El insólito protagonismo de un cajero automático en la campaña

Se inauguraron cajeros automáticos en William Morris y la noticia terminó siendo un eje de campaña proselitista de la que buscan adueñarse el gobierno municipal y el macrismo.

A principios de julio pasado, el concejal y funcionario nacional y candidato a intendente de Juntos por el Cambio, Lucas Delfino, había anunciado la co-locación de un cajero automático acompañado por el presidente del Banco Provincia, Juan Curutchet.

En esa ocasión, Delfino subió un video junto al titular del banco en el que decía «En la entrada de Hurlingham, vamos a contar, en poco tiempo más con un cajero para todos los vecinos de William Morris. Un reclamo histórico, algo muy necesario. Gracias Juan (Curutchet), gracias Banco Provincia, gracias María Eugenia Vidal, por tener en cuenta este reclamo»; en el video el Curutchet comentaba: «Ya tenemos la carcasa del cajero, hay que instalarlo, tiene unos temas técnicos de la conectividad y demás pero espero que en tres, cuatro semanas estar acá inaugurándolo».

Pasaron esas tres o cuatro semanas, y pasaron una decena de semanas más, y llegó un cajero automático, en realidad llegaron dos, pero no en las afueras de William Morris como anunciaba Delfino sino en el centro de la ciudad, y el que se encargó de anunciarlo fue el Municipio de Hurlingham, a través de tres de sus principales funcionarios. El Secretario de Infraestructura Urbana Luis Pereyra; el de Obras Públicas Migue Quintero y el de seguridad Damián Feu. Quintero por ejemplo dijo: «Es un anhelo, es un pedido que los vecinos y comerciantes de William Morris le hicieron al intendente Juan Zabaleta, no solo de tener un cajero automático, además que la gente pueda venir y sacar dinero de manera segura» y ese sentido Damián Feu agregó: «No solo va a tener la presencia constante de personal policial, sino que va a contar con todas las herramientas de seguridad que posee el municipio a disposición de todos los vecinos».

Días después, Delfino, acompañado por el concejal Juan Lorenzo, grabó un video frente al mentado cajero y también anunció: «Gracias a la gestión de María Eugenia Vidal y del presidente del Banco Provincia, Juan Curutchet, William Morris va a tener un cajero» y recordó que «el 6 de julio les contamos a todos los vecinos y lo lanzamos y hoy ya es una realidad».

En rigor el cajero que había «lanzado» Delfino iba a estar ubicado en una zona muy inconveniente. Pero más inconveniente aún es el haber sido marginado de la gestión y la concreción de la colocación de los cajeros en Villegas y Cañuelas.

Los cajeros automáticos no suelen ser demasiado redituables en la campaña de Lucas Delfino. No solo porque no pudo concretar promesas en ese sentido que viene haciendo desde el 2014, sino porque los cajeros automáticos fueron parte del escandaloso caso de los aportantes truchos que tuvo al actual candidato a intendente macrista como protagonista, cuando hace un  año, tomó estado público un episodio llamativo: 22 personas que aparecían como aportantes a la campaña de Cambiemos, depositaron el mismo día en un lapso de dos horas, un poco más de medio millón de pesos en un cajero automático del Banco Nación del barrio porteño de Recoleta. De esos 22 aportantes, 17 eran de Hurlingham. Esa causa, la de los aportantes truchos, no solo no está cerrada, sino que se está reactivando.

 

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *