A 35 de su fallecimiento: El exquisito talento de Jorge Dalto

Por Rody Rodríguez.

El 27 de octubre de 1987 el músico vecino de Hurlingham Jorge Dalto falleció en Nueva York a los 39 años donde radicaba. Dalto fue un pianista excepcional de música pop, jazz y afrocubana. Fue director musical de George Benson, también formó parte de la banda de Spyro Gyra y trabajó con músicos como Grover Washington, Willie Colon, Paquito D’Ribera, Machito y Gillespie entre otros.

A mediados de la década del 60 un quinceañero vecino de Hurlingham, empezó a ser admirado en el selecto mundo de los músicos de jazz para convertirse luego en uno de los pianistas más destacados en la historia de la música argentina.

Se trata de Jorge Dalto que a los 10 años se había mudado de su natal Roque Pérez al barrio de Parque Quirno, con su papá Eliseo y su mamá Ana Nélida, (también conocidos como Lelo y Porota), y con su hermano mayor Juan Carlos de 12 años y su hermana Ana Lucía de 7.

Corría 1958 y los hermanos Dalto comenzaron a concurrir a la ex escuela N° 45, -la actual N°10 Sir Alexander Fleming- y simultáneamente siguieron estudiando música como lo hacían en Roque Pérez con las profesoras Rosita Tagliafico y Ángela Luders. En Hurlingham lo hicieron con Norma Beatriz Rodriguez de Faruolo, que daba clases en su casa de Vergara y Bustamante.

En la casa de los Dalto la música fue siempre mucho más que una compañía. Porota, tocaba piano y era fanática de la opera, y su padre, Lelo, era bandoneonista y un gran tanguero que llegó a tener su propia orquesta típica.

En 1962, Jorge participó en el programa ‘La Pandilla de Juancho’, un espacio para chicos que dirigía Salvador del Priore por Radio Libertad, que en ese entonces tenía sus estudios en la Galería Güemes, en Florida 165.

Atraído por las luces «buenas» del centro, con sólo 15 años Jorge Dalto empezó a actuar en algunas boites y clubs porteños. A la noche se lucía tocando jazz, ritmos caribeños y hasta música clásica y durante la tarde ensayaba en su casa de Quirno con su banda de rock “Los Leopardos”.

A los 16 años, ya era un habitué de la noche porteña y se codeaba con los más destacados músicos de jazz de Buenos Aires, una ciudad que terminó siendo insuficiente para el espíritu aventurero del joven músico.

Luego de haber cumplido con el Servicio Militar, en abril de 1970, hizo las valijas y se despidió de Hurlingham para irse al extranjero. Primero recaló en la isla de Curazao, donde reemplazó a un pianista amigo y formó parte de unos shows en el Hilton Hotel. Algunos artistas argentinos que pasaron por ahí, encantados con su talento, lo presentaron al director de una banda de jazz de Miami y para Estados Unidos partió. Con esa banda realizó una gira por el país del norte. Chicago fue su primer destino, allí se unió a un quinteto de música latina. En esa ciudad conoció su compañera, Adela y en 1973 se afincaron en Nueva York donde afianzó una carrera artística formidable.

Se vinculó con enormes artistas, tocó en el Latin Jazz Ensemble de Tito Puente y la banda Machito. En 1975 se presentó con Dizzy Gillespie en su Dizzy Gillespie’s Afro-Cuban Moods, más tarde se sumó a la banda del rosarino Leandro Gato Barbieri, que ya había alcanzado una fama notable tras la exitosa banda sonora para la película El último tango en París. Con Barbieri se sumó a la vertiente del jazz fusión, que comenzó en esos años a imponerse en las principales capitales musicales del mundo y Dalto se convirtió en brillante exponente de ese movimiento.

Quedaron memorables registros de su talento tocando con artistas de la talla de Flora Purim, Spyro Gyra, Paquito D’Rivera, Djavan, Eddie Daniels, Grover Washington Jr, Ray Barretto, Carmen McRae, Rubén Blades y el cantante, compositor y guitarrista George Benson, con el que tocó 7 años, viajó por todo el mundo, obteniendo 7 discos de oro y 5 de platino. Con Benson, Dalto grabó This Masquerade con el que ganó un premio Grammy en 1976. «Jorge fue uno de los músicos más fabulosos con los que yo he tocado» afirmó George Benson.

Fue en esa época cuando comenzó a grabar sus primeros trabajos solistas, como Chevere (1977) o Listen Up (1978).

Durante los 80s fue el líder de la Interamerican Band en la cual participaba su esposa Adela como vocalista.

Para el clarinetista y saxofonista cubano Paquito D’Rivera, Jorge Dalto «era extremadamente creativo. Fue mi primer pianista en Nueva York (…) era un músico extraordinario. Tocaba jazz y funk muy bien, pero tenía la virtud de entender fácilmente otros estilos musicales».

En 1987 Jorge se enfermó de cáncer. Paquito D’Rivera lo recordó así en una entrevista publicada en el diario La Nación el 27 de marzo de 2017: «Yo sabía que Jorge estaba enfermo y lo llamé para darle ánimos. Le dije que tocábamos esa noche con Michel Camilo en el Town Hall y le propuse que viniera a tocar ‘El día que me quieras’. Adela, su mujer, agarró el teléfono y me dijo que él no podía moverse. Sin embargo, a las siete y media, apareció por la entrada de los músicos. Y tocamos una versión maravillosa del tema de Gardel, y un carnavalito, que a él le gustaba mucho. Fue inolvidable»

Recién después de su muerte se editó ‘Listen Up’, uno de sus memorables trabajos.

En 1990, Lito Nebbia, con el permiso de Adela y Juan Carlos, viuda y el hermano de Jorge, produjo dos álbumes a los cuales denominó Jorge Dalto -solo piano volumen 1 y 2, con las grabaciones el pianista había hecho en un especial en Radio Nacional en mayo de 1983 en una de sus visitas a la Argentina. En ese material Jorge demuestra su versatilidad, su talento, la enorme capacidad de encontrar síntesis plagada de arte interpretando tangos, música clásica, funk, jazz, folclore y deliciosos ritmos caribeños.

Una de las principales vías de acceso a Roque Pérez, donde Jorge nació y en la que transcurrió su primera infancia, lleva el nombre su nombre, al igual que «El Galpón de la Música» de esa ciudad. Jorge Dalto también fue homenajeado como Ciudadano Ilustre.

En Hurlingham, donde vivió su adolescencia y juventud, donde tuvo su primera formación como pianista y se radicaron sus padres y hermanos, Jorge Dalto no es recordado en ninguna calle, ni plazoleta, centro cultural ni salón de música. Una deuda más de la cultura local hacia sus principales exponentes.

My Latin Brother, del disco «Rendez-Vous»  de 1983. Con Jorge Dalto en el piano; George Benson  en guitarra; Steve Gadd en batería; Anthony Jackson – en bajo; Carlos «Patato» Valdes en congas; Nicky Marrero en timbales & Hector Cassanova en guiro. «Rendez-Vous» recorded in 1983

2 Comentarios

  1. Gracias Sr. Rodrigues por tu reportaje sobre Jorge Dalto que fue un grand ejemplo de residente de Hurlingham que llego a cruzar por el mundo tocando el piano y musica en donde se formo con su talento y que fue muy querido. Despues de 35 años todavia sigue recordado por su publico y amigos. De parte de la familia Dalto, muchas gracias,
    Adela Dalto Moraux

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here