Lucas Delfino lidera un ranking de seguidores truchos en redes sociales

Por Rody Rodríguez.

El concejal Lucas Delfino encabeza el ranking de funcionarios con mayor cantidad de seguidores truchos en su cuenta de twitter. El estudio, realizado por la consultora Solo Comunicación, revela que el 72 % de los seguidores de la cuenta @DelfinoLucasOk, provienen del mercado negro de las redes sociales.
En tiempos donde la comunicación digital tiene una preponderancia superlativa, tener mayor cantidad de seguidores en redes sociales, fortalece la imagen, prestigia, permite «pertenecer». De allí la necesidad compulsiva de algunos dirigentes de conseguir esos seguidores como sea, cayendo en algunos casos en la compra de usuarios falsos.
El mismo estudio señala que «así como cotizan monedas, existe un mercado negro de seguidores; los costos de compra de estos falsos seguidores o seguidores «blue» ascienden a 1 dólar cada 100 seguidores».
Solo Comunicación replica a nivel nacional el informe que semanas atrás, hizo el New York Times, cuando publicó el artículo »La fábrica de seguidores». Allí contó cómo se mueve «el mercado negro de las redes sociales», un negocio millonario vinculado a la compra de seguidores falsos de Twitter y a la necesidad de «ser», o al menos aparentar.
«Twitter es una de las plataformas de comunicación más utilizadas por los políticos para instalar temas de agenda en los medios de comunicación y en la opinión pública, para insertarse en el debate público, para generar controversias y hasta para hacer anuncios oficiales. La cantidad de seguidores de sus cuentas se convierte en un ‘arma’ por su capacidad de influencia» explica el informe que además detalla: «Empresarios, modelos, políticos, deportistas y otras celebridades estadounidenses cayeron en esta red de compra/venta de avatares que parecen reales –muchos tienen fotos de personas que están en Twitter- pero que no lo son. Se trata de cuentas creadas para esto: ser vendidas a quienes quieran tener más followers (seguidores) o ser usadas para compartir contenido que se aspira a promocionar sin dejar una huella tan visible».

FOLLOWER TRUCHING
Lucas Delfino, Concejal y Subsecretario de Asuntos Municipales del Ministerio del Interior, encabeza junto a otro funcionario de ese ministerio (Ricardo Giacobbe), el ranking de porcentaje de cuentas falsas detectadas. El 72 % de sus seguidores en twitter son fal-sos. Delfino está acompañado en los más alto del ranking por Juan Manuel Urtubey (71%); Horacio Rodríguez Larreta (63%); Sergio Massa (61%); Gabriela Michetti y Guillermo Dietrich (60%); Patricia Bullrich (58 %); Cristina Kirchner, Marcos Peña y Elisa Carrió (53%); Mauricio Macri (41%) y María E. Vidal (40%).
Según un Estudio de la Universidad del Sur de California 48 millones de cuentas de twitter son bots (cuentas robotizadas) que representan el 15% del total de 319 millones de cuentas de twitter.
Casi no hay persona, empresa o medio que esté 100% a salvo de esa clase de seguidores: hasta la cuenta oficial de Twitter es seguida por un 17% de cuentas falsas. En el caso de Facebook el 8% de sus seguidores en Twitter es falso.
Por ejemplo en Hurlingham, el intendente Juan Zabaleta tiene un 7% de seguidores falsos, mientras que el ex intendente Luis Acuña, el jefe de Gabinete Pablo del Valle y el concejal Martín Rodríguez tienen el 2% y el concejal Adrián Eslaiman tiene el 1%. Lejos, lejísimo del porcentaje de Delfino que lo coloca casi al tope de tan desprestigiada estadística a nivel nacional.

CREER QUE SE ES LO QUE NO ES
En lugar de que el público pague para ver al actor en un teatro, es el actor el que le paga al público para que vaya al teatro a verlo. Eso es más o menos lo que hacen Lucas Delfino y otros dirigentes políticos al acumular seguidores apócrifos en sus redes sociales.
No hay prueba alguna que Delfino haya comprado a esos seguidores, pero sí que alienta ese mecanismo trucho con el que pretende lucir como un dirigente que influye en la opinión pública.
El informe de Solo Comunicación sentencia: «Tener muchos seguidores en las redes sociales es ‘ser alguien’. Ahora bien, ¿se es alguien cuando más de la mitad de esos seguidores son falsos?».
Agrega además «Se sabe que, desde hace por lo menos un lustro, la comunicación digital pasó a ser fundamental para todo político con aspiraciones. Es cuanto menos un daño a la imagen la inflación de seguidores de estas características, pueda o no comprobarse la compra y vincularla al propietario».

CÓMO SE HIZO
La agencia Solo Comunica, utilizó ‘Twitter Audit’ como herramienta para obtener los porcentajes de seguidores falsos. ¿Y cómo sabe Twitter Audit si el seguidor es falso? La aplicación evalúa las distintas cuentas que siguen a otra cuenta en función de los tuits que escriben, la frecuencia con que lo hacen, la fecha del último posteo y la proporción que existe entre el número de seguidores y las cuentas a las que siguen. Así, por ejemplo, una cuenta que siga a 10 mil cuentas y a la vez no tenga ningún seguidor será calificada como falsa. La evaluación, admiten en la misma plataforma de Twitter Audit, «no es un método de puntuación perfecto», pero ayuda a detectar a los que «hayan aumentado su conteo de seguidores por medios inorgánicos, fraudulentos o deshonestos».

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *