Despidos en Hospital de Hurlingham

Crisis sanitaria municipal

Alicia Saciuk, enfermera despedida del Hospital de Hurlingham

Por José Luis Soria ||

La Municipalidad echó a ocho trabajadores del Hospital, luego se dio cuenta que dos son empleados de planta y debió dejar sin efecto la medida, pero mantuvo la decisión en los otros seis casos, aunque tres de los trabajadores tenían carpeta médica.

El Hospital San Bernardino viene recibiendo un sinfín de críticas por las fallas en su funcionamiento. Desde quejas por demoras en la atención en las guardias hasta denuncias de mala praxis, pasando por los cuestionamientos que el Ministerio de Salud bonaerense le hizo al área de salud municipal por el mal accionar del materno infantil.

En medio de ese panorama no resultaba extraño que el gobierno municipal hiciera algunos cambios tratando de revertir la situación, pero como dice el dicho popular, “el hilo se corta por lo más delgado”, y la administración de Luis Acuña sorprendió despidiendo a ocho personas.

La medida, que surgió directamente de la oficina privada del intendente, tuvo que ser corregida en parte, ya que dos de los telegramas de despido fueron enviados a personal de planta, y de no mediar algún antecedente de peso, sumario administrativo mediante, la cesantía resultaba ilegal. Pero para los otros seis no hubo marcha atrás.

Alicia Saciuk es una de esas trabajadoras despedidas. Trabajó como contratada durante más de quince años como enfermera profesional en el Hospital San Bernardino. Lo curioso es que recibió el telegrama estando con carpeta médica. En la misma situación de Saciuk, es decir, despedida con parte de enferma, están otras tres personas, trabajadores del San Bernardino.

Mónica Adamo es la administradora del nosocomio, y es la que habría confeccionado la desprolija lista, que luego, con la aprobación del intendente, su Secretaria Privada, Verónica Pérez y la directora de Personal, Rosa Ferri, transformaron en despidos.

Una de las cosas que llama la atención es el prolongadísimo tiempo en el que Alicia Saciuk perduró en su trabajo con la endeble condición de contratada. Pero el régimen de los empleados municipales sufre de estas deficiencias aplicadas desde los tiempos de Eduardo Duhalde como gobernador, que quitó casi todos los derechos a los empleados municipales, algo que quince años después intentará reparar la nueva Ley de Paritarias, sancionada hace unos meses en la legislatura provincial. Quince años después, los mismos años que Alicia Saciuk llevaba como enfermera contratada en el San Bernardino.

 

Una mala costumbre.

Echar personal de manera irregular o aprovechar la precarización laboral de los municipales no es algo nuevo en el Municipio, y particularmente en el Hospital San Bernardino.

Un caso reciente fue el de Laura Antonella Bruno, que luego de haber trabajado casi un año en el Servicio de Clínica Médica sin cobrar, cobrando solo por algunas guardias y en negro, no le renovaron el contrato por estar embarazada.

En su momento, el Colegio de Médicos de la Provincia de Buenos Aires había denunciado que en Hurlingham, “no se cumple la carrera hospitalaria, no hay concursos y se contrata de manera arbitraria”.

Share Button

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *