Por los servicios limitados del San Martín, creció el uso del Urquiza y de la Línea B de subte


La cantidad de pasajeros transportados por el ferrocarril Urquiza y por la línea B de subterráneos tuvo un fuerte crecimiento debido al servicio limitado aplicado en la línea San Martín por larealización de un viaducto en La Paternal.

Desde las primeras semanas del 2018 el Ferrocarril San Martín tiene un servicio limitado por obras que se realizan entre La Paternal y Palermo. Durante el verano el San Martín circuló únicamente entre Villa del Parque y Pilar/Cabred. Ahora esa limitación se da los fines de semana, y los demás días a partir de las 22 hs.
Frente a esto, los usuarios del ferrocarril San Martín optaron por la línea Urquiza como alternativa, y así quedó demostrado en las estadísticas difundidas por Metrovías que indican un crecimiento creció 41% durante enero pasado en comparación con el mismo mes de 2017. Durante el servicio limitado del San Martín, el Urquiza sumó “un promedio de 6 servicios adicionales diarios, distribuidos en las horas pico de la mañana y la tarde” para absorber la demanda adicional. En buena parte del recorrido, las líneas Urquiza y San Martín corren a pocas cuadras de distancia, esto es más evidente en Hurlingham donde la estación del Ferrocarril San Martín está a solo tres cuadras de la estación Rubén Darío. Los usuarios que salen desde William Morris, debieron (y deben, según el día y horario en que viajen) trasladarse un poco más, ya sea hasta la estación Lasalle, o la de Ejército de los Andes.
Algo parecido y por la misma razón pasó con el uso de la Línea B de subtes, donde el incremento de la demanda se hizo sentir especialmente en la estación Federico Lacroze (estación terminal del Urquiza). En enero de este año pasaron por sus molinetes un 26,3% más pasajeros que en igual mes del año anterior, mientras que en febrero el porcentaje fue de un 31,1% más que en el mismo período de 2017.
El crecimiento de la Línea B se dio incluso pese al estallido de la crisis del asbesto, que llevó al retiro preventivo de tres formaciones CAF 5000, lo que puso de manifiesto la crisis de material rodante que enfrenta la línea desde hace largo tiempo.
Los números no hacen más que confirmar una vez más la íntima relación existente entre el Urquiza y la línea B, cuyas demandas se retroalimentan mutuamente.
No en vano, y teniendo en cuenta la compatibilidad tecnológica entre ambas, se ha propuesto en numerosas ocasiones la realización de servicios combinados entre ambas líneas, algo que inclusive estaba contemplado en el contrato de concesión original de Metrovías y que fue una de las razones de mayor peso para que esa línea ferroviaria fuese concesionada en el mismo paquete que el Subte. Sin embargo, ese proyecto ha ido perdiendo peso en los últimos años. De hecho, y a pesar de que cuenta con facilidades para llegar al centro mediante infraestructura existente, la línea Urquiza es la única del área metropolitana que quedaría excluida del esquema de la Red Expresa Regional (RER).
Cabe recordar que la línea Urquiza continuará siendo operada por Metrovías hasta mediados de 2019, en virtud de un acuerdo alcanzado con el Estado nacional. Durante ese período, el Ministerio de Transporte buscará un nuevo operador privado para la línea y, de fracasar ese proceso, será asignada automáticamente a Trenes Argentinos Operaciones.

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *