Escuelas sin calefacción: Vidal no se calienta, los chicos tampoco

En las últimas semanas el frío se hizo sentir con mayor intensidad y muchas escuelas del distrito sufrieron las consecuencias por falta de calefacción. Hubo reclamos de los alumnos y los padres, pero no hubo respuesta por parte de las autoridades provinciales. Ante la emergencia, el Municipio distribuyó estufas eléctricas entre las escuelas más afectadas.

Más cuatro mil chicos y chicas, distribuidos en 15 escuelas de Hurlingham, se vieron afectados por la reciente ola de frío. En todas esas escuelas no hay calefacción. En la mayoría de ellas, directamente no tienen gas.

Claro está que la educación es una responsabilidad indelegable del gobierno de la provincia de Buenos Aires, así lo señala la Constitución Bonaerense en su artículo 198, y el organismo que articula las acciones de la Dirección General de Cultura y Educación provincial en el distrito es el Consejo Escolar. Y hacia allí fueron los reclamos de padres y alumnos de varias de esas escuelas afectadas.

Los Consejeros Escolares escucharon las quejas y tomaron nota de cada una de sus denuncias, no es mucho más lo que puede hacer si no cuenta con el presupuesto necesario.

El presidente del Consejo, Jorge Verón, aseguró que «el problema no es más grave porque desde el 2015 venimos resolviendo diferentes situaciones de infraestructura, pero está claro que la Dirección General de Escuelas no tenía y no tiene en cuenta estas situaciones de mantenimiento, que son propias de este servicio y esa falta de inversión por toda esta política de ajuste provocó la tragedia en Moreno el año pasado, cuando fallecieron Sandra Calamano y Rubén Rodríguez».

Jorge Verón señaló que luego del drama en Moreno la provincia pidió a los Consejos Escolares armar un informe con las necesidades de todas las escuelas, con el presupuesto correspondiente, en el caso de Hurlingham se estimó una inversión total de 68 millones de pesos, que luego se redujo a 36 millones para resolver los temas prioritarios, las cuestiones más urgentes.  Luego de algunos meses el gobierno provincial avisó que sólo se iban a poder invertir 9,2 millones. Lo concreto es que hasta ahora no llegó un solo peso.

Jorge Verón explico que son unas las 15 escuelas con problemas de calefacción. «A la mayoría la provincia le han cortado el servicio de gas por no cumplir con las normas de hermeticidad». Desde el municipio apuntan que en cada escuela a la que le cortan el gas «hay que invertir plata y tiempo, acá tenés escuelas de más de 100 años a menos de 3 años, cuando Naturgy le corta el gas a una escuela te piden cambiar la red completa. Si eso lo tenés que hace un una casa particular, por lo menos tenés un mes de obra, imaginate cambiar la red de gas en una escuela».

La Escuela Técnica N° 2, con casi mil alumnos es el más importante de los establecimientos afectados. Hay otras 3 escuelas que reciben, o deberían recibir, gas licuado, que es un servicio que solo provee la provincia, y hay dos escuelas en las que hace un año hay una empresa dedicada a resolver el problema de gas y no lo hicieron. Empresas enviadas por el gobierno de la gobernadora María Eugenia Vidal con una orden de compra abierta, es decir sin límite para comprar lo que haya que comprar para resolver el problema, pero sin embargo todo sigue igual.

Ante la falta de respuestas de la cartera provincial que conduce el ministro Gabriel Sánchez Zinny, el municipio decidió comprar un centenar de estufas eléctricas. No es la primera vez que lo hace. En lo que va de la gestión de Juan Zabaleta como intendente, se compraron más de 700 estufas eléctricas y a gas. La provincia no puso ninguna. «Si al menos la provincia hubiera aportado la misma cantidad de estufas que nosotros, hoy el problema sería menor» reflexionó un funcionario municipal. Aunque en realidad, es la provincia la que debe poner todas las estufas y no el municipio.

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *