La fuerza de la Unión Cívica Radical

Por Víctor A. Stefanoni* ||

PlumaMartillo-UCR
Desde la crisis del 2001; caída programada del Presidente de la Rúa mediante, el sector social al que pertenecían la mayoría de los radicales: la gran masa de la Clase Media, quedó huérfana.

Con la clase media desamparada y sin representación, Mauricio Macri ideó captar y suplantar a la UCR, tradicional e histórica representante de esa clase media, y en parte, lo logró.

La actitud que más atenta contra el reemplazo deseado por el “macrismo” y facilitar la actual e incipiente cohesión radical, es decir: que resucita las energías históricas de la UCR es el gran parecido del “macrismo” dirigente con el “antipersonalismo” radical, enemigo y destituyente del Presidente Yrigoyen, en 1930 y artífice de la “Unión Democrática” de 1946 (radicales antipersonalistas, conservadores, comunistas, socialistas independientes) sus pretensiones puristas y originales, con vestigios de “chetismo petitero” y algo de “superioridad clasista” capitalina, porque también la Clase Media Alta adhiere…

Estimamos que la tan comentada e importante Convención de la Unión Cívica Radical de Gualeguaychú, que unificó al Partido y selló la confluencia radical con la Coalición Cívica y el PRO con sus deliberaciones democráticas de representantes partidarios de todo el país, fue todo un ejemplo de cómo se deben decidir determinaciones importantes en un partido político, frente al “dedazo” de los líderes políticos providenciales y también el indiscutible triunfo reciente y exclusivo de la Unión Cívica Radical en Mendoza y la reciente recuperación radical de la CABA, agregado a la decena de candidatos a gobernadores provinciales de la UCR, electos en elecciones internas institucionales y democráticas, nos están trazando el rumbo cierto a seguir: volver a la institucionalización de la UCR, al fiel cumplimiento de sus Cartas Orgánicas y a la observancia irrestricta del At. 38 de la Constitución Nacional.

stefanoni

Solo así la UCR hará honor a su tradición histórica, ejemplo de democracia y honradez en el ejercicio de la función pública y cuna de seis grandes, intachables e inolvidables Presidentes de la República.

La Unión Cívica Radical debe superar, definitivamente, las fantasías semánticas y fantasiosas (“Alianza para el….”, FAP, UDESO, UNEN, etc.) que, desde el 2001 vienen desnaturalizando la rica identidad histórica de la Unión Cívica Radical y que fueron inducidas por minúsculos sectores y dirigentes políticos sin significación electoral con la complicidad de “dirigentes” radicales sólo preocupados por su subsistencia presupuestaria.

Las decisiones inconsultas, prepotentes y groseras de nuestros “puros” y azafranados “aliados” en innumerables distritos de todo el país, inclusive en Hurlingham, donde han utilizado nuestras experiencias y nuestra ingenuidad y buena fe en la confección de las listas “conjuntas…”, en las cuales impusieron a la vista, o entre bambalinas, candidatos desconocidos, pero fieles amanuenses y aplaudidores presupuestados y también fotogénicos acompañantes de “personajes” políticos notorios y de circunstancias, nos anticiparon, clara e indiscutiblemente, cuál sería el futuro de esa disímil asociación : un nuevo fracaso y frustración para la República y para el radicalismo, similar al sufrido en el 2001 con la “alianza… con el Frepaso”.

Estamos convencidos que este repentino, inesperado, aleccionador y “sui generis” ejercicio electoral que estamos enfrentando los radicales de Hurlingham, y de muchos otros distritos servirá para:

1) Romper la abulia y el desinterés militante reinante, logrando reencuentros y nuevas adhesiones.

2) Alentar la esperanza de una reconstrucción importante de la Unión Cívica Radical en todo el país, fundamentalmente en la Provincia de Buenos Aires.

3) Presentarnos en la PASO de Hurlingham del 9 de agosto con la LISTA RADICAL 300A

4) Recordar que la UCR de Hurlingham ha prestado importantes servicios a la Comunidad y que ha sido propulsora y artífice de iniciativas de gran valor cívico, político y fundacional. Entre las más importantes: la formulación del Proyecto de Creación de la UNIVERSIDAD NACIONAL DE HURLINGHAM, aprobado por unanimidad por el Honorable Concejo Deliberante en el 2001 y, gracias a la importante intervención del Señor Concejal Juan Zabaleta, hecho realidad en este 2015.

5) Esta patriada que hoy acometemos debe significar una reparación a la mancillada y despreciada identidad e historia partidarias, jamás igualadas por ningún otro partido político argentino.

6) También este inesperado ejercicio electoral servirá para “empezar de nuevo…” a transitar un rumbo partidario que nunca debió ser abandonado…

*ex Concejal U.C.R

Share Button

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *