21 años de El Ciudadano de Hurlingham

20 de julio, el periódico El Ciudadano de Hurlingham cumple 21 años. Casi tantos como los que tiene el Municipio de Hurlingham. No es casualidad. Los nuevos aires autonomistas trajeron un entusiasmo en toda la sociedad que se vio reflejado en la aparición de nuevos medios de comunicación y en la renovación de los ya existentes. Por ejemplo El Progreso, decano del periodismo zonal, decidió salir todas las semanas y no cada quincenalmente como hacía décadas lo hacía. La revista Hurlingham a través del Espejo, mutó en un formato dinámico de periódico quincenal, rebautizado como El Espejo dirigido por Jorge Pagés. También se fortalecieron otros medios como la revista Nuestra Ciudad que dirigían Delfor Guzmán y Secundino Arias, y aparecieron nuevas publicaciones como la glamorosa Hurlingham Time (La Caras del pueblo) dirigida por Abel Guibe y Alejandro Marina y también apareció el periódico Nuestras Noticias de Inocencio Zayas.

También las radios adquirieron una importancia mayor en la vida de la nueva comuna en los mediados de los 90; FM Triac, (la pionera), Radio Ciudad Tesei, FM Corazón, FM Center y FM Radio Ciudad de Morris competían en el espectro radiofónico local.

En ese contexto de entusiasmo participativo y mediático nació El Ciudadano. Los iniciadores fueron Fabián Ruiz, Gabriel Arrebillaga y Claudio Ruiz, (los tres alternaron la dirección del periódico en la primer etapa) quienes eligieron el Día del Amigo (20 de julio) de 1996 como la fecha de salida del primer número.

Esa primera edición estuvo acompañada por un gran dispositivo de distribución y promoción. Diez promotoras ubicadas en distintos puntos de la ciudad distribuyeron los 30.000 ejemplares del número 1.

La primera redacción estuvo ubicada en la calle Gaboto 590, en Parque Johnston y estaba formada por Gustavo Ríos, Ubaldo Luna, Gustavo Mayares, Nuria García, Diego Natalini (fue el responsable del diseño), Raúl Coria y Graciela Cirillo en fotografía y Alberto Baixailú en distribución.

Una de las pautas fijadas en el proyecto de El Ciudadano era su distribución gratuita. El razonamiento era sencillo, sus propietarios confiaban en que el apoyo publicitario vendría en la medida que la llegada a los lectores de la publicación estuviera garantizada y eso era posible con la gratuidad del medio.

Inmediatamente llegó la consigna que acompaña a El Ciudadano hasta nuestros días: «Gratis, porque el derecho a la información, no tiene precio»

En la nota editorial del primer número, quedaron fijadas las pautas de la nueva publicación, que obviamente se vinculaba al reciente nacimiento de Hurlingham como distrito independiente.

Otra de las premisas del medio fue llegar a todos los rincones del nuevo municipio. Para eso se implementó una red de distribución con las farmacias como eje. «En todos los barrios hay una farmacia y casi todos los vecinos la visitan una vez por semana, aunque sea para pesarse» razonaron sus propietarios y dejaron en cada una de ellas un dispenser en el que los lectores encontrarían un ejemplar.

Por supuesto no tardó en llegar la consigna que promocionaba esa movida: «El Ciudadano, el mejor remedio contra la desinformación. Encontralo todas las semanas en la farmacia de tu barrio»

Luego Rody Rodríguez asumió la dirección, y en forma paralela, se formó una sociedad bautizada como HCI,-Hurlingham Comunicación Integral-responsable de la edición de El Ciudadano, sumando también, otros proyectos periodísticos como el gerenciamiento de la radio FM Triac, y luego la puesta en marcha de Radio MAS, una riquísima experiencia comunicación que funcionó en conjunto con El Ciudadano durante casi 6 años, con sede en la Planta Alta del Paseo Florido.

La tremenda crisis vivida por la Argentina a principios del siglo puso en jaque a los medios. Radio MAS no pudo sostenerse, mientras en El Ciudadano se publicaba una editorial titulada «Estamos… que no es poco», que reflejaba la época vivida en el 2002.

Con un esfuerzo no exento de sacrificios El Ciudadano se mantuvo sostenido por un equipo integrado por Rody Rodríguez, Gustavo Mayares, Raúl Coria, más Maru Pampín. Luego se sumaron Augusto Erbín, Leandro Rodríguez y Lautaro Rodríguez, Gabriela Chamorro, también Marcelo Solís y Aldana Farinelli.

Hubo otros proyectos paralelos a El Ciudadano, en radio y en televisión, con Radio al Día y Hurlingham al Día. Otros emprendimientos gráficos como Palabras Mayores y El Cronista del Bicentenario y el desarrollo de las páginas web El Ciudadano del GBA y Hurlingham al Día.

Así hasta el día de hoy, con los sueños intactos, siempre con nuevos proyectos y la renovada esperanza de ser un medio de comunicación totalmente identificado con la gran mayoría de los vecinos de Hurlingham

 

Share Button

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *