Zabaleta no habla de las PASO y prefiere dedicarse de lleno a las tareas de gestión

juanchi

Por RODY RODRIGUEZ.

«Llegar así (con dos listas) no es el mejor escenario en el peronismo» reconoció el intendente en una entrevista televisiva, en la que evitó hacer referencia a la PASO y si, en cambio, incrementó su presencia en la calle. «La agenda de los vecinos no es transformar al peronismo» dijo y con respecto al año electoral, aseguró: «Tenemos que ponerle un freno a Macri en octubre. Ese es el objetivo».

Seguramente el cierre de listas para las PASO no fue lo pensado por el intendente Juan Zabaleta. Imaginó otro escenario, otros intérpretes. Imaginó hace más de un año, que los intendentes debían encarnarse en un nuevo peronismo, haciéndose cargo de la transformación y renovación de la provincia de Buenos Aires. Una especie de «peronismo necesario». Creyó que había entre los nuevos alcaldes «unidad de concepción» que permitiría luego lograr «la unidad de acción» tal como lo enseñara «el General».

En una reciente entrevista en el programa Primer Plano de Adrián Noriega, Zabaleta no ocultó su desazón: «Eso no salió bien. Y lo que no vimos es que a mediados del 2016 la agenda de los vecinos no era tanto transformar el peronismo, sino ver cómo empezábamos a trabajar ante la falta de expectativas en función de lo que está pasando en Argentina», expresó.

Zabaleta siguió hasta el final con la idea de plantear un debate en el PJ en el marco de las PASO. Acompañó en ese camino a Florencio Randazzo. Luego hubo discusiones, diferencias, que los protagonistas no hicieron trascender. «En el cierre de listas protagonizamos un debate muy fuerte» se limitó a decir Zabaleta en la entrevista con Noriega.

El cierre de listas en Hurlingham no mostró a un peronismo prolijo. Todo lo contrario. Hay tres o cuatro listas en las que el oficialismo local tiene vinculación directa. «Llegar así no es el mejor escenario en el peronismo» admite Zabaleta pero, rápido de reflejos, minimiza las diferencias que existen en distintos sectores del peronismo, kirchnerismo, PJ, Frente para la Victoria, etc, sobrevuela las PASO y pone la mira en octubre y en el adversario a vencer. «Tenemos que ponerle un freno a Mauricio Macri en octubre. Ese es el objetivo» exclama. Y luego advierte «Tenemos un gobierno nacional que no va a cambiar porque tiene en claro que el que manda es el mercado y los empresarios para hacer retroceder al Estado». En el reportaje ya mencionado agregó: «Hay que ponerle mucha racionalidad al debate. Los compañeros y compañeras del peronismo tienen que escuchar cuál es el reclamo de los vecinos».

Y casi como estrategia de campaña Zabaleta se «corrió» de la campaña partidaria y apuntó todo el esfuerzo a tareas de gestión, incrementando presencia en la calle, tratando de acallar así los comentarios que hablaban de crisis, de vaciamiento del gabinete, tras la renuncia de cinco funcionarios. En rigor, vale recordar, que dos de los cinco renunciados son candidatos a concejales que decidieron cumplir tiempo pleno en la campaña. Por otro lado el gobierno municipal, tiene un gabinete superpoblado que para vaciarlo sería necesario un esfuerzo mayor.

Una lectura de similar dimensión se dio en una sesión del Concejo Deliberante, a la que faltaron 3 concejales y asistieron 17. Se habló del «vaciamiento» del Concejo por parte de La Cámpora. Esa sesión la tuvo que presidir el macrista Alfredo Carrasco que justo estaba en el Concejo y aprovechó para hablar de las mezquindades de la política. En realidad lo llamativo fue que Carrasco, que fue el concejal que más veces faltó a las sesiones debió reemplazar a Martín Rodriguez, que nunca había faltado y que, por otra parte, es el único concejal enrolado en La Cámpora.

Pero esos escarceos tuvieron poca trascendencia y el tiempo preelectoral se está desarrollando ahora en términos más que aceptables.

Y en ese marco, Zabaleta encontró en la gestión el refugio para evitar más daños políticos.

Todos los días se encuentra con miembros de Centros de Jubilados, de Clubes, de distintas entidades y recorre barrios, habla con la gente, cuida el alto porcentaje de buena imagen que tiene y trata de mantener un intenso ritmo de anuncios. Así, en pocos días dijo que con una inversión de más de $20 millones, se refaccionarán las nueve unidades de atención primaria y el Centro de Estimulación Temprana. Antes había efectivizado la municipalización de lo que fue el UPA 24. También en materia de salud se anunció la firma de un acta de adhesión que incorpora al Laboratorio Municipal de Medicamentos Genéricos de Hurlingham a la red nacional de producción pública, que permitirá incorporar tecnología, ampliar la capacidad de producción y proveer fármacos para los programas del Ministerio de Salud de la Nación.

Tampoco descuidó el tema seguridad, y acompañó al ministro del área, Cristian Ritondo, a la inauguración de cinco nuevos destacamentos móviles en el Camino del Buen Ayre. En el mismo orden, participó de una reunión de trabajo con jueces federales, fiscales, intendentes de la región y funcionarios del Ministerio de Seguridad para articular medidas conjuntas destinadas a mejorar la prevención del delito en el corredor oeste. Inauguró una nueva posta policial, en la bajada de Autopista Acceso Oeste, a la altura de la calle Juana Ibarbourou, en Villa Tesei, y también recibió a la Procuradora de la Nación, Alejandra Gils Carbó para la inauguración de la Fiscalía Federal, toda una señal política. (nota de tapa).

Y mientras tanto le dice a quien quiera escucharlo y se lo repite a sí mismo: «Tenemos que entender la agenda de los vecinos». «Yo quiero ganarle a Macri» se fija como objetivo y abunda: «porque lo que se viene en Argentina es muy difícil, y si gana Macri, habrá más ajuste con un Estado que se va a achicar para desproteger a los que menos tienen».

 

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *