Acciones de un Juez de Paz cuando no hay paz

thumbnail_nota-7-foto-principal

Por Aldana Farinelli.

Es bien conocido que entre las funciones que tiene un Juez de Paz, están las vinculadas a trámites para usufructuar beneficios sociales como obra social, salario familiar, pensiones, además de declaraciones juradas, certificaciones, etc. Pero no son esos justamente los temas que más ocupan a Alejandro Daniel Cattaneo, el Juez de Paz de Hurlingham, desde hace más de 15 años.

«Ha crecido muchísimo los casos de violencia familiar» subrayó el Juez Cattaneo y respecto a las medidas que pueden tomarse en estos casos señaló: «Puede ser una perimetral, una exclusión del hogar, también se puede determinar, si hay menores, si el papá va a mantener o no contacto con los chicos hasta, por ejemplo, obtener el resultado de un diagnóstico de interacción familiar, que es obligatorio y lo hacen peritos de diversas especialidades».

Respecto al incumplimiento de la medida, que rige para ambas partes, el Juez de Paz desarrolló: «Se comprueba por testigos, una foto, una cámara, pero es uno de los tantos problemas que tiene la víctima. Ocurre puertas adentro, si es en la casa, y ellos esperan que no haya nadie. Muchas veces no se lo puede condenar porque no hay elementos de prueba» y en esos casos «lamentablemente, es la palabra de uno contra el otro».

Respecto a la Ley de Violencia Familiar aprobada en el 2001 Alejandro Cattaneo destacó: «Es muy buena, antes de esta ley las exclusiones eran del hogar conyugal, el proceso tardaba más, por ahí pasaba un año y la víctima sufría golpes en ese período. Hoy esta ley permite que no solo puedas excluir a tu ex marido sino a tu ex pareja, conviviendo o no, también un primo o un hijo».

Sobre los casos más habituales planteó: «Se han incrementado los casos en parejas de corta edad, se han puesto de novios, han tenido alguna criatura, y en el noviazgo o la convivencia vienen los problemas» y agregó: «Otra problemática de exclusión es que muchos padres por la falta habitacional de los hijos le dice ‘venite con tu pareja a vivir a casa’ al poco tiempo el hijo y la nuera la empiezan a insultar, a querer echar a la propia madre o padre. Por tener un techo, al que te cobijó lo terminás violentando».

Alejandro Cattaneo también señaló que es común los casos de mujeres que «hacen la denuncia y después se arrepienten, o se arreglan con la pareja. Nos quita mucho espacio para otras causas. Muchas inician en la comisaria, las citamos en el día para ratificar, en ese interín se arreglan, o vienen y dicen «yo le quería dar un susto nada más» no, esto no es broma. Es una denuncia penal o civil, no entienden la gravedad, no son todos, pero a veces las citamos hasta cinco veces».

Respecto a la notificación aclaró: «Tratamos de que sea personal» y destacó: «Es muy importante para una víctima poder denunciar, porque es muy difícil, el miedo, todo lo que padece. También pesa la dependencia económica, no tener recursos, entonces prefieren seguir como están porque dicen ¿Con qué le doy de comer a mis hijos?».

Cattaneo advierte que es peligroso volver a un hogar donde hay violencia: «Nosotros le hacemos saber, que tenga cuidado. Si no hay de parte de la otra persona una voluntad real, mediante un tratamiento psicológico, de curarse no es conveniente volver porque se agrava. La experiencia demuestra que si después vuelve, el grado de violencia si no es igual, es mayor».

thumbnail_nota-7-foto-2-cattaneo

EL GOLPEADOR NO SE RECONOCE COMO TAL

En referencia al victimario el Juez explicó: «Normalmente viene de una familia golpeadora, donde no hay palabras, todo se resuelve a los golpes. Sería bueno que recurra a un grupo de autoayuda

pero esto no es fácil, es algo compulsivo, tiene que ver con la historia personal. Si no hay una voluntad real de asistir al tratamiento, ordenárselo impulsivamente es muy difícil».

Y agregó: «La gran mayoría no reconoce que es golpeador, están acostumbrados a depositar la culpa en el otro. Muchas veces hay violencia cruzada. En la audiencia, después de tomada la medida, vienen y dicen ‘es verdad yo le pegué un cachetazo pero ella me pegó antes con un palo’. Son los menos que digan ‘me tengo que tratar, sé que tengo un problema».

El rol de Juez de Paz no se limita solo al aspecto jurídico: «Acá pueden venir cuando quieran. Cuando tengo la entrevista les explico a las denunciantes que el amor no tiene nada que ver con los golpes. Muchas veces esto empieza con un ‘¿por qué vas a ir a lo de tu tía?’ y te aíslan de tu tía, mañana de lo de tu primo y cuando te querés dar cuenta no vas a lo de tu mamá. Se creen que son dueños del otro».

«MUCHAS VIENEN ESCAPÁNDOSE DE LOS GOLPES»

Además destacó el compromiso de Juan Zabaleta y valoró: «Se está ocupando y preocupando por buscar un lugar donde poder alojar a las mamás en lo inmediato. No lo estoy personalizando, pero hasta el año pasado no se contaba con un lugar donde, en la emergencia, poder ubicar a una mamá cuando se tiene que ir del hogar. Muchas vienen, te piden la exclusión del hogar escapándose de los golpes».

Y continuó: «Sé que se está acondicionando un lugar, y se le está dando mucha preponderancia a lo que es el tema del servicio local» que interviene «cuando tenés involucrados en un expediente de esta naturaleza a menores. Si uno ve que se pueden encontrar vulnerados los derechos de un menor, el juez tiene que poner en conocimiento al servicio local.

Este servicio local «tiene un equipo interdisciplinario con psicológicos, asistentes sociales, profesionales de la salud. Si ellos consideran que los derechos de los menores fueron vulnerados, o que pueden estar en riesgo, le comunican al juez de familia para que evalúe si corresponde dictar una medida de abrigo, si es necesario sacarlo del lugar hasta que se pueda ver si se puede revertir la situación» explicó el Juez de Paz.

Sin embargo esta medida es «excepcional» pero Cattaneo lamentó: «Se da más de una vez. Hay papás que son violentos con la madre y no con los chicos pero el hecho de que golpees a la mamá es violencia psíquica para los menores. No pueden estar sometidos a ese tipo de violencia cotidiana».

Además, Cattaneo contó que «hay casos de extrema gravedad donde lo chiquitos vienen golpeados porque también son víctimas y a veces las mamás no son las golpeadas, sino los chiquitos» y remarcó: «Los niños son sujetos, no objetos, un menor de 13 años cumplidos lo tenés que escuchar en el expediente, para saber con quién se quiere ir a vivir».

“CAPAZ QUE ME LO MERECÍA”

«A veces las denunciantes te dicen ‘en realidad no reaccionó tan mal’ o ‘no me pegó tanto» relató Alejandro Cattaneo y afirmó: «Lamentablemente son varios los efectos devastadores de la violencia y uno de ellos es que las mujeres llegan con la autoestima muy baja. Alguna que otra vez llegás a escuchar ‘y capaz me lo merecía’. No, nadie se merece un golpe de nadie».

MÁS VIOLENCIA EN TESEI

Respecto a la cantidad de denuncias por Violencia Familiar y de Género en el Municipio de Hurlingham el Juez de Paz dijo que «la mayor cantidad de casos es de la zona de Villa Tesei, por una cuestión demográfica, después de William Morris, bastante, y, en menor cantidad, mucho menos, de la zona de Hurlingham».

Juzgado de Paz de Hurlingham

Simón Bolivar 2194, casi esquina Acassuso. Tel 4662-4532

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *