Caso Candela: Asaltan y amenazan al juez Drocchi

Atentado juez Alfredo Drocchi Caso Candela HurlinghamEl juez Alfredo Drocchi sostuvo que el ataque en su contra «no fue un hecho al azar» y vinculó la agresión a su opinión sobre el caso de Candela Rodríguez, la muerte sospechosa de un testigo y su apoyo al movimiento de «Justicia Legítima».

«Se ve que he molestado y me han avisado que me van a matar. Salía del programa de Mauro Viale y llegué pasadas las 22 a mi domicilio. Me traía un amigo personal en su vehículo, pero un auto nos intercepta, se bajan dos personas con armas de fuego y nos encañonaron a ambos», contó.

«Lo hacen bajar a él, diciendo ‘te mato’…que esto, que el otro… A mí me dice ‘dame la billetera’ y le tuve que dar la alianza matrimonial. Se llevaron un sobre mío con documentación en el que había dinero. ‘Callate la boca, la próxima vez te matamos’. Eso fue lo que me dijo uno a mí», añadió en diálogo con varios medios de comunicación.

El juez -integrante del Tribunal Oral en lo Criminal 1 de La Matanza- vinculó el episodio a sus declaraciones momentos antes en el programa de televisión de America 24. «Venía de comentar el tema del caso Candela, la muerte del testigo y venía hablando el momento que se está gestando de ‘justicia legítima’ y de cómo iba a cambiar estas cosas y prácticas que vienen de la dictadura».

Al respaldar abiertamente el proyecto de reforma judicial que impulsa el sector que lidera la Procuradora General Alejandra Gils Carbó, el juez afirmó: «Acá la opción es progresismo judicial, justicia legítima».

«Hablábamos sobre todo sobre determinados actitudes patrones de conducta que continúan desde la dictadura a ahora. Se ve que ha molestado y me han avisado que me van a matar. Esto no fue al azar. Un vecino vio un rato antes dos motos circulando. Así que sabemos que o me siguieron o me estaban esperando aquí», sostuvo.

Tras señalar que no teme por él, añadió: «Lo que me preocupa es mi familia; cuando uno condena o absuelve asume una responsabilidad. Lo que dije en televisión no es más que lo que dije y firmé».

«He denunciado a los sectores de la dictadura que hay en la Justicia. Hay dinosaurios de entonces y algunos muchachos nuevos que dicen que no hay que investigarlos por lo que hicieron en esa época y quieren defender lo indefendible, cuando desde la comisión (del Senado bonaerense) y la Corte dijeron lo mal que se hizo la investigación en el caso Candela», dijo.

Drocchi sostuvo que hizo la denuncia policial de lo ocurrido y añadió: «Me han informado las autoridades que me están cuidando, espero que así sea y voy a ir a lo más alto del Gobierno nacional para pedir su intervención».

Por su parte, el vicegobernador Gabriel Mariotto, a cargo de una comisión especial que investiga el caso, confirmó que Drochi se había comunicado con él para referirle que «salía del programa de Mauro Viale», donde habitualmente se analiza el caso Candela, y «fue golpeado».

En esa entrevista televisiva, el juez había hablado de una supuesta complicidad de la Policía Bonaerense y el narcotráfico.
«Mañana me voy a estar reuniendo con Alberto en La Plata para interiorizarme del hecho. Yo no quiero por el momento relacionarlo con el caso» Candela, afirmó Mariotto.

El ataque sufrido por este juez de La Matanza -jurisdicción donde se investiga el crimen de Candela- ocurrió justo cuando la comisión del Senado provincial que encabeza Mariotto decidió sesionar ayer martes, nuevamente, ante la misteriosa muerte de un testigo clave.
Candela Rodríguez, de 11 años, desapareció el 22 de agosto de 2011 en Villa Tesei y fue hallada asesinada nueve días después, en un baldío del Acceso Oeste en Hurlingham, cuando todo el país se movilizaba en su búsqueda.

En un primer momento, la investigación determinó que la nena había sido asesinada en una «venganza no tradicional» contra su padre, detenido por piratería del asfalto, y por el caso se detuvo a una decena de personas. Pero la Cámara del Crimen de Morón decidió desprocesarlos y liberarlos por las graves falencias en la investigación.

El fiscal Marcelo Tavolaro y el juez de Garantías Alfredo Meade fueron apartados del caso y un nuevo fiscal motorizó nuevamente la investigación, pero solo mantuvo las sospechas sobre dos implicados: Héctor Bermúdez, señalado como el autor material, y Leonardo Jara, el joven que habría hecho la llamada extorsiva a la casa de la nena cuando estaba secuestrada.

La semana pasada, Roberto Aníbal, un carnicero del barrio de Candela que había sido clave para inculpar a los sospechosos que estuvieron presos, resultó gravemente herido por una explosión en su vivienda de Virgen de Luján 3664 de Moreno.
Con el 80 por ciento del cuerpo quemado, Aníbal murió horas después, en medio de las sospechas de la familia de Candela de que había sido un homicidio.

Aníbal ya había denunciado amenazas y, tras encabezar una protesta en la Gobernación bonaerense, estaba a punto de cobrar el día de la explosión un cheque de 100 mil pesos como parte de la recompensa oficial ofrecida a quien aportara datos del caso.
Mariotto ratificó ayer, martes, su sospecha en torno a la muerte de Aníbal, cuando la comisión volvió a sesionar, y criticó que el Ejecutivo provincial y la Justicia no hayan dado respuesta al reclamo de esa comisión de que sea removido el jefe de la policía provincial, Hugo Matzkin.

«Yo sería hipócrita si dijese que íntimamente no estoy cargado de sospecha acerca de la muerte de este testigo. Hay situaciones que ameritan que esta comisión investigue con la misma responsabilidad que investigó el caso Candela», dijo. Y agregó que «toda la sociedad está conmovida por este episodio y que muera un testigo en las causas en que se produjo por supuesto que nos llena más de dudas que de certezas».

 

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *