Alarma en la región por el aumento de la pobreza

Por Rody Rodríguez.

El Monitor del Clima Social que realiza el Centro de Estudios Metropolitanos -CEM- difundió datos que alcanzaron los niveles máximos registrados de inseguridad económica y social, con una fuerte caída en las variables laboral y alimenticia.  El Centro de Estudios Metropolitanos es un centro interuniversitario resultado de un acuerdo entre la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo, la Universidad Nacional Arturo Jauretche y la Universidad Nacional de Hurlingham -UNAHUR-.

El 75% de los vecinos de la zona oeste del conurbano, de la que forma parte Hurlingham, tiene dificultades para llegar a fin de mes. Y el 68% asegura que su situación económica es peor que la del año pasado. En cuanto al tema laboral uno de cada tres trabajadores califica su situación como «mala o muy mala». Estas son algunas de las definiciones que arrojó el Monitor del Clima Social que elabora el CEM (Centro de Estudios Metropolitanos), conformado por la Universidad Nacional Arturo Jauretche (UNAJ), la Universidad Metropolitana del Trabajo (UMET) y la Universidad Nacional de Hurlingham (UNAHUR).

ARCHIVO – El comedor funciona dentro de la Parroquia Ntra. Sra. de Caacupé, ubicada en el barrio porteño de caballito. funciona de lunes a viernes y hoy en día le da de comer a 50 personas en situacion de calle

No es el único estudio que diagnostica el grave panorama que viven los habitantes del Gran Buenos Aires. Hace pocos días la Universidad Católica Argentina (UCA) presentó el barómetro de la Deuda Social de la Infancia con cifras alarmantes recogidas en estudios realizados en 2017. Todos los indicadores apuntan a que esos datos se agravaron mucho más en el primer semestre del 2018.

Entre las principales preocupaciones difundidas por la UCA se destaca que «la cobertura de acciones directas en el espacio de la alimentación se estima en 37,7% en el Conurbano. Con respecto al acceso a la salud el estudio de la UCA indica que «la mitad de la infancia en la Argentina tiene como única opción para la atención de la salud el sector público. Es decir que carecen de obra social, mutual o prepaga». El trabajo «estima que en 2017 dos de cada diez niños/as no asistió al médico».

La alarma por el estado de gravedad social llega desde distintos lugares, y las voces que hacen sentir la preocupación por la situación actual son diversas. No son sólo sensaciones callejeras de malestar, son datos y cifras frías de una realidad que abruma.

A las estadísticas difundidas por las universidades que nutren el CEM, y a las cifras dadas conocer por la iglesia se pueden sumar los estudios elaborados por los empresarios, por ejemplo la Asociación de Industriales de la Provincia de Buenos Aires (ADIBA) destacó que en el conurbano el desempleo ascendió al 11,3%.

Referentes barriales, dirigentes políticos y gremiales, intendentes y representantes de movimientos sociales platean ejemplos tristísimos del día a día de miles de vecinas y vecinos a los que cada vez más le cuesta bancar la crisis.

El líder de Red Solidaria, Juan Carr, advirtió que «Empezó a haber más demanda de comida» y que «los chicos de bajo peso empiezan a aparecer».

En tanto el Secretario de Acción Social de la Municipalidad de Hurlingham, Héctor Rouillet, aseguró que «los merenderos y comedores proliferan de una manera extraordinaria cada día en el distrito».

 

AUMENTÓ EL TEMOR A PERDER EL TRABAJO, AUMENTÓ EL PESIMISMO Y AUMENTÓ EL HAMBRE

Desde hace un tiempo los títulos de las noticias más destacadas contienen el verbo «aumentar».

Aumentó el dólar, aumentó la inflación, aumentó la deuda externa, aumentó la nafta, aumentó la desocupación, aumentaron las tarifas, aumentaron los precios de los alimentos, aumentaron los medicamentos… y la lista llenaría cómodamente esta página.

Todos estos aumentos se terminan sintetizando en tres: Aumentó el miedo, aumentó el pesimismo y aumentó el hambre.

El miedo que no solo está vinculado a otro aumento, que es el de la inseguridad, -el miedo a que te pase lo que ocurrió a Juan Gregorio Díaz, que lo mataron cuando iba a buscar a su hijo al colegio- sino también el miedo a perder lo poco que se tiene, por ejemplo un trabajo, o el miedo a no encontrarlo si ya se perdió.

El Monitor del Clima Social que realiza el Centro de Estudios Metropolitanos –un instituto del que forma parte la UNAHUR- advierte que «El 52% de los ciudadanos consideró probable la pérdida de su fuente de trabajo en los próximos meses» y la pérdida de poder adquisitivo afectó a hogares que no registraban inconvenientes en años anteriores e incluso tenían capacidad de ahorro.

Al 75% de los vecinos de la zona oeste del conurbano no le alcanza el sueldo o los ingresos familiares para llegar a fin de mes y el 68% señaló que su situación económica es peor que la del año pasado.

Para Matías Barroetaveña, Director del CEM, «el deterioro social llegó a su pico máximo desde que lo comenzamos a medir, a fines de 2016. Ese deterioro es mayor en el segundo cordón del conurbano, sector donde la situación social tiene indicadores dramáticos». Y no es para menos, por primera vez en mucho tiempo el hambre no se reduce a un sector minoritario donde golpea la indigencia. El 62% de los habitantes de Hurlingham y distritos aledaños, disminuyó la porción de comidas porque no había suficiente dinero para comprar alimentos y por esa misma razón, el 46% alguna vez tuvo hambre.

Juan Carr, el líder de Red Solidaria, advirtió que «empieza a registrarse un crecimiento de la población infantil subnutrida» y aseguró que aumentó la demanda en los comedores comunitarios y la población en situación de calle. «Luego de haber tenido entre el 2002 y el 2008 la baja más grande de la historia de muertes por desnutrición infantil, empezó ahora más demanda de comida porque es un momento complicado. Los chicos de bajo peso empiezan a aparecer» señaló Juan Carr.

 

LOS DATOS DE LA UCA

Marcelo López Birra es referente de Red Solidaria en la zona oeste y es uno de los candidatos a ocupar la Defensoría del Niño a nivel nacional. Estuvo presente en la Universidad Católica Argentina donde se presentó el Informe Anual de la Deuda Social Argentina. «Los datos confirman la gravedad de la situación y el aumento de los casos de bajo peso infantil» indicó López Birra. En efecto, las cifras aportadas por la iglesia son conmovedoras: El 54,2 % de los chicos del Conurbano son pobres y de ese porcentaje, el 13% son indigentes.

Otros datos del Informe Anual de la Deuda Social Argentina señalan que «el 40% de los chicos de entre 0 y 12 años no tiene acceso a un libro en su hogar. Además el 17,2% de los chicos no puede festejar su cumple-años y dos de cada diez chicos comparte colchón o cama con algún miembro familiar».

 

DE MAL EN PEOR

La evaluación económica del país y la situación económica personal también fue consultada por el Centro de Estudios Metropolitanos y esos datos contribuyen al aumento del pesimismo.

El CEM describe que en relación a la evaluación de la economía del país en octubre de 2017, un 28% había afirmado que era «Muy buena» o «Buena. En la última medición ese porcentaje descendió al 10% y por primera vez, dos tercios evalúan la situación del país como «Mala» o «Muy mala». En cuanto a la evaluación de la situación económica personal en relación al año anterior sufrió un deterioro importante. En octubre de 2017 un 37% consideraba que era «Mala» o «Muy mala» y en la última medición ese porcentaje se ubicó en su máximo histórico al superar el 57%.

El empresariado también aportó datos que confirman la gravedad de la situación. La Asociación de Industriales de la Provincia de Buenos Aires (ADIBA) destacó que en el conurbano el desempleo ascendió al 11,3%. Los industriales alertaron que la caída de la producción y el bajo uso de la capacidad instalada de las fábricas llevarán a que la pérdida de puestos de trabajo sea «más fuerte aún en el próximo trimestre»,

Para Matías Barroetaveña «lo peor aún no llegó. El impacto de la devaluación y el ajuste propuestos por el FMI será más profundo en el segundo semestre». El director del CEM opinó que «este clima social incuba mayor cantidad de conflicto callejero»

Share Button

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *