Preocupación para los farmacéuticos: se viene Simplicity, punta de lanza de la cadena Farmacity

simplicity

Por LEONOR SCHWARTZMAN

Pronto abrirá sus puertas en Hurlingham Simplicity, una cadena de la firma Pegasus que comercializa diversas marcas de cosmética, accesorios de moda, regalería, juguetería, entre otra gran variedad de productos. Es la punta de lanza de los famosos Farmacity que en la provincia de Buenos Aires tiene (por ahora) las puertas cerradas.

Simplicity estará ubicado en la esquina de Av. Jauretche y Güemes, en el edificio que hace un par de décadas inauguró la ya casi legendaria Blockbuster.

Simplicity nace como alternativa a la imposibilidad de expandir Farmacity en la provincia de Buenos Aires. En julio del año pasado la Corte Suprema provincial rechazó la posibilidad de que este tipo de poli rubro con licencia para venta de medicamentos desarrolle su actividad en territorio bonaerense. Así, la firma Pegasus, -dueños de Farmacity-, sin vender medicamentos, propone una experiencia de compra similar al éxito de la su línea de farmacias. Dicen los entendidos que «la estrategia del grupo se focaliza en aprovechar un mercado que ya conocen, con una demanda sostenida, saltando las restricciones para vender productos medicinales».

Pegasus, es dueña también de la cadena de heladerías Freddo, también de inminente llegada a Hurlingham. Pegasus compró Farmacity en 2007 y convirtió al negocio nacido en 1996 en la mayor red de farmacias del país. Pegasus es una firma de capitales privados con inversiones en Argentina, Colombia y México. El vicejefe de gabinete de Mauricio Macri, Mario Quintana cumplió el notable rol de comprador y vendedor, ya que era accionista tanto de Farmacity como de Pegasus.

En el 2013, Pegasus ideó Simplicity que ya cuenta con una veintena de locales en el conurbano. La primera sucursal fue en Morón, y ya se instalaron en Lomas de Zamora, San Miguel, Quilmes, San Isidro, Merlo, Moreno, etc. No obstante insistirá con el desembarco de Farmacity en el territorio bonaerense y para ello recurriría próximamente a la Corte Suprema de la Nación.

Influencias no les falta. Mario Quintana no es más presidente de Farmacity pero sigue siendo accionista, y su indiscutido poder hace que los farmacéuticos no sean muy optimistas respecto a lo que vendrá.

Es deseo de la empresa de la que forma parte el funcionario macrista, modificar la ley y el modelo sanitario de farmacias que rige en la provincia, que determina que una farmacia sólo puede ser propiedad de un titular farmacéutico o de determinadas sociedades, pero nunca de una sociedad anónima. De lograrlo nace una evidente competencia desleal, además de dejar casi sin razón de ser a la carrera farmacéutica.

 

 

 

 

Share Button

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *