Unos sí, otros no: nuevo episodio de persecución por pintadas

 

Luis Acuña pinada en 5 esquinas Hurlingham

La esquina que el intendente Luis Acuña quiere sólo para sus pintadas.

Esta vez lo sufrió el Partido Obrero, antes fueron organizaciones sociales como La Rotonda Cultural, y participantes del Encuentro de Mujeres, entre otros casos.

La modalidad se repite: la Municipalidad, una vez que detecta una situación a través de las cámaras de seguridad, envía a la policía a desalojar y detener a quienes buscan difundir sus ideas a través de pintadas políticas que no son del gusto del intendente Luis Acuña. Quedan exceptuadas por supuesto todo lo que pertenece al oficialismo, que no solo tiene acceso a la estática fija de carteles en la calle, sino que tienen vía libre para pintar y poner afiches a gusto sin problemas. Unos sí, otros no. Esa parece ser la regla.

En esta ocasión militantes del Partido Obrero denunciaron que fueron impedidos de difundir sus ideas políticas de campaña en la zona de Cinco Esquinas, pleno centro de Hurlingham, el pasado jueves. El hecho sucedió cerca de las 19:30 horas cuando la policía se presentó en la zona con el fin de vedar a los militantes de colocar una pasacalles que anunciaba la próxima visita al distrito del  pre candidato presidencial Jorge Altamira.

En declaraciones al programa Radio Al Día, la precandidata a intendente de Hurlingham por el Frente de Izquierda y representante del PO, Estela Ramazoti, indicó que «los mismo había sucedido el día anterior cuando se intentó detener militantes a los cuales le impidieron hacer una pegatina de afiches» en el mismo lugar.

El partido de izquierda acusó directamente al intendente Luis Acuña de proscribirlos políticamente y afirmó que esta acción «responde a una decisión política de impedir que el Partido Obrero y el Frente de Izquierda se exprese libremente y constituye un ataque a las libertades democráticas».

En una gacetilla emitida por el PO y según reforzó Ramazoti en declaraciones radiales, «una vez más queda en evidencia que las cámaras y la policía son usadas para perseguir a los militantes y organizaciones populares».

Además la precandidata del Frente de Izquierda declaró que a causa de este hecho están exigiendo «una reunión con el intendente y todas las fuerzas políticas actuantes en el distrito para exigir las garantías de la libre expresión en el marco de la campaña electoral».

El uso de las cámaras con fines de persecución política en lugar de ser utilizadas para prevención de hechos de inseguridad no es nuevo. En 2014 el PO había sufrido anteriormente una situación similar en Rubén Darío con militantes detenidos.

Incluso varias organizaciones sociales o espacios políticos sufrieron la misma situación cuando el Municipio enviaba patrulleros a partir de las imágenes tomadas del Centro de Operaciones Municipales por eventuales pintadas o colocación de afiches. Sin embargo se corroboró de que en los casos en los cuales se trataba de pintadas del intendente no pasaba lo mismo. Por lo contrario, tienen permiso y vía libre para pintar y poner afiches donde sea.

En septiembre del año pasado fueron detenidos seis miembros de la Mesa por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito de la zona oeste del conurbano que realizaron una pintada en la intersección de las calles Vergara y Jauretche convocando al Encuentro Regional de Mujeres que se llevó a cabo en el distrito.

Cámaras municipales en 5 esquinas Hurlinghan

 

Share Button

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *