Reclamos por los aumentos en tasas, las respuestas del municipio y las contradicciones de Delfino

El miércoles pasado varias decenas de contribuyentes realizaron una protesta en la sede comunal quejándose por el incremento en las tasas de servicios generales que rige a partir de este año. Luego de haber sido recibidos por funcionarios del municipio, se convocó a una marcha en la Plaza de Hurlingham que se realizó el viernes último a la noche. El resultado no fue el esperado por los organizadores.
Hubo menos gente que en la protesta que se hizo en el municipio, aunque desde Cambiemos se promovió esta movida, tal vez viendo en ella la oportunidad de fortalecer el rol de oposición en Hurlingham. El intento fue fallido. No solo por la escasa concurrencia, (no hubo más de 70 personas), sino porque muchas de ellas también dirigieron sus quejas a las políticas de ajuste del gobierno de Mauricio Macri y una vez más, Lucas Delfino quedó en la incómoda situación de ser promotor de protestas en las que su propio espacio termina siendo castigado.
Por eso a través de su cuenta de twitter, Delfino trató de argumentar su oposición explicando que “El problema no es sólo el aumento desmedido, sino la desidia y falta de obras”. Su compañero de bloque, Alfredo Carrasco, trató de ser más específico y no quedar justificando un “aumento desmedido” y presentó un pedido de informes “para que el Intendente detalle los conceptos del incremento en las ultimas boletas de tasas municipales” y se arriesgó a declarar: “No acompañamos la aplicación de semejante aumento que ya es padecido por los vecinos en la primer cuota del año”.
A los concejales de Cambiemos les resulta casi imposible no quedar desubicados en este tema, no solo porque votaron la Ordenanza Fiscal e Impositiva con los aumentos en cuestión, sino porque en pocos días, deberán defender el aumento en los impuestos inmobiliarios que quiere disponer María Eugenia Vidal, con porcentajes similares a los aplicados a Hurlingham.
Pero por ahora, Delfino y su equipo no tomaron nota de esa contradicción, y suponen que el aumento de las tasas en Hurlingham es un punto sobre el que puede mejorar su posicionamiento político en el distrito. Es posible que parte de esa estrategia sea la de hacer que portales de noticias afines a Cambiemos califiquen la reunión en la Plaza de Hurlingham como “¡pueblada!, o que se corra el rumor de que el intendente Zabaleta se fue de vacaciones a Estados Unidos (aunque todos los días aparezca públicamente), o que en la Plaza, en medio de los vecinos que se suman al “no pago”, un abogado se haya ofrecido a preparar un recursos de amparo. Las medidas de protesta seguirán en las próximas horas. El martes están convocando para una nueva reunión, y el miércoles está previsto la presentación de ese amparo.
Lejos de la intención de Cambiemos de querer utilizar los aumentos de tasas como herramienta para hacer campaña, hay una preocupación real de los vecinos por la situación económica en general y cada aumento duele.

Frente a los reclamos, el Municipio empezó a dar algunas respuestas, aunque es cierto que las quejas se concentran en un porcentaje ínfimo en relación a las 50 mil partidas de Tasa Servicios Generales que se distribuyen mensualmente, y las protestas callejeras son cuantitativamente incomparables con otras movilizaciones recientes, como por ejemplo las que se realizaron contra la reconversión del Aeropuerto de El Palomar, para que opere la empresa Flybondi.
No obstante algunas medidas recientes tratan de apaciguar el impacto negativo que cualquier aumento provoca hoy en el bolsillo de los vecinos. El Municipio informó que a partir de febrero, los vecinos que estén al día con sus tasas acceden a un 10% de descuento, pero si además, se adhieren al débito automático, tendrán un 10% más. El director de Ingresos Públicos de la Municipalidad, Emiliano Colombo, tras anunciar este bonificación, explicó que “el Municipio, cuando realiza el cálculo de las tasas, tiene que tener en cuenta el valor de la propiedad, el cual estaba muy retrasado con valuaciones de más de 50 años de antigüedad”, en declaraciones periodísticas, Colombo comentó que “el aplicar la valuación fiscal de 2016 comparado con una de 1958 hace que se dispare más la tasa, y efectivamente el Municipio está poniendo un tope al incremento que debería haber sido mayor”.

Share Button

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. pepen dice:

    que triste que la pauta mande y no seas capaz de cantar la justa: el aumento es desmedido y otra muestra más de la falta de capacidad de Juanchi y su gente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *