Vertbisky en Hurlingham: “Scioli no va a modificar el rumbo”

DSC_0528
Organizada por la agrupación kirchnerista La Cámpora, el periodista Horacio Vertbisky ofreció una charla en Hurlingham, anunciado como el primer invitado de una serie de conferencias organizadas por ese espacio político.

Acompañado por los candidatos del FPV, a intendente Juan Zabaleta y a concejal Martín Rodríguez, Vertbisky comenzó la charla agradeciendo la presencia a la gran concurrencia y haciendo hincapié en la variedad de edades presentes en el lugar. La convocatoria a la charla fue presentada como de “Balance y coyuntura” por lo que el periodista de Página/12 habló de sus inicios en la vida política para después hacer un resumen de los últimos 32 años de vida democrática.

“Nuestro país vivió un proceso político muy variado, muy dramático. Yo Empecé a la vida política cuando el derrocamiento del primer peronismo, en el año 55, iba al colegio secundario a pocas cuadras de Plaza de Mayo y un 16 de junio salía del subte justo cuando empezaron a caer las bombas y eso marcó toda mi generación y la historia política del país. Hubo a partir de entonces dos proyectos políticos contrapuestos para ver cual se imponía tanto desde lo político como desde lo económico”, relató Vertbisky.

Continuó diciendo “desde el año 83 en adelante comenzó un proceso democrático, un proceso político que yo creo que se puede practicar una división cronológica en dos períodos, un primer período de veinte años que abarca desde 1983 hasta 2003, en los cuales se suceden varios gobiernos pero que están determinados por un mismo fenómeno, que es la imposición de medidas y de recetas económico-sociales por parte de los poderes internacionales y de los poderes económicos afirmados en la dictadura, que subordinan a los gobiernos electos por el voto popular, a una voluntad que no está en los sectores populares sino que está en los reducidos círculos del poder económico, financiero, mediático, militar tanto nacional como internacional”.

“Esta es la democracia que tuvimos durante esos primeros veinte años después del 83, pero esto no quiere decir que todos esos gobiernos fueran iguales, sería injusto no reparar en las diferencias que hubo entre los gobiernos del presidente Menem y del presidente Alfonsín. El presidente Alfonsín tuvo una cierta conciencia de cuantas cosas habían cambiado la dictadura, de cuantas cosas había destruido, cuáles eran los conflictos básicos había que enfrentar y tomó algunos pasos para enfrentar esos problemas y enfrentar a esos sectores sociales y económicos que defendían esos intereses en contra de lo popular. Pero ante la respuesta que recibió en cada caso, terminó retrocediendo sin profundizar esas medidas.  A partir del año 89 el presidente Menem llevó adelante las medidas que se estaban reclamando desde los centros financieros y económicos nacionales e internacionales, pero a diferencia de Alfonsín, Menem lo hizo con entusiasmo, lo asumió como un programa propio y gozó con cada medida que hacía. Todo esto producto de que este gobierno es fruto de una traición, o sea, llega al poder denunciando todo lo que no se había hecho en el período anterior y en cuanto asume la presidencia asume como propio un libreto que no era el que había ofrecido a los electores, sino todo lo contrario”.

Ante la atenta concurrencia, Horacio Vertbisky prosiguió su relato:

“Luego de todo eso y con casi 25 % de desocupación, con una caída brutal del poder adquisitivo del salario, con una desindustrialización absoluta, esas son las condiciones en las cuales en mayo del 2003 asume la presidencia Néstor Kirchner y ahí comenzó el que para mí es el segundo período de estos 32 años de democracia en la argentina. Kirchner lee todo esa experiencia previa y decide cambiar la forma de hacer política, cambiar la forma de encarar la economía y se plantea la capacidad de recuperación de decisión para el Estado, se plantea cumplir con todas las promesas electorales que ningún gobernante anteriormente había cumplido, se propone reindustrializar la argentina, se propone someter a los grandes grupos económicos al poder político, se propone negociar en términos duros con los acreedores externos, estrecha relaciones con los gobernantes de los países vecinos”.

Vertbisky siguió puntualizando los cambios que llevó adelante el presidente Néstor Kirchner hasta llegar a lo que apuntó como el comienzo de otra etapa, que se inició con el rechazo al ALCA en Mar del Plata.

Por último habló sobre la duda que genera en grandes sectores del kirchnerismo la figura del Daniel Scioli: “yo no pienso que Scioli vaya a llegar y a empezar a modificar todo, o sea, va a modificar algunas cosas pero el rumbo general no lo va a modificar, y como dice Cristina permanentemente, eso va a depender de ustedes, y yo creo que es así”.

Share Button

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *