La filosofía y la música convocaron a una multitud en la Universidad de Hurlingham

La UNAHUR fue escenario de un evento que se puede considerar inédito, pero que ya no debería llamar la atención. Casi 4000 personas colmaron el playón de la sede Origone de la Universidad, en el corazón de Villa Tesei, para escuchar hablar de Focaut, para entender la alegoría de la Caverna de Platón, y para escuchar como un profesor de filosofía canta temas clásicos del rock nacional.Fue el viernes 26 de octubre en la «Noche de música y filosofía» en la que se presentaron el coro y la orquesta de la universidad y luego Dario Sztajnszrajber y su banda con el show «Salir de la caverna».

 

Hace un par de meses, como parte de una serie de actividades en defensa de la educación pública, una multitud se sumó al abrazo a la Universidad. Fue el lunes 27 de agosto y ese mismo día Darío Sztajnszrajber, ofreció una charla abierta sobre filosofía que reunió a 800 personas. Fue la antesala del encuentro que el mismo personaje tuvo el pasado 26 de octubre, esta vez presentando su show de filosofía salir de la Caverna, donde Darío Z, expone su enorme capacidad pedagógica unida a un gran talento histriónico sobre el escenario. Todo un artista que busca no solo entretener, si no que fundamentalmente, intenta –y logra- sacudir la cabeza del público que interactúa con él.

La periodista y politóloga TaliGolman dice en la revista digital Anfibia que Darío Z, “fue un niño nerd, apasionado por las historias bíblicas. En Nicaragua se hizo peronista y se rebeló a la tradición judía familiar. Es fanático de Estudiantes, actor por vocación y profesor adorado” y afirma que “Darío, el hombre de 50 años que todavía usa pelo largo y colita, se convirtió en un curioso rockstar: sus temas no tienen estribillos pegadizos. Su único y gran hit es hablar de filosofía”.

Así lo demostró en Hurlingham, así lo festejaron y disfrutaron casi 4000 personas, en su mayoría estudiantes de la UNAHUR.

Antes que Darío Z comenzara su presentación, el RectorJaime Perczyk hizo mención a la compleja situación que atraviesa el sistema universitario argentino: “Nosotros peleamos por el financiamiento de nuestras universidades: los salarios de nuestros profesores, profesoras. investigadores, trabajadores no docentes y, al mismo tiempo, luchamos porque siga habiendo coro, orquesta, carrera de Enfermería, Biotecnología, Alimentos, Diseño Industria, Ingeniería Eléctrica, Metalúrgica, Informática, Kinesiología y todos los profesorados y la Licenciatura en Educación”. Más adelante, resaltó que en la UNAHUR “creemos que el coro y la orquesta son constitutivos de las obligaciones que tiene la Universidad para con su pueblo” y que “sentimos orgullo cuando los vemos venir a disfrutar y ver que encuentran acá un lugar para expresarse, para desarrollarse, para decir lo que sienten a través de la música”. En ese sentido, Perczyk convocó a los presentes a “cuidar” a la UNAHUR y a las universidades en general en virtud del impacto de sus funciones académicas, de investigación y extensión para con sus comunidades. Asimismo, destacó la masiva concurrencia a una noche de música y filosofía: “esto quiere decir que hay interés, que cuando se da acceso a algo que es bueno, suceden cosas como estas: miles de jóvenes vienen un viernes a la noche a escuchar música y filosofía, lo que es un orgullo para todos nosotros”.

La música comenzó unos minutos después de las 19hs de la mano del Coro (dirigido por Claudio Méndez) y la Orquesta de la Universidad, que con casi 200 músicos en escena interpretaron una docena de canciones, pasando desde “Soy un coya chiquito” y “Spaghetti con queso” hasta la “Oda a la alegría”, “Aleluya” y “Rezo por vos”. Cerca de las 20hs, y a pedido del público, interpretaron el Himno Nacional Argentino.

 

SALIR DE LA CAVERNA

“¿Por qué coincidimos todos hoy acá?¿Hay algo?¿Qué haríamos si nos quedara muy poco tiempo?¿Y qué pasa con el después?¿Y el después del después?” así, plagado de interrogantes, comenzó el espectáculo de filosofía y rock de Darío Z y su banda en la UNAHUR.

A lo largo de las casi dos horas que dura su presentación, el filósofo explicó la alegoría de la caverna de Platón y lo hace dialogar con Aristóteles, Descartes, Foucault, Derrida y Nietszche pero también con Spinetta, Charly García, Soda Stereo y Los Redondos. Así, y con una constante interacción con su público, Sztajnszrajber analiza las letras de canciones como “Reloj de plastilina”; “Prófugos” o “El anillo del capitán Beto” e invita a “salir de la caverna”. “Todos somos prisioneros encadenados pero ¿cuáles son nuestras cadenas?” pregunta.

Durante su exposición, Darío Z resalta que “siempre que uno va hacia la filosofía presiona en límites que parece que no tienen necesidad de presionar” y advierte que la filosofía no es la fuente de todas las respuestas sino que, al contrario, es “la pregunta por el por qué llevada a su infinita expresión”.

 

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *