Estamos mal… pero vamos mal…

NOTA 14 durán barba, peña y macri

Por Víctor Stefanoni || (Vicepresidente de la UCR Hurlingham)

Transportes 100%, Agua hasta 500%, Nafta 30%, Luz hasta 700%, Gas hasta 800%… Presión impositiva paralizante.

En varias provincias, y en algunos otros lugares del país, se presentaron recursos de amparo judiciales hechos firmes contra esta marea abusiva de aumentos, inflacionaria, inconsulta y desequilibrante.

Observatorio de la Deuda Social de la UCA: a marzo último la pobreza entre el 29 y el 33 % de la población, con 1.400.000 de «nuevos pobres», muchos despedidos entre ellos.

Pequeños comerciantes, microempresas, emprendimientos familiares, trabajadores eventuales, PYMES, etc., todos arrojados al mar embravecido de la miseria, la parálisis y la desprotección a causa de los aumentos, arbitrarios y discrecionales de las tarifas de los servicios públicos.

Y como telón de fondo: la inflación discriminatoria y salvaje, fogoneada por la avidez insaciable de los monopolios extranjeros, principalmente de alimentos y locales enquistados en sectores claves de la economía nacional.

Caminando por la otrora pujante y movediza Av. Jauretche, de Hurlingham converso con algunos comerciantes conocidos y el comentario es casi unánime: visitas a «cara de perro» de la AFIP (control de facturas, controladora fiscal, ventas en efectivo, etc.), ARBA, brutal control de los ingresos Brutos (3,5%), Ministerio de Trabajo, Sindicato de Comercio, Impuesto Municipal a los Carteles, Seguridad de Higiene ni hablar.

Ventas con Tarjeta de Crédito: 17% de descuento y de Débito 5%, 21% IVA. Caída en las ventas: un 70% aproximadamente.  «Seguridad» promedio: un asalto por día.

A todo esto, el Municipio se debate tratando de salir del descalabro económico, financiero y funcional heredados de las sucesivas y reiteradas «administraciones» del ex Intendente Señor Luis Acuña.

Señor Intendente: si a los vecinos comerciantes e industriales les va bien, también le irá bien al Municipio. Si los vecinos trabajadores tienen trabajo y les va bien, también le irá bien al Municipio.

Hay que hablar con todos para equilibrar las cargas y que todos juntos salgamos adelante.

Mientras tanto, que se hagan cargo los CEOS nacionales y sus socios provinciales, que pretenden que todo vaya bien cuando ellos hacen casi todo mal.

Que dejen de jugar a las tasas y al dólar, esa es una «ruleta rusa» de la economía, que no dilapiden más recursos con los irresponsables contaminadores de las aguas, que apoyen a los clubes de barrio y a las esforzadas entidades de bien público. Que bajen los impuestos, la luz, el gas y el agua, las tasas bancarias prohibitivas para la mayoría de los hogares argentinos y para cualquier proyecto productivo PYME.

Que dejen de hacer negocios con el Estado argentino. Por un tiempito, nomás… Que Calcaterra, Nicky Caputo y cía. dejen de poner caruchas de «yo no fui…».

Que despidan al importado, charolado artificial, de Durán Barba, «asesor», últimamente devenido en filósofo cuando escuchamos su novísimo devaneo: «La verdad no existe…», y se dediquen a emprolijar sus cuentas extramuros…

Que para gobernar no alcanza sólo la fuerza, es imprescindible la fuerza moral…y esta se demuestra con conductas, públicas y privadas, ejemplares.

Que no olviden a los jubilados. Esos míseros $500.- «sólo por una vez…», es una cargada. Que el «segundo semestre» no se haga de goma.

Que, si pueden, pongan en marcha al país lo antes posible.

Share Button

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *