El cura Julio Grassi seguirá en prisión

Grassi (1)

 

La Corte Suprema de Justicia de la Nación desestimó, por unanimidad, los recursos presentados en la causa que tiene como imputado al ex presidente de la Fundación Felices los Niños, Julio César Grassi, convalidando así, lo decidido por la Corte de la Provincia.

Ya no le quedan más recursos legales a Julio César Grassi para salir de la cárcel. El 21 de marzo la Corte Suprema de Justicia de la Nación se negó a intervenir en una causa en la que Julio César Grassi fue condenado a 15 años de prisión.

De este modo, quedó firme la sentencia dictada por el Tribunal en lo Criminal N°1 de Morón, Provincia de Buenos Aires, que condenó a Grassi de 15 años de prisión como autor reiterado de los delitos de abuso sexual agravado por resultar sacerdote, encargado de la educación y guarda del menor-víctima en concurso real entre sí, que a su vez concurren idealmente con corrupción de menores agravada por su condición de encargado de la educación y de la guarda de la víctima, ocurrido en el 2002.

El pedófilo está actualmente alojado en la Unidad Penitenciaria Nro. 41 de Campana, Provincia de Buenos Aires.

La decisión de los supremos desestimó tanto los recursos presentados por la defensa como los presentados por la querella.

El religioso gozó de libertad condicional hasta que fue detenido en 2013 luego de que el fallo fuera ratificado en tres instancias y tras esta confirmación, le quedarían más de doce años de prisión efectiva.

OTRAS CAUSAS

Pero esto no es todo para el ex titular de la Fundación Felices los Niños. Todavía tiene dos expedientes penales abiertos, uno de ellos con sentencia condenatoria de primera instancia.

Grassi fue condenado el último 16 de noviembre a dos años de prisión en suspenso por desviar fondos de la Fundación Felices los Niños para el pago del alquiler de una casa quinta en la que vivía frente a la sede de la Fundación, sobre la calle Gorriti en Hurlingham.

Según la acusación de la Fiscalía que desembocó en la condena, Grassi alquiló una lujosa de propiedad en 2002, cuando le prohibieron ingresar a la Fundación en el marco de la causa en la que siete años después terminó condenado. Para pagar la locación usó dinero de la Fundación, aunque el dueño de la vivienda había denunciado que le debían varios meses de alquiler.

Grassi pidió evitar el juicio oral y público y hacer una probation, pero el Tribunal Oral Criminal N° 3 de Morón lo rechazó.

A su vez, el cura también tiene otra causa a partir de un informe realizado por el programa Periodismo Para Todos de Jorge Lanata, en la que se detectó el desvío de bienes y alimentos, que eran parte de las donaciones que recibía la Fundación Felices los Niños, hacia la Unidad 41 de Campana, donde Grassi purga su pena.

LA REACCION DEL PAPA

Mientras tanto, en el Vaticano, el Papa Francisco en la habitual ronda de saludos en la Plaza San Pedro, fue abordado por la reportera francesa Elisa Lucet, que le preguntó a Francisco: «¿intentó influenciar a la justicia argentina por el caso Grassi?». «Para nada», dijo el Papa.

Lucet junto a su equipo de canal France 2 se encuentra realizando una investigación sobre los casos de abusos y pedofilia existentes dentro de la Iglesia Católica. En tal sentido, en su sitio web, el canal francés sostuvo sobre la sensibilidad del caso Grassi en Argentina, añadiendo que «el Papa, mientras era aún arzobispo de Buenos Aires hizo intentos de proteger a Grassi». De hecho,  antes del fallo de la Corte Bonaerense, algunos los obispos tuvieron la intención de interceder a favor de Grassi con el presidente del alto tribunal provincial, argumentando deseos del propio papa Francisco. Otra sugerencia era que en caso de ser inevitable el castigo, la pena pudiera ser cumplida en el Vaticano.

En el 2013, el presidente de la Corte Suprema Bonaerense, Héctor Negri, se entrevistó con el Papa. Por supuesto el magistrado negó que hubiera hablado del caso Grassi con el sumo pontífice, aunque poco después el alto tribunal falló en concordancia con los tribunales de Morón y dejó firme la pena de 15 años de prisión.

COMUNICADO DEL OBISPADO DE MORON

Luego de que la Corte Suprema de Justicia de la Nación, confirmara la condena de Julio César Grassi a 15 años de prisión, el Obispado de Morón emitió un breve comunicado para explicar la situación del sacerdote.

«Desde el inicio del juicio el sacerdote fue separado de toda función pastoral de la diócesis», indicaron desde el obispado y agregaron que «está vigente sobre este sacerdote la medida dictada por el obispo de Morón, Monseñor Luis Eichorn, que le prohíbe el ejercicio público del ministerio».

«Oportunamente la Santa Sede dispuso una investigación preliminar sobre las denuncias de la conducta de este sacerdote de la cual surgió un informe enviado a la Congregación para la Doctrina de la Fe», remarcaron.

El expediente para la separación del sacerdote está en Roma desde diciembre pasado y ahora depende de Eichhorn recomendarle al Papa Francisco los pasos a seguir. Se espera que desde Morón se eleve un pedido para apartar al cura de la Iglesia para que nunca más pueda volver a dar misa, algo que sigue haciendo.

¿HUBO INCENDIO O NO?

Un día después de que la Corte Suprema de Justicia confirmara la condena de 15 años a Julio Grassi, se denunció un incendio en un sector de la Fundación Felices los Niños. El siniestro tuvo lugar el mediodía del 22 de marzo en oficinas y habitaciones donde habrían ocurrido los abusos del cura a menores. El abogado querellante en la causa contra el cura pedófilo, Juan Pablo Gallego dijo que “todo indica que los incendios son intencionales” y remarcó que “Grassi no perdió poder en la fundación, aún lo conserva”. Por su parte, el actual responsable de la Fundación, Juan Manuel Cassolati, cuestionó la denuncia de Gallego y desmintió el siniestro, y dijo que las instalaciones dañadas son producto de un incendio que se produjo en agosto de 2015.

 

 

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *