Cinco presos se escaparon por un túnel

NOTA 3. Frente de la comisaria de Morris
Cinco delincuentes detenidos en la comisaría 3° de William Morris hicieron un pozo que conectaba directamente con el patio donde la Policía guardaba las motos secuestradas, treparon una pared para llegar a la calle y se dieron a la fuga.

Inspirados seguramente en algún film de acción, cinco presos de la Comisaría 3ra de William Morris se fugaron saltando una pared del patio. Para salir de los calabozos hicieron un pozo y guardaron la tierra debajo de los colchones mientras disimulaban el plan usando un mueble para tapar la obra. Hasta el momento ninguno fue recapturado.

Cinco policías fueron pasados a disponibilidad mientras se investigan las causas del hecho ya que se sospecha connivencia policial.

El hecho fue descubierto el pasado martes 1 de diciembre, cuando se hizo la requisa en la celda (la cual se realiza cada dos horas) y de los seis presos, se encontró a solo uno atado a una silla.

Se logró establecer que los reclusos habían fugado tras romper el contra piso y luego hacer un pozo en la tierra que les permitió escurrirse hasta un patio interno lindante al lugar donde se guardan autos y motos secuestrados o en desuso de la policía. Allí simplemente salgaron la pared que da al exterior y se cree, pueden haber estado ocultos en una escuela cercana durante unas horas hasta finalmente huir de la ciudad.

Todos los prófugos tienen un extenso prontuario. Se trata de Nicolás Matías Corvi de 34 años, domiciliado en Hurlingham, estaba detenido desde el 6 de noviembre de este año en una causa por “robo agravado por escalamiento”; José Mario Oregioni Zárate de 30 años, con domicilio en Morris, estaba preso desde el 20 del mes pasado por “robo agravado por el uso de arma de fuego”; Javier Orlando Acuña de 39 años, domiciliado en Villa Tesei, estaba detenido desde el 4 también de noviembre por “robo agravado por el uso de arma de fuego”; Sebastián Nahuel González de 27, con domicilio en Hurlingham, se encontraba preso desde el 29 del mencionado mes por “robo calificado en poblado y en banda” y Marcelo Gabriel Robledo de 38 años, domiciliado en el partido de Moreno, estaba detenido desde el 14 de octubre último por “homicidio simple con arma de fuego”.

El personal a cargo de la investigación intenta establecer cómo ninguno de los policías escuchó ruidos y cuánto tiempo y cómo trabajaron los presos en hacer el pozo por lo cual cinco policías fueron separados del cargo. Se les inició una auditoría interna para ver qué responsabilidades tuvieron en la fuga. Se trata del Jefe Distrital de Hurlingham, el comisario de la 3° de William Morris y tres oficiales de servicio que estaban a cargo del cuidado y la vigilancia de los detenidos.

Sí se pudo constatar que los presos además de romper el contrapiso y cavar el pozo, cada día tapaban el agujero con un mueble en el que estaba apoyado un televisor. Se cree que trabajaron de noche, cuando los policías dormían.

La tierra que iban acumulando mientras cavaban el túnel la ocultaron dentro de los colchones en los que dormían.

No es la primera fuga que se registra en esa comisaría, ya que en junio de 2006 ocurrió un hecho similar: siete presos se escaparon tras realizar un boquete en una de las paredes. Tres años después se dio otra fuga en Hurlingham, pero esta vez en la Comisaría 1°, desde donde se fugaron 12 presos durante la madrugada del 12 de agosto de ese año.

Interviene en la causa  el fiscal a cargo de la investigación, Alberto Ferrario, titular de la UFI N° 3 de Morón.

Share Button

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *