Liberan a los policías acusados de coimear a piratas del asfalto

 

Mujer-policia-amenazada-denunciar-sacapresos_CLAIMA20150713_0145_28

Los siete policías que fueron detenidos acusados de haber cobrado 600 mil pesos para liberar de manera ilegal a piratas del asfalto fueron excarcelados por decisión del juez de Garantías de Morón, Alfredo Meade.

Los efectivos habían sido denunciados por una mujer policía. Fuentes judiciales revelaron que «ella ahora está aterrada y teme por su vida».

El comisario Ángel Amado Cardozo; el jefe de calle Guillermo Aybar y el oficial Ariel Cirilo Benítez están acusados por «encubrimiento agravado y cohecho» y sobre Aybar además pesa el delito de «amenazas».

Los otros cuatro imputados por «encubrimiento» son Ignacio Félix Larramendi, Brian Alejandro Isasi, Alejandro Manuel Caro y Eduardo Mariano Giménez, todos ellos del Comando de Prevención Comunitaria (CPC) de Hurlingham.

El juez Meade determinó que no hay riesgo de que los policías se fuguen o entorpezcan la investigación y por eso les concedió la excarcelación. La Fiscalía N° 9 de Morón, en tanto, apeló la medida.

La causa por la cual los policías fueron detenidos entre el 1 y 2 de junio comenzó hace más de un año cuando una mujer policía denunció que Cardozo, Benítez y Aybar cobraron $ 600 mil para borrar de las actas de un operativo a piratas del asfalto.

Según declaró como testigo en sede judicial, el 23 de abril de 2015 ella cumplía su labor de oficial de servicio en la comisaría de Villa Tesei cuando un superior le avisó que habían detenido a 12 integrantes de una banda de piratas del asfalto, que habían robado dos contenedores en el Puerto de Buenos Aires, a quienes estaban llevando a la seccional.

La mujer policía fue quien los recibió esposados. Pero al cabo de unas horas tres de los detenidos se fueron caminando de la seccional.

De acuerdo con su denuncia, aquel día el subteniente Aybar se le paró al lado y le dijo que borrara tres nombres del parte que estaba escribiendo para la Fiscalía.

Ella sólo simuló hacerlo pero luego tuvo que ir a tomar declaraciones al lugar de la detención y Aybar finalmente logró su cometido presionando a otra compañera.

A partir de ese momento, la mujer policía comenzó a sufrir intimidaciones por parte de Aybar hasta que el comisario Cardozo le ofreció dos mil pesos para callarla, pero ella no aceptó.

Al día siguiente ordenaron su traslado a la comisaría de Barrio Mitre -para «tenerla controlada»- de donde ella se había ido tras denunciar al jefe de robar autopartes de los coches secuestrados.

El caso tomó estado público en julio del año pasado cuando la mujer policía denunció que había sido amenazada de muerte por Aybar. «Te voy a matar a vos y a tu vieja», le dijo el policía.

 

Share Button

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *