obispado de Morón volvió a dar misa en el predio donde funcionó Felices los Niños, en William Morris, allí monseñor Jorge Vázquez inauguró un nuevo espacio de contención para jóvenes con adicciones. A la ceremonia asistió Juan Zabaleta.

El obispo de Morón, monseñor Jorge Vázquez, celebró la misa por la Jornada Mundial de los Pobres en el predio donde funcionaba la Fundación Felices los Niños en William Morris.

Una parte de esos terrenos están ahora en manos de la iglesia y la diócesis de Morón tiene como propósito convertir al lugar en un polo social y solidario con eje en la contención y recuperación de jóvenes que sufren adicciones. “El deseo de ser una Iglesia pobre para los pobres, de estar cerca de ellos generando esperanza, por eso este es un lugar de apuesta a la vida, tomándola sin juzgar”, expresó Vázquez.

En su prédica, el prelado dijo que “la diócesis de Morón es posta de caminantes, y también es tienda de campaña, donde se atiende a los heridos”.

En otro momento de la homilía, el obispo manifestó sentirse entristecido “por ver en estos días florecer otra vez el odio hacia los pobres”. “Escuché frases realmente terribles”, reconoció, “si odiamos a los pobres, odiamos a Cristo” y aseveró: “Jesús se identifica con los pobres y con las víctimas, porque él fue pobre y víctima”.
Durante la celebración, que contó con la presencia del intendente Juan Zabaleta, el obispo exhortó a los allí presentes a “evangelizar abriendo caminos de esperanza” y hacer de la palabra compromiso y acción puesto que “para nosotros, los cristianos, la Palabra se hizo carne”.

La Eucaristía fue celebrada en el marco de la Jornada Mundial de los Pobres instituida por el Papa Francisco.

LA SOMBRA

Nunca antes un Obispo había dado misa en ese predio, pese a que, teóricamente, pertenecía a la Iglesia Católica. Lo cierto es que cuando el cura Julio César Grassi era el que manejaba la Fundación Felices Los Niños, ese era un territorio que dominaba con exclusividad y ningún religioso quería correr el riesgo de estar a la sombra de él. Ni Justo Laguna (obispo entre 1980-2004) ni su sucesor Luis Guillermo Eichhorn (que estuvo al frente del obispado entre 2005-2017) pisaron el lugar también conocido como Hogar Don Bosco. Desde hace un tiempo la situación cambió, el que está a la sombra es Grassi, preso, cumpliendo una condena de 15 años por abuso sexual infantil y corrupción de menores, en el pabellón 6 de la Unidad Penitenciaria Nº 41 de Campana.

 

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *